“Quieren poner palos en la rueda”



Actualizado a las 10:50

BUENOS AIRES (DyN) – El ministro del Interior, Aníbal Fernández, advirtió hoy que la oposición “se junta” conta el proyecto sobre el Consejo de la Magistratura “para impedir que el Gobierno siga adelante con cosas que la sociedad pide a gritos” y calificó de “discusión nimia” la polémica suscitada en torno a este tema. Fernández cuestionó al diputado kirchnerista Claudio Lozano, quien votará en contra del proyecto del Gobierno, y lo llamó “un Borocotó hecho y derecho”, en alusión al escandaloso traspaso de Eduardo Lorenzo, un ex macrista, al bloque del oficialismo.

También apuntó conta la diputada del ARI Elisa Carrió, quien acusó al Gobierno de intentar “controlar a la Justicia”, al señalar que “como ella es amiga de Dios, tiene mensajes suprapersonales”, y se preguntó “por qué no denuncia a la Justicia” los supuestos actos de corrupción. Al hablar por radio América y el canal Todo Noticias, Fernández acusó a la oposición de tener “actitudes pactistas” y en ese sentido reiteró que “se juntan, como dice el Presidente (Néstor Kirchner), solamente para decirle 'no' al Gobierno” y con el objetivo de “ponerle palos en la rueda”.

“Se encontraron para oponerse al Gobierno, sólo para evitar que sigan adelante las propuestas del Gobierno”, se quejó. Lamentó que se junten figuras como “Carrió, (Hermes) Binner, (Fernando) Chironi, (Mauricio) Macri, (Ricardo) López Murphy, (Patricia) Bullrich… y 'borocotó' Lozano”, agregó con ironía. “No tienen nada que ver los unos con los otros, solo se juntaron para impedir que el Gobierno siga adelante con cosas que la sociedad pide a gritos”, enfatizó. El titular de la cartera política defendió la iniciativa oficial, al afirmar que el Gobierno “seguirá haciendo lo que está haciendo, cosas mucho más importantes que una discusión nimia como la que se pretende dar”.

Según dijo, “no nay nadie que pueda controlar” el Consejo de la Magistratura, como afirma la oposición, ya que “de 13 miembros, solo cinco están ligados al oficialismo: el 38 por ciento”, recordó, y pidió “dejar las discusiones políticas y entrar en matemáticas”. “Nosotros tenemos un análisis respecto del Consejo que es muy criterioso, tiene que ver con la posibilidad de un órgano mucho más ágil, con muchas más posibilidades de cumplir con su cometido; no pasa (la cuestión) por otro lugar”, aseguró. Recordó que “la gente se expresó