Qué nos espera en cada pueblo cuando la ruta 23 esté lista

Todo el detalle de los servicios que tiene la Región Sur para ofrecernos. Dónde dormir, dónde comer, hoteles, señal de teléfono de un extremo al otro de la pavimentada ruta.



El asfalto de la ruta Nacional 23 avanza a paso firme integrando cada vez más a la Región Sur rionegrina. Se suma a la conexión, también pavimentada por las rutas provincial 6 y 8, con el Alto Valle y al tendido de la fibra óptica desde la Cordillera hasta el mar, obras en las que los 40.000 pobladores depositan sus esperanzas para lograr el ansiado despegue de la región más grande de Río Negro, con menor densidad poblacional y cuyo aporte al PBI provincial es realmente muy bajo.

Si bien estas obras generan grandes expectativas, para poder lograr el desarrollo del que se viene hablando desde hace décadas, aún falta mucho por hacer para encaminar a la región hacia el sueño de varias generaciones.

El pavimento de la 23 cubre actualmente casi 400 de los 600 kilómetros que tiene esta ruta y si bien la fibra óptica está activa, no todos los pueblos están conectados.

Desde hace muchos años se viene hablando de desarrollo de esta amplia zona de 114.000 kilómetros cuadrados, superficie que abarca el 62% del territorio provincial, en el que se distribuyen 9 municipios y 28 comisiones de fomento, pero los avances en este sentido aún no son los esperados.

Luego de los embates de la naturaleza con la sequía y la erupción de dos volcanes en las últimas dos décadas, situación que diezmó considerablemente la principal actividad económica como los es la agropecuaria, el mayor ingreso lo aporta el empleo público.

A falta de grandes industrias y proyectos superadores, de fuentes genuinas de trabajo, la mayor preocupación de los dirigentes pasa por lo inmediato. Por afrontar las emergencias en una región en donde muchas de las cuestiones se resuelven mediante subsidios que sólo funcionan como parches. Los municipios, convertidos en las principales fuentes generadoras de trabajo, deben optimizar al máximo los recursos coparticipables que reciben todavía de acuerdo al censo poblacional del 2001, cuando en la mayoría de los casos la cantidad de habitantes se ha duplicado, según admiten algunos intendentes.

Desde hace un largo tiempo la región padece numerosas falencias en el servicio eléctrico y también una insuficiencia en la provisión de gas en varias localidades, las que son una limitante para poder atraer inversiones. Se busca revertir este panorama con el Plan Castello.

A estas situaciones se le suman la ausencia de entidades bancarias, centros de salud de alta complejidad, especialistas médicos y Tribunales de Justicia, lo que obliga a los pobladores de la zona a realizar constantemente largas distancias hacia las grandes ciudades para poder abastecer estas demandas.

La Región, abarca desde Valcheta a Villa Llanquín al oeste y desde el Valle Azul al paralelo 42 al sur.

Institucionalmente está organizada en 9 municipios: Pilcaniyeu, Ñorquinco, Comallo, Jacobacci, Maquinchao, Los Menucos, Sierra Colorada, Ramos Mexía y Valcheta, y 28 comisiones de Fomento: Aguada Cecilio, Aguada de Guerra, Aguada Guzmán, Arroyo Los Berros, Arroyo Ventana, Cerro Policía, Cona Niyeu, Clemente Onelli, Chipauquil, Colan Conhué, Comicó, Dina Huapi, El Caín, El Cuy, Laguna Blanca, Mamuel Choique, Mencué, Nahuel Niyeu, Naupa Huen, Ojos de Agua, Paso Flores, Prahuaniyeu, Pilquiniyeu, Pilquiniyeu del Limay, Rincón Treneta, Río Chico, Sierra Pailemán, Villa Llanquin y Yaminue.

Con una producción agropecuaria que busca recuperarse de los embates que le asestó la naturaleza, proceso que demandará varios años, una actividad minera con un gran potencial pero que no logra el ansiado despegue, el mayor ingreso a la región lo representa la administración pública.

