Portazo de la noruega Equinor: devolvió dos áreas de Vaca Muerta

La firma desistió de avanzar en las áreas en las que era la operadora. En total había planteado 41 millones de dólares de inversión. El peso de la frustada autorización de los estudios del offshore.





La petrolera noruega Equinor decidió dar un paso al lado y devolvió las áreas de Vaca Muerta en las que se encontraba al frente de la operación tras haber pactado el ingreso a esos campos hace no más de tres años.

La decisión de la exStatoil fue dada a conocer a Energía On por el CEO de Gas y Petróleo del Neuquén (GyP), Alberto Saggese, quien detalló que “la semana pasada Equinor decidió usar la cláusula de salida que contemplaba el contrato y devolvió las dos áreas en las que éramos socios”.

En detalle se trata de los bloques Bajo del Toro Este y Águila Mora Noreste, dos áreas que se encontraban en los inicios de la fase de exploración o piloto y cuyos contratos de asociación habían sido motivo de festejos de parte de tanto d GyP como del gobierno neuquino.

Ambos bloques se encuentran dentro de la ventana del petróleo de Vaca Muerta y eran las únicas áreas en las que la firma de Noruega sería la operadora, con el 90% del activo y GyP como socio con el 10% restante bajo la tradicional modalidad de carry.

Las áreas habían representado una apuesta de Equinor a extender su posición dentro de la formación no convencional argentina, ya que se trata de dos áreas linderas a Bajo del Toro, el bloque que opera YPF en una alianza al 50% con la firma noruega.

Tras la salida de las áreas, la firma noruega no operará ningún bloque de la formación.

“Desde Equinor se hicieron los estudios y por lo visto se resolvió concentrarse en el bloque que opera YPF”, contó Saggese sin dar demasiados detalles, y recordó que además GyP tiene en proceso judicial la devolución de otra área de Vaca Muerta, el bloque Curamhuele en el que Centaurus, la exMadalena, debe resolver el pago de una garantía de 16 millones de dólares.

Ese no es el caso de estos dos bloques en los que Equinor apuntaba al shale oil argentino. La petrolera ingresó a los dos bloques en los que ahora optó por no seguir con las inversiones en 2018 y 2019.

La primera área en la que ingresó, en la época de Statoil, fue Bajo del Toro Este. La compañía firmó el convenio con GyP febrero del 2018, cuando planteó un plan de inversión de 14,8 millones de dólares.

El dato

22
meses pasaron desde la firma del contrato con GyP por una de las áreas devueltas.

En tanto que el contrato de asociación con GyP por el área Águila Mora Noreste fue uno de los últimos que se firmaron antes del inicio de la pandemia, el 19 de diciembre de 2019.

En este caso, la operadora esperaba invertir 26,5 millones de dólares en un plazo de tres años que finalizaba a fines del año que viene y por medio del cual se apuntaba a la realización de, al menos tres pozos exploratorios.

Tanto la llegada de la pandemia que no solo desplomó el consumo y los precios en 2020, sino que también frenó la actividad hidrocarburífera al no contemplarla como actividad esencial en los primeros meses de la cuarentena obligatoria, jugaron en contra de los planes de Equinor.

Pero también recientemente la firma noruega tuvo un duro golpe en la audiencia pública en la que solicitó la aprobación de los estudios de impacto ambiental para poder avanzar en la exploración de tres bloques del offshore que recibió en concesión en 2019.

Si bien esa audiencia pública se desarrolló en junio, a la fecha no ha tenido una respuesta ni aprobando ni rechazando su pedido, ya que desde el ministerio de Medio Ambiente de la Nación, se dispuso la suspensión de los plazos hasta tanto se expidan todas las partes de una audiencia pública en la que no solo hubo más de 330 oradores, sino tras la cual desde la cartera ambiental del gobierno se anunció que no se aprobarían exploraciones en el Mar Argentino.

Con esta devolución y el desarrollo de las áreas offshore en la nebulosa, Equinor solo tiene presencia en dos bloques de Vaca Muerta: Bajo del Toro junto a YPF en donde si bien hay tres pozos construidos, los registros oficiales del mes pasado marcaron que ninguno de ellos está en producción.

En números

26,5
millones de dólares había propuesto invertir la firma noruega en el bloque Águila Mora Noroeste.

En tanto que la firma también posee el 30% de los activos del área Bandurria Sur, junto a Shell que tiene el otro 30% e YPF que concentra el 40% restante y la operación de un área que el mes pasado generó más de 19.000 barriles de petróleo por día.

La decisión de Equinor de alejarse de dos áreas del petróleo negro de Vaca Muerta abona el temor de muchos actores en la industria hidrocarburífera ante la continuidad de las inversiones en el sector del petróleo que está generando la creciente brecha que se ve entre el precio internacional del crudo y el que rige en las refinerías por el congelamiento de las naftas que rige desde mayo pasado.

Es que en julio otra gigante internacional como ConocoPhillips vendió todos los activos que tenía en Vaca Muerta y se retiró del país, tal como busca hacer Centaurus.

Los bloques devueltos por Equinor vuelven a GyP para poder ser puestos en oferta. Sin lugar a dudas, pasarán a ser de los más atractivos dentro del plan que cada semestre abre las ofertas y que en el anterior corte ya tuvo una proposición de asociación por el área Cerro Avispa aunque no prosperó.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Portazo de la noruega Equinor: devolvió dos áreas de Vaca Muerta