Prohíben las cuchetas en la nueva cárcel

La Justicia Federal dijo que si ingresan más internos a Senillosa se agravarían las condiciones de detención.

#

La unidad de detención que administra el Servicio Penitenciario Federal está sobrepoblada al igual que el resto de los complejos.(Foto: mauro perez )

El juez federal Gustavo Villanueva hizo lugar al hábeas corpus presentado a favor de los internos de la cárcel de Senillosa y prohibió la instalación de camas cuchetas destinadas a duplicar la capacidad de alojamiento en celdas unipersonales. El magistrado evaluó que ello implicaría un agravamiento de las condiciones de detención y definió mantener el cupo en 535.

La acción había sido presentada por la fiscal federal Cristina Beute, el defensor Pablo Matkovic y la Procuración Penitenciaria para evitar el traslado de unos 156 nuevos presos al pabellón de agresores sexuales. El movimiento responde a un convenio firmado entre el ministerio de Justicia de la Nación con su par de Buenos Aires para descomprimir la situación de hacinamiento del sistema penitenciario bonaerense a partir de un “reacomodamiento” en los complejos de Ezeiza, Marcos Paz y Senillosa.

Villanueva evaluó que la colocación de camas cuchetas en espacios asignados específicamente para el uso unipersonal representaría un agravamiento de las condiciones de detención. Detalló que cada recluso contaría, si se transformaran las celdas unipersonales en espacios tipo camarote para dos internos, con espacios de entre 3 y 1,2 metros de espacio en celdas, utilización de mobiliario y espacio libre, “cantidades sin duda insuficientes para sobrellevar con mínima dignidad el encierro al que se encuentran sometidos”.

Añadió que una mayor cantidad de internos implicaría una mayor demanda de consumo de energía eléctrica, de suministro de agua caliente y de agentes, así como más espacios de talleres y docentes. A esos argumentos más enfocados en la habitabilidad, sumó la “imposibilidad, por obvias razones, de incrementar a dos el número de ocupantes de esas celdas para esta categoría de internos”, pues se trata del pabellón donde se alojan agresores sexuales, considerados de “alto riesgo”.

La cárcel de Senillosa ya está excedida en su capacidad y no es una excepción dentro del Sistema Penitenciario Federal, cuya superpoblación supera el 7%.

El dato

Datos

535
es el cupo de internos que deberá mantenerse en los módulos I, II y III de la cárcel, según resolvió el juez.

Comentarios


Prohíben las cuchetas en la nueva cárcel