Por las vacunación VIP, Fernández cargó contra la Justicia, la oposición y a los medios

Golpeado por el escándalo, el presidente calificó la investigación judicial de “payasada” y acusó a la prensa. El Gobierno defendió la vacunación de funcionarios como “personal estratégico”. El Ejecutivo nacional está preocupado por el fuerte costo político.

Al presidente se lo vio golpeado, irritable: el Gobierno sabe el fuerte costo político que paga por el escándalo de las vacunaciones de privilegio. Alberto Fernández, en México, dejó duros mensajes para la Justicia, la oposición y el periodismo. Calificó la investigación judicial por el caso de “payasada”, exigió investigar supuestos delitos durante el gobierno anterior y acusó a los medios de generar desconfianza en la vacuna y el plan de vacunación.

Por otra parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, afirmó que no hay más vacunados vip que los informados oficialmente por el Ejecutivo y defendió la vacunación de funcionarios, como el procurador del Tesoro Carlos Zannini, que recibió la dosis como “personal de salud”.


La defensa del Gobierno es clara: pese a que siguen surgiendo nombres todos los días, no hubo un sistema de vacunaciones ilegítimas, sino que se trató apenas un caso puntual y lo irregular se limita exclusivamente a la administración de dosis de la vacuna en el mismo edificio del Ministerio de Salud.


“Claramente, cuando tomé nota de lo que había pasado, reaccioné y perdí a un ministro. He leído que han hecho una denuncia. El hecho es lo suficientemente grave para que un ministro de la talla de Ginés haya debido dejar su cargo, pero terminemos con la payasada. Le pido a los fiscales y a los jueces que hagan lo que deben”, dijo ayer Fernández en una conferencia de prensa que compartió en México con el mandatario local, Andrés Manuel López Obrador.


Agregó el presidente: “No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga ‘Será castigado el que vacuna a otro que se adelantó en la fila’. No existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente. Ya lo hemos vivido”.

Hizo así una referencia lateral a las denuncias de “lawfare” que surgen reiteradamente desde el kirchnerismo duro, por las investigaciones por corrupción que involucran a exfuncionarios y a la misma vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Cuando tomé nota de lo sucedido reaccioné y perdí a un ministro. Pero terminemos con la payasada. Pido a los fiscales y jueces que hagan lo que deben”.

Alberto Fernández.


“Si quieren trabajar, hay muchos delitos para investigar como los peajes de Macri, el terrible y lamentable endeudamiento que la Argentina vivió, el vaciamiento del Congreso, el negocio de los parques eólicos y la responsabilidad de un ministro que mandó un submarino en el que murieran 44 tripulantes”, lanzó Fernández, directamente contra la oposición y los funcionarios del Poder Judicial: “Detesto los privilegios. No soporto que ello ocurra. Ya hablé con mi conducta. Le pido a los fiscales que vuelvan a leer el código penal. No sé quién los aprobó ni en qué universidad, pero ya hicieron demasiadas ‘sinvergüenzadas’”, concluyó.

“No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga ‘Será castigado el que vacuna a otro que se adelantó en la fila’. No existe ese delito”.

Alberto Fernández.


En medio de las críticas a los medios de comunicación, el presidente defendió que se “saltearan protocolos” para los funcionarios del Ejecutivo nacional: “Algunos protocolos se saltearon porque ustedes en sus diarios escribían que estábamos envenenando gente”, les dijo a los periodistas y se justificó: “Les pido que sean estrictos con la lectura que se hace. En esas listas aparecen personas que deben vacunarse por la característica de la acción que desarrollan”.

En las listas de vacunados figuran, sin embargo, funcionarios de segunda y tercera linea, en muchos casos menores de 35 años, fotógrafos, periodistas aliados y familiares de funcionarios.


En ese sentido, Cafiero fue consultado ayer por la vacunación de Zannini y su mujer, Patricia Alzúa. El jefe de Gabinete consideró que el procurador del Tesoro “es personal estratégico” y su esposa tiene “una enfermedad prevalente”.

“El presidente reacciona con su persistente actitud extorsiva hacia la Justicia, que busca esclarecer un hecho miserable”.

Santiago Cafiero, jefe de Gabinete.


“Bajo ningún punto de vista se la va a pedir la renuncia. Quizás se empieza a mezclar todo y no se entiende. Claramente es una vacunación totalmente lícita y aceptada”, sostuvo el jefe de los ministros. “El vacunatorio vip es un invento de ustedes. A la mujer de Zannini le correspondía la vacuna porque tiene una enfermedad prevalente”, insistió.


Dura respuesta del Pro: “Es un presidente desbocado y sin rumbo”

El bloque de diputados del Pro respondió a las críticas planteadas por Alberto Fernández en la conferencia de prensa desarrollada en México. En un durísimo comunicado, los legisladores sostuvieron que “Fernández es un presidente desbocado y sin rumbo que extorsiona a la Justicia y defiende lo indefendible”.

“El presidente reacciona con su persistente actitud extorsiva hacia la Justicia, que busca esclarecer un hecho miserable”.


“Ante la falta de vacunas, por desidia y nulo sentido de la previsión, y ante los titubeos en el plan de vacunación que sigue siendo un relato, el Presidente reacciona con agravios a la oposición y con su persistente actitud extorsiva hacia la Justicia, ante la investigación que busca esclarecer un hecho insensible y miserable, haber montado un vacunatorio vip en el propio Ministerio de Salud”, lanzó el bloque de diputados liderado por Cristian Ritondo.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Por las vacunación VIP, Fernández cargó contra la Justicia, la oposición y a los medios