Qué se debe hacer para evitar que los bebés nazcan antes de tiempo

En Argentina, los bebés prematuros son el 8,9% de los nacimientos. Lo ideal según la Organización Mundial de la Salud es que se encuentre por debajo del 6%. En Neuquén, ya bajó al 8,5%. Hay estudios que permiten detectar riesgos y prevenir problemas a tiempo

Hoy se inicia la Semana del Prematuro, que tiene como fin difundir y garantizar los derechos de los nacidos antes de tiempo y su familia, y también que la sociedad tome conciencia de la alta mortalidad que tienen los bebés que nacen antes de las 37 semanas de embarazo. En Neuquén, la tasa de prematurez es del 8.5%. Se trabaja para reducir el índice aún más. 

Si bien la tasa está por debajo de la media de la Argentina  que es del 8.9%, lo ideal según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que sea del orden del 6%. Un punto clave es que hay que abordar el problema de la prematurez desde la prevención. Para eso, hay estrategias de promoción, prevención y tratamiento desde el período preconcepcional, durante el embarazo y para el recién nacido.

El médico tocoginecólogo Luis Fernandez Miranda  trabaja en  la Unidad de Medicina Materno-Fetal del Servicio de obstetricia del Hospital Provincial Neuquén hace más de quince años  y es profesor de Ginecología y Obstetricia de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Comahue. En diálogo con RIO NEGRO resaltó que la clave para reducir el índice de prematurez es apuntar a la prevención.

 Explicó que en la provincia hay dos acciones principales que se realizan en ese sentido. Una son los controles durante el embarazo, con un tamizaje del primer trimestre, que consiste en una ecografía entre la 11 y 13+6 semanas. Esto permite detectar si hay condiciones que predispongan a tener un bebé prematuro, algunas de ellas alteraciones del crecimiento, malformaciones severas o problemas placentarios. Además, se puede  predecir en hasta un 80% si la madre tiene riesgo de padecer preeclampsia, una enfermedad que produce hipertensión en el embarazo y consecuentemente prematurez. Porque en esos casos, el bebé tiene que nacer antes por cesárea para salvarle la vida a ambos. Con este estudio en el primer trimestre del embarazo “se detecta a las mujeres que tienen más riesgos de tener una preeclampsia”. 

En caso de que se detecte un alto riesgo, se les da una medicación como la aspirineta y se puede prevenir así en más de un 60% y disminuir los indicadores de prematuridad y de mortalidad infantil y neonatal.

La otra acción es la detección del parto prematuro espontáneo, en casos donde va a ocurrir de forma natural espontánea antes del término.  “Alrededor de las 20-22 semanas se hace una ecografía transvaginal para poder medir el cuello del útero y aquellas mamás que lo tienen acortado (menos de 25 milímetros) se le indica progesterona y con eso se lo logra prevenir el parto prematuro espontáneo en un 40%”, apuntó el médico.

También señaló la importancia de la prevención, previo a la concepción. “Lo ideal en primera instancia es tener un embarazo programado. También son importantes hacer consultas preconcepcionales”, expresó.

Recomendó que las personas con intenciones de embarazarse mantengan hábitos alimentarios saludables y que eviten el consumo de sustancias problemáticas, como tabaco o alcohol. “Es importante que la paciente antes de embarazarse tome ácido fólico. Es una vitamina que se debe tomar antes de embarazarse y hasta el tercer mes del embarazo. Logra prevenir en más en un 70% la espina bífida, que es un defecto de la columna que pueda ocasionar también prematuridad”, afirmó el profesional.

Además que si alguno de los progenitores presenta alguna enfermedad crónica tales como diabetes, hipertensión arterial, epilepsia o enfermedades renales, se debe hacer una consulta médica para mejorar las condiciones de su futuro embarazo.  “Gran parte de las anomalías o malformaciones que puede tener el bebé ocurran durante la etapa embrionaria”, informó. 

Por otro lado, el médico apuntó hacia donde deben fortalecerse las acciones  para bajar aún más los índices de prematurez . “Es necesario aumentar el recurso humano entrenado. Porque la población va creciendo y si bien hay respuestas, se requiere más personal y más recurso tecnológico cómo ecógrafos de gama media y equipamiento para estudios de laboratorio como para el tamizaje de los primeros tres meses”, sostuvo.

