Putin muestra su fuerza lanzando dos misiles 

Rusia realizó pruebas con proyectiles intercontinentales "casualmente" tras confirmarse su triunfo en las presidenciales

Moscú (EFE-DPA).- Vladimir Putin tomó ayer con mano firme las riendas del poder en el Kremlin tras su triunfo en las urnas y preparó a Rusia y al mundo para lo que uno de sus hombres de confianza llamó "la revolución que todos esperábamos".

La "nueva era" en Rusia prometida por Putin para recuperar la condición de superpotencia comenzó con el anuncio de cambios en el gobierno y en la política exterior y con una espectacular exhibición de fuerza militar.

Un aperitivo de lo que será el gobierno de Putin se ofreció ayer a la mañana, cuando Rusia, desde un submarino en aguas del mar del Norte, lanzó dos misiles balísticos intercontinentales de una punta a otra del país.

Los lanzamientos pertenecen a una serie de pruebas que se vienen realizando en los últimos meses, sin embargo, el hecho de que justo ayer se hayan probado, el día después de las elecciones, no es casualidad. Después de todo, Putin habló en reiteradas ocasiones durante la campaña electoral de una Rusia fuerte y recordó al extranjero que su país "es una potencia nuclear".

Según los últimos datos de la Comisión Electoral Central, Putin, un ex agente del KGB de 47 años, obtuvo el 52,64% de los votos, en unos comicios cuya limpieza fue cuestionada por su principal rival, el líder comunista Guennadi Zyuganov .

El candidato comunista, que según los datos oficiales obtuvo el 29,44%de votos, anunció que no reconocerá el triunfo de Putin hasta que sus apoderados no efectúen su propio recuento. La sospecha de falsificaciones hizo a algunos recordar otra famosa frase, esta vez de Stalin, quien dijo que "no importa cómo vota la gente sino quién cuenta los votos". Pero el presidente de la Comisión Electoral, Alexandr Veshniakov, rechazó las acusaciones de fraude y lo mismo dijeron los observadores internacionales.

El nuevo líder ruso presidió una reunión de sus colaboradores más cercanos en la que ordenó preparar una nueva estructura de gabinete y su programa de acción, algo que se había negado tajantemente a revelar durante la campaña electoral.

El jefe de la diplomacia rusa, Igor Ivanov, anunció tras la reunión un giro en la política exterior rusa para adaptarla a los cambios en el país y el mundo y para que sea "más realista" y centrada en los intereses geopolíticos y económicos de Rusia. Putin conversó ayer por teléfono con los líderes de EEUU, Bill Clinton y del Reino Unido, Japón, China y Kazajstán. (ver aparte) Con la idea de que Rusia debe levantarse de nuevo apoyándose en "la tradición, la historia y la religión", el ex jefe de los servicios secretos rusos hasta ahora dio señales contradictorias sobre lo que va a hacer dentro y fuera del país.

Putin dejó en claro que ni Estados Unidos ni la OTAN van a intimidar a la nueva Rusia, y ha emplazado a la industria militar a competir en los mercados internacionales. El llamado a reservistas a filas, la enseñanza militar en el secundario, el control político del Ejército y las presiones a la prensa gustaron a los rusos que añoran la antigua "disciplina" soviética, pero han alarmado a otros que temen "un Estado policial"

El presidente también conquistó popularidad en el "pueblo llano" con aumentos del 20% a empleados públicos y a millones de pensionistas "casualmente" antes de los comicios.

Pero cómo será la futura política económica de Rusia es una aún una incógnita . Pese a que Putin ha hablado en varias ocasiones de una "economía fuerte" y de "crecimiento", no se detalló en el programa los medios para conseguirlo. 

Cauto respaldo de EE.UU.

Washington (EFE).- El Gobierno de EEUU se mostró ayer cautelosamente optimista sobre la elección de Vladimir Putin como presidente de Rusia, sin ocultar las críticas contra su mano dura en Chechenia y aprensión por su pasado como ex agente del KGB.

Estados Unidos, según fuentes del gobierno, quiere comenzar a trabajar con Putin en asuntos como la aplicación de reformas económicas en Rusia, el control de armas y asuntos de política exterior, incluido China.

El presidente de EEUU, Bill Clinton, dijo que conversó por teléfono con Putin, a quien felicitó por su victoria y le exhortó a fortalecer la democracia e investigar posibles violaciones de derechos humanos en el conflicto bélico en Chechenia.

"Puse énfasis en la importancia para Rusia y el mundo de que se fortalezcan los cimientos democráticos y los vínculos internacionales de Rusia", indicó Clinton en una declaración escrita.

"Putin tiene la oportunidad de transformar su mandato en pasos concretos hacia la reforma económica, fortalecer el sistema legal, intensificar la lucha contra el crimen y la corrupción", agregó.

Según fuentes gubernamentales, Clinton estudia ya alternativas para respaldar a Putin, si cumple con sus promesas de hacer importantes reformas en el sistema económico. Una de las alternativas sería aumentar los créditos financieros del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, reestructurar la deuda rusa y aumentar los esfuerzos del Banco de Importación y Exportación de EEUU (EXIMBANK) en favor de la inversión en Rusia.


Comentarios


Putin muestra su fuerza lanzando dos misiles