Que se levante el telón para el teatro lírico

El proyecto de la obra social universitaria, que hace más de una década no puede avanzar, recibió un nuevo impulso este año. Cuando pase la pandemia se reiniciarán los trabajos.





El gobernador Omar Gutiérrez se comprometió a destinar los fondos necesarios para que el megateatro de la avenida pueda, de una vez por todas, ser inaugurado.

El gobernador Omar Gutiérrez se comprometió a destinar los fondos necesarios para que el megateatro de la avenida pueda, de una vez por todas, ser inaugurado.

Hace 10 años que la avenida Argentina, en la primera cuadra desde Leloir hacia el norte, luce unos carteles de obra en los que el paso del tiempo se nota. Detrás emerge un gigante que una vez que esté concluido cambiará la vida cultural de la ciudad y la jerarquizará.


Es que esa obra que está paralizada hace algo más de una década, es un teatro lírico con las mismas condiciones que los mejores del país, con capacidad para albergar a 700 espectadores.

Podrá, entonces, recibir a espectáculos que hasta ahora no podían hacer pie en la capital de la Patagonia por no tener un lugar para presentar sus obras, pero también el teatro que comenzó a construir Sosunc hace más de una década, podrá darle cobijo a los artistas que tiene esta ciudad y que se las rebuscan en otros espacios más pequeños.

Dato

72
millones de pesos es la inversión que se estimó en los inicios del proyecto. Según pasan los años, la cifra sube.


El teatro lírico fue una iniciativa de la obra social universitaria, pero los costos resultaron mayores que los que la organización podía costar. Eso llevó a que la obra se paralice y permanezca así durante muchas gestiones de Sosunc.


Lo cierto es que la obra tiene un avance del 80%, comparativamente no es mucho lo que resta hacer para su inauguración, pero sin dudas son costos que la obra social no puede soportar. Se calcula que la inversión es de 72 millones de pesos, aunque conforme para el tiempo, esa cifra sigue aumentando.


Es por eso que al asumir una nueva gestión, el gobernador Omar Gutiérrez, se comprometió a destinar los fondos necesarios para que el megateatro de la avenida pueda, de una vez por todas, ser inaugurado. El intendente Mariano Gaido se sumó a las promesas e incluyó a la obra en el Plan Capital, que reúne muchas obras que le cambiarán la cara a la ciudad.


Según el convenio firmado por Municipio, Provincia y la obra social, el gobierno de la capital aportará el 30%, mientras que la Provincia financiará el 70% restante. La administración del teatro quedará en manos de Sosunc, quien en contrapartida por la inversión deberá prestar el lugar para uso provincial y municipal durante un tiempo a definir.
El teatro de Sosunc es una de las obras planificadas para la pospandemia.

Su finalización y consiguiente apertura no será para este aniversario, como se había planificado, ya que la irrupción de la pandemia cambió los tiempos y las prioridades. Pero todo indica que, esta vez, el teatro lírico podrá abrir su telón de forma definitiva.


Sus butacas recibirán a miles de personas, por su gigante escenario pasarán grandes artistas y su fachada ya no serán unos carteles publicitarios con restos de afiches rasgados, sino que será algo que captará la atención de los locales y también de aquellos que estén de visita por Neuquén.
El teatro lírico espera que le llegue la hora de brillar. Y ojalá se de pronto.

El gigante sobre la barda neuquina

• La sala tendrá una capacidad para 700 espectadores y su escenario es uno de los puntos que lo hacen único en la región: tiene 14 metros de largo por 14 de ancho y se eleva poco más de un metro por sobre el nivel de la platea.
• Su diseño interior, sus paredes, sus balcones y su techo aseguran que la acústica allí será impecable, de un nivel internacional.
• Será un lugar ideal para óperas, orquestas sinfónicas, compañías teatrales y de danzas del país y del resto del mundo.

• Los artistas locales podrán realizar sus funciones allí. Una deuda pendiente con las producciones neuquinas, que viene ser saldada.


Comentarios


Que se levante el telón para el teatro lírico