En este sentido el gran número de trabajadores está en el sector de la Educación. Por otro lado, la pavimentación de la ruta Nacional 23 también realiza un aporte muy importante y demanda obreros, sólo que una vez culminada la obra serán empleos que se pierden.

De acuerdo a datos aportados por distintos organismos vinculados al sector productivo, actualmente la Región Sur tiene cerca de un millón de ovejas y cabras que, sumado a lo que representan otras actividades agropecuarias que se explotan a baja escala como la bovina, equina y porcina, representan por todo concepto (fibra, cuero y carne) ingresos anuales cercanos a los 30 millones de dólares. La diatomea y el caolín en la zona de Jacobacci, actividad que emplea entre 150 y 200 personas, genera un ingreso anual cercano a los 4 millones de dólares.

Paulino Mansilla

Gomero

“Tenemos que adecuarnos cada vez más a las demandas que trae el asfalto”, señaló Paulino Mansilla (49), propietario de una de las gomerías más importantes de Jacobacci. El hombre es gomero desde los 12 años y afirma que a esa edad escuchaba hablar del asfalto de la ruta Provincial 6 entre El Cuy y Ñorquinco, que nunca se concretó y de la obra de la 23. Hoy, Mansilla afirma que el tránsito aumentó considerablemente y también las demandas. “Desde hace un tiempo trabajamos de lunes a lunes. Los fines de semana y, sobre todo cuando hay feriados largos, atendemos entre 25 y 30 vehículos que pasan. Además tuvimos que incorporar duchas porque la gente que viene de Bariloche y todavía tiene que transitar por tierra, nos pedía un lugar para poder bañarse”.

Raúl “Ruso” Macak

Mecánico

Raúl Macak llegó a Jacobacci desde Las Flores, provincia de Buenos Aires, hace 35 años, para desempeñarse como mecánico. El “Ruso”, como lo conocen los vecinos, admite que el asfalto de la ruta 23 está cambiando la situación de la región, aunque afirma que el impacto real los pobladores de la zona lo van a sentir cuando esté terminada. “Hay cosas que uno ve que están cambiando. El transito, por ejemplo, se ha incrementado, sobre todo en época de verano porque el trayecto para unir la cordillera con el mar por la ruta 23 es más corto”. Señaló que el trayecto que resta por asfaltar, más de 150 kilómetros entre Jacobacci y Bariloche, hace que “los extremos de dirección, la rotulas, precap o amortiguadores duran muy poco”.

Fabián Ñancucheo

Gastronómico

Desde hace unos años, Fabián Ñancucheo atiende un emprendimiento gastronómico familiar. El restaurante está ubicado en el acceso oeste a Jacobacci por la actual traza de la ruta 23. Diariamente se puede observar en el exterior –también en el interior- un cartel ofreciendo como plato principal cordero. “Tiene un sello que atrae. En todas sus versiones. Principalmente el asado, pero también cocinado de otra forma. El 99% de la gente para a comer nuestro cordero patagónico”, señaló.

Ñancucheo admite que si bien el asfalto de la ruta está generando un cambio, la actualidad es muy fluctuante. “Los que apostamos a los servicios, vemos muy cerca la posibilidad de despegar y que los servicios se conviertan en una economía posible”.

El dato

Distancias desde el este al oeste

San Antonio a Valcheta: 120 kilómetros

Valcheta a Ramos Mexía: 100 kilómetros.

Ramos Mexía a Sierra Colorada: 45 kilómetros.

Sierra Colorada a Los Menucos: 40 kilómetros.

Los Menucos a Maquinchao: 75 kilómetros.

Maquinchao a Jacobacci: 75 kilómetros.

Jacobacci a Clemente Onelli: 50 kilómetros.

Clemente Onelli a Comallo: 45 kilómetros.

Comallo a Pilcaniyeu: 45 kilómetros.

Pilcaniyeu a Bariloche: 64 kilómetros.

La pavimentación de la ruta nacional 23 demanda una importante cantidad de mano de obra

Datos

La pavimentación de la ruta nacional 23 demanda una importante cantidad de mano de obra

Comentarios


Qué nos espera en cada pueblo cuando la ruta 23 esté lista