¿Qué no te puede faltar en esta cuarentena? Responde Tato Cayón

Como una adaptación del clásico “¿qué te llevarías a una isla desierta?”, en esta oportunidad le preguntamos a Tato Cayón, el versátil actor, director y puestista de Fundación Cultural Patagonia.



“¿Qué objetos te llevarías a una isla desierta?” era un juego de la imaginación en épocas previas a la pandemia y al encierro.

En este contexto, decidimos adaptar la consigna y les preguntamos a nuestros invitados qué imprescindibles tienen durante el aislamiento.


En esta oportunidad, nuestro invitado a la sección es Tato Cayón, actor, director y puestista de Fundación Cultural Patagonia.

El talento y la versatilidad de Cayón como profesional le permiten escribir y dirigir puestas tan disímiles como espectáculos de rock, tango y jazz, pasando por obras infantiles, hasta todas las piezas de la Comedia de Teatro de FCP.


Entre sus imprescindibles, uno de los primeros mencionados por Tato es, sin duda alguna, el mate. “Infaltable. Me encanta el ritual de prepararlo por las mañanas, en general en silencio, mientras miro por la ventana y organizo el día. Cuando estoy tomándolo, pienso en los momentos de reunión con amigos, familia o en el trabajo, en los que el mate era lo primordial”.

Así, repasamos lo que no puede faltarle a Tato durante esta cuarentena.


Lecturas



“La lectura es desde siempre una actividad casi cotidiana y en este momento, mucho más. Leer, además de sumar herramientas para mi trabajo, es hoy una excelente manera de abstraerme un rato de la invasión constante de información”.


Computadora



“Al comienzo de esta etapa me alejé un poco de la computadora. Pero cuando decidí retomar la escritura, un poco abandonada por estar con otros trabajos, volví a la pantalla y al teclado y conecté otra vez con ese mundo tan particular de la dramaturgia”.


Vino



“Un buen vino. ¡Sí! Nunca fui muy erudito en el tema, pero descubrí que una copa de Malbec o blanco, según las ganas que tenga, es un instante de disfrute mientras cocino o cuando hacemos una videollamada entre amigos”.


Su gata



“¡Se llama Usur, una abreviatura de usurpadora! Es que así fue como llegó a casa en febrero, usurpando mi cama una madrugada de calor, mientras dormía con la ventana abierta. ¡La terminé adoptando!”.


Comentarios


¿Qué no te puede faltar en esta cuarentena? Responde Tato Cayón