Puente Molina dio un paso gigante

Goleó 4-0 a Alumni en la primera final y quedó muy cerca del campeonato.



D. Agostinelli

El “Tata” sacó diferencias en el primer tiempo, que terminó ganando 3-0.

CHOELE CHOEL (AVM).- Desarrollando un juego sólido, sin fisuras y con actuaciones individuales sobresalientes, Puente Molina dio un paso enorme en la búsqueda de su segundo título en su corta carrera en la Liga Avellaneda al derrotar 4-0 a Alumni, en el partido de ida de la final del Apertura. El partido se disputó en la Colonia Paso Piedras ante una multitud. El gol marcado por Miguel Caffe -la gran figura del encuentro- cuando el reloj marcaba un poco más de un minuto tiró abajo la estantería de recaudos que imaginaba la visita. Puente no se conformó con esa diferencia, sino que buscó ampliarla rápidamente y así fue. La segunda conquista llegó a los quince, luego de una buena jugada entre Caffe, Javier Vázquez y Gregorio Madariaga, quién la empujó al gol. Ahora sí, “El Tata” se paró para la contra, le dejó el campo a Alumni esperando su oportunidad y aprovechar la velocidad de sus delanteros. Sebastián Carrera sacó un pelotazo del fondo que fue aprovechado por sus compañeros y esta vez el que definió fue Vázquez: 3-0 y al descanso. En el complemento, “La Escuelita” quiso llegar al descuento inmediatamente pero sus jugadores no estuvieron finos a la hora de definir y sólo los disparos de Lautaro Salazar generaron cierto peligro. Puente salió del asedio inicial, otra vez se hizo dueño de las acciones y esperó en busca de una nueva oportunidad o que el tiempo se consumiera. Cuando restaban cinco para el epílogo, el incansable Caffe peleó una pelota entre dos rivales y de derecha infló la red para marcar el cuarto de “El Tata”. Si bien Alumni cumplió una floja tarea esto también ha sido mérito del gran trabajo colectivo del ganador y las buenas performances de Sebastián Carrera, Madariaga, Vázquez y Francisco Anzó.

Los podios de Puente Molina en la Liga Avellaneda: un título y dos subcampeonatos.


Comentarios


Puente Molina dio un paso gigante