Con serios problemas, comenzó la cosecha de pera William’s en la región

Es la variedad más importante -en volumen- del Valle. Las mermas de producción proyectadas se ubicarían en torno a las 80.000 toneladas. Todo indica que, ante la falta de oferta, los precios al productor tenderían a subir.





Comienza, a partir de hoy y forma progresiva en la medida que avance la semana, la cosecha de pera William’s en gran parte de la región del Valle de Río Negro y Neuquén.

Los primeros cosechadores llegaron temprano a las chacras para iniciar una de las temporadas más complejas que deberán enfrentar los productores con esta variedad. ¿Por qué se hace hincapié en los productores? Porque su realidad frente a la de las empresas, es totalmente distinta para este mismo escenario.  

El daño sobre la William’s entre los pequeños y medianos productores -consecuencia de las heladas primaverales y el granizo- se ubica entre el 30% y 50% de la cosecha. Para las empresas integradas esta merma está entre el 5% y 15% promedio. Las diferencias de daño se dan fundamentalmente por las inversiones que hicieron las firmas frutícolas en materia de riego por aspersión para control de heladas, y techado de parcela para reducir incidencia del granizo.

Si bien no hay estadísticas oficiales al respecto, las primeras estimaciones privadas -que se ajustarán en la medida que se desarrolle la temporada- dan cuenta de que la cosecha de pera William’s para 2021 se ubicaría en torno a las 200.000 toneladas, cifra que representa unas 80.000 toneladas menos que las proyecciones consolidadas para la cosecha anterior.

Pero la pregunta clave que sale luego de volcar estas estadísticas es: ¿Cuánto de esta posible recolección puede llegar al mercado en fresco teniendo en cuenta el daño que ha generado la helada sobre la fruta? La respuesta está ligada en forma directa a lo permisivo que sean los empaques para embalar fruta de tercera calidad, que será la que presente los daños característicos de anillado.   


El dilema del productor


El productor primario no integrado, que fue el más golpeado por la helada y el granizo, enfrenta una disyuntiva en la presente temporada con la William’s todavía en la planta. Históricamente las empresas pagaron muy bajos valores por esta variedad y hoy, ante la falta de fruta, los precios locales de la industria tienden a subir.

Según se pudo constatar, una de las empresas de jugos de la región ya salió al mercado prometiendo comprar pera con un piso de 13 pesos por kilo. Los productores infieren que este valor puede llegar subir en la medida que avance la temporada y la necesidad de fruta para molienda. En los últimos años, las exportadoras pagaron un promedio de 22 pesos por kilo de William’s ingresada por báscula para el mercado en fresco. Los bajos precios pagados se dieron para la falta de demanda internacional sobre este tipo de producto.

En el actual escenario, más de un chacarero no integrado esta analizando -si tiene mucho daño en sus lotes de William’s- hacer una sola pasada de cosecha y que todo se destine a la industria. Evalúan esta alternativa porque, de esta manera, los costos de recolección son hasta un 50% inferiores y porque podrían contar con el dinero de sus ventas en un lapso no mayor a los 90 días, que es como pagan tradicionalmente las jugueras. Cosechar selectivamente para una exportadora, casi duplica los costos de mano de obra en las chacras, y, por otro lado, el productor estaría recibiendo el pago por la venta de esa fruta en plazos promedio de 10 cuotas mensuales.

La decisión del productor, de cosechar toda la William’s para descarte o trabajar para el galpón, seguramente dependerá de los precios que termine de abonar la industria por kilo de pera y los niveles de tolerancia que pongan los empresarios sobre la fruta que llegue al galpón para su calificación. “Sin dudas que es uno de los dilemas que se le plantea al productor. Todavía las empresas exportadoras no han dicho cuanto es lo que piensan pagar por la pera. Aquellos chacareros que tengan mucha fruta dañada en sus lotes, seguramente, analizarán la posibilidad de enviar todo a industria”, señaló el presidente de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, ante una consulta de Río Negro.


Buenos precios


Si bien no existen formalmente precios en el mercado, empresarios y productores son conscientes que esta es una temporada atípica donde la falta de fruta terminará por presionar al alza los valores de la William’s.

“Es una cuestión de oferta y demanda. Los menores volúmenes de peras llevarán los precios hacia arriba. No hay mucho misterio. ¿Qué valores terminará tocando la pera? eso lo terminará definiendo el mercado”, remarcó el titular de la secretaría de fruticultura de Río Negro, Facundo Fernández en conversación con Río Negro.

La mayor parte de la pera William’s se orienta al mercado externo. Los principales destinos de la oferta exportable son: Brasil, Europa mediterránea, Estados Unidos y Rusia.

Los menores volúmenes de peras llevarán los precios hacia arriba. No hay mucho misterio»

Facundo Fernández, secretario de Fruticultura de Río Negro

Es importante señalar que los stocks de pera en Italia están cayendo sensiblemente a esta altura del año por lo que existe una oportunidad para colocar la pera en esta temprana ventana, siempre que esa oferta tenga calidad. También esta Brasil, que es muy demandante de la pera argentina. Esta semana ya se vieron a varios importadores del vecino país haciendo interesantes ofertas por lotes de calidad y no tan buenos -tercera categoría- adelantándose a cerrar operaciones por las mermas de fruta que existe.


Presión gremial


Con alto grado de preocupación, el presidente de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, señaló que “las paritarias no se definen y eso es realmente complicado para el productor porque no puede determinar sus costos para negociar con las empresas”.  

Destacó que “el gremio de los trabajadores rurales (UATRE) están exigiendo un aumento de salarios del 60% algo que es imposible de absorber por el productor en este complejo contexto”. Hernández agregó que desde la Federación exigen cambios en los niveles de productividad antes de hablar de incrementos salariales. Hoy el día se paga cosechando 1.050 kilos de fruta; menos de tres bins diarios. Los productores exigen elevar ese volumen a 1.600 kilos diarios, considerando que esta es una de las formas de poder compensar los aumentos del trabajador:; ganando en productividad.

“Para nosotros no hay posibilidad de acuerdo sino analizamos el tema de la productividad”, sentenció con firmeza Hernández sobre el final de la conversación.

Datos clave

280.000
son las toneladas de pera William’s comercializadas en 2021 hacia el mercado externo, interno e industria.
50%
son las pérdidas sobre la cosecha de peras William’s que presentan algunas localidades del Valle.

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Con serios problemas, comenzó la cosecha de pera William’s en la región