Arjona volvió a enamorarlas

Doce mil personas disfrutaron del show del guatemalteco, que ayer regresó a Neuquén

30 abr 2012 - 00:00

NEUQUÉN (AN).- No estaba él en el escenario. Pero los primeros acordes de “Vida”, sumados a las imágenes que se vieron en las pantallas (una secuencia que incluyó al Chavo del Ocho y a Barack Obama, pasando por Los Simpsons, en una parodia de noticiero titulado “Metamorfosis Tour”), desataron el delirio.

Ricardo Arjona no se hizo esperar mucho. Cerca de las 21, la biblioteca que había en el centro del loft de la escenografía se abrió y allí apareció él, de jean, saco negro y sobretodo, haciendo frente al frío del Valle (en otros lugares salía en pijama, pero aquí evidentemente, la temperatura no es tan amigable). El guatemalteco fue recibido con el grito eufórico de las casi 12.000 personas, en su mayoría mujeres, que colmaron el predio del shopping neuquino.

Después de ese juego musical con el público, Arjona entonó “Lo que está bien, está mal”. Y luego le siguieron “Filosofía”, “Desnuda”, y “Acompáñame a estar solo”.

Está claro que Arjona conoce a público: sabe acercarse a él y echa mano de ese recurso. Seductor, el músico se sentó al borde del escenario giratorio, allí donde parecía cerca de las mujeres, y desde ese lugar les habló. “El amor siempre ha venido a jodernos un poco la vida”, les dijo antes de cantar justamente la canción que lleva ese nombre (“El amor”), de su nuevo disco.

Con un despliegue de escenografía pocas veces visto (un escenario giratorio que simula un bar, un circo, un loft), el guatemalteco ofreció un concierto en el que, además de presentar canciones de su nuevo disco, “Independiente”, cantó sus clásicos.

El guatemalteco hizo relucir lo nuevo con “Mi novia se me está poniendo vieja”, “Reconciliación”, “Te quiero” y “Fuiste tú”, pero sus éxitos no estuvieron ausentes. Y además se llevaron los gritos más fuertes. Sobre todo, “Señora de las cuatro décadas” que marcó un momento único del show porque Arjona invitó a una mujer de la platea a subir y cantar con él, con un único requisito: que tuviera más de 40 años. Algo que ninguna mujer de la platea, al menos por anoche, quiso ocultar.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.