 Todo esto acompañado de un campaña de concientización “que el embarazo se empieza a controlar desde antes de quedar embarazada,o sea que se trate de planificar en la medida que se pueda, y que se inicien rápidamente los controles y se pueda brindar desde el sistema una atención rápida y oportuna”.Fernández Miranda dijo que otro de los puntos que deben tenerse en cuenta para disminuir la prematurez es la intervención por cesárea. 

Se deben evitar las césareas innecesarias porque aumentan el riesgo de mortalidad materna y prematurez de los bebés

En ese contexto,el profesional  dijo que un tema que preocupa y que también está vinculado con la prematuridad es “el alto número de cesáreas que hoy se registra en la provincia de Neuquén”. Porque “cuando se habla de una segunda o tercera cesárea empezamos a tener un problema que es el acretismo placentario: cuando la placenta se adhiere a la cicatriz y a la pared del útero, y es una de las causas de mortalidad materna y prematurez”.

Hay que hacer una cesárea cuando haya realmente una indicación y concientizar que lo mejor es el parto espontáneo. “Evitar la cesárea es también una acción de prevención”, resaltó el profesional para que la sociedad tenga en cuenta. 

Luis Fernandez Miranda apuntó que a nivel nacional se viene trabajando con acciones para disminuir la prematurez, y mencionó el trabajo que realiza la Red Argentina de Medicina Materno-Fetal, organización de la cual es miembro y que se creó en primer lugar para reducir la mortalidad materno infantil. 

Uno de los objetivos de esa organización es la accesibilidad igualitaria en todo el país del diagnóstico y tratamiento prenatal. Además de capacitaciones a profesionales de la salud, y estrategias para disminuir la prematurez y la mortalidad infantil.

Respetar el derecho a alimentarse con la leche materna

El 17 de noviembre será el Día Internacional del Prematuro. “Un parto prematuro es una situación que la persona gestante vive como algo inesperado, y que no se condice con las expectativas que han tenido o podido fantasear respecto al nacimiento. Un bebé prematuro tiene madres y/o padres prematuros. Por lo tanto, la emocionalidad de ese nacimiento puede estar ligada a sentimientos como angustia, miedo o tristeza”, advirtió el Ministerio de Salud de la Nación.

La médica pediatra María Alejandra Buairevich, jefa del servicio del Banco de Leche de la provincia de Neuquén contó que el lema  es “Cuidar para prevenir”. 

“Hay que cuidar que un bebé nazca antes de tiempo, cuidar a la embarazada y si el prematuro nace hay que pensar las oportunidades que se le va a dar. El sistema de salud debe cumplir con las exigencias para atender prematuros extremos, que es son que los que nacen antes de las 28 semanas y es el que pesa menos de un 1 kilo”, indicó Buairevich, que integra el Comité Nacional de Lactancia Materna de la Sociedad Argentina de Pediatría. La experta mencionó que la sobrevida de un bebé está directamente relacionado con la calidad de atención recibida.

 “En Argentina, hay una gran diversidad de oportunidades y realidades en cuanto a los nacimientos prematuros”, dijo. Señaló que en un decálogo establecido entre UNICEF y el Ministerio de Salud de la Nación se establecen los derechos del bebé prematuro. Uno de ellos es que tiene derechos a ser alimentados con leche materna.

En Neuquén se trabaja con diferentes niveles de atención, desde la complejidad máxima de terapia intensiva hasta la atención en un consultorio. “Por haber nacido antes de tiempo el bebé tiene el derecho de recibir leche de su mamá. Si no se puede, tiene el derecho de recibir leche humana pasteurizada”, subrayó Buairevich. Resaltó que ese tipo de lactancia es algo fundamental porque le brinda protección inmunológica al bebé, y es vital para el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso. También le brinda bienestar emocional.

“Desde los equipos de salud se estimula a qué la mamá no pierda la lactancia, se extrae la leche, y se conserva a través de la pasteurización para que en el momento adecuado el prematuro pueda alimentarse”, especificó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios