Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Que esta pandemia nos haga mejores



Según la parábola de “Las cucharas largas”, “cierto día un gran sabio religioso le pidió a Dios que le permitiera ver cómo era el cielo y el infierno para compartir su experiencia con los demás hombres”.

“Dios decidió mostrarle primero el infierno. Era una gran mansión, cuya única habitación era un largo e infinito comedor. El comedor era tan amplio como una autopista y al frente de cada comensal estaban servidos los mejores y más variados platillos y manjares existentes”.

“El sabio observó detenidamente sus caras y notó que estaban enfermos, y que tenían hambre, ya que sus cubiertos eran tan largos como remos, y por más que intentaban estirar sus brazos no alcanzaban a alimentarse. Llegaban a llenar sus cucharas con los manjares, pero no conseguían llevárselos a las bocas, porque las cucharas eran muy largas. Así, hambrientos y moribundos, juntos pero solitarios, seguían padeciendo un hambre eterna. Eso era el infierno”.

Después de observar unos segundos más, Dios decidió mostrarle al sabio el cielo. Tal sería el asombro de ver la misma mansión, y entrar en ella. “La única habitación era un gran comedor con las mismas dimensiones y características del infierno. Estaba servida con los mismos platillos ostentosos”. “Observó que los comensales, a pesar de tener cucharas tan largas como remos se veían saludables, llenos de vigor y felices… sus cucharas también eran muy largas, pero en vez de llevarlas a la propia boca se servían los manjares unos a otros. Eso era el cielo”.

La gran pregunta ante esta pandemia: ¿los argentinos estamos en el infierno o en el cielo? En vez de ser más solidarios y ayudarnos unos a otros, se prefiere la discusión vana, los enfrentamientos sin sentido, las descalificaciones al que piensa distinto, el ataque sistemático al pensamiento del otro. El gran desafío es volver a los viejos valores: el amor, la virtud, la verdad. Y solo así podremos salir de esta peste que nos azota más buenos y solidarios. Para meditar.

Jorge Castañeda

DNI 8.569.045

Valcheta


Comentarios


Que esta pandemia nos haga mejores