Produce hongos con su hijo con discapacidad para que el joven pueda vivir solo

Lucas Senger tiene una parálisis cerebral, junto a su madre producen gírgolas para comercializarlas y que Lucas tenga una mayor independencia económica.



Lucas y Carmen en la feria del Centro Pyme-Adeneu.

Lucas y Carmen en la feria del Centro Pyme-Adeneu.

La feria de productores del Centro Pyme-Adeneu cuenta con el puesto de gírgolas patagónicas de Lucas Senger. La feria “Experiencias de sabores” reúne a productores locales que producen sus alimentos artesanalmente y que cuentan con la capacitación y seguimiento técnico del Centro Pyme.

Sin embargo se destaca el puesto de Lucas Senger. El joven tiene una parálisis cerebral, que le genera una discapacidad. Carmen Senger, su madre, le propuso a su hijo armar un emprendimiento para tener una independencia económica y que comience a relacionarse con la gente.

“Este es un proyecto familiar que es generado para que Lucas que tiene una discapacidad y 41 años de edad, tenga ingresos propios. Porque esta sociedad no les permite a las personas con discapacidades tener su propio dinero. Porque siempre tiene que caminar en la dádivas del gobierno de turno” explicó Carmen Senger. El emprendimiento “Calu” de Carmen y Lucas, propone un cambio cultural en las formas que la sociedad concibe a las personas con discapacidades.

El centro Pyme-Adeneu ofrece capacitaciones sobre el cálculo de costos, la forma de comercialización, el trato con el cliente, las maneras de promocionar el producto y en marketing. Lucas Senger participó de todas las capacitaciones técnicas que brindó el organismo, por lo que ahora pone en práctica todos los conocimientos aprendidos como vendedor.

“Él está aprendiendo a través de Calu a relacionarse con la gente, a tener que saludar, a decir cuánto sale el producto, a entender cuánto es el dinero y cuánto tiene que darle de vuelto a la gente” indicó Carmen.

La madre de Lucas apunta a que las personas con discapacidad no tienen la oportunidad de desarrollar sus potenciales y canalizarlos a través de un trabajo, para contribuir a su emancipación. Por eso comenzaron con su emprendimiento de gírgolas patagónicas, que son hongos comestibles deshidratados para acompañar tus comidas.

Carmen además extiende la invitación del emprendimiento emancipador para que otras familias con una persona discapacitada se unan. “La idea es que otras personas con discapacidad de la edad de Lucas o la que sea, podamos reunirnos, juntarnos para que a la larga se hagan varios proyectos familiares y que después se puedan reunir todo en una cooperativa de comercialización y ventas para que todo sea más fácil” .

“Siempre con la esperanza de que él no sea el único que haga esta historia, sino que se replique en todas las familias que existen” concluyó Carmen Senger.


Comentarios


Produce hongos con su hijo con discapacidad para que el joven pueda vivir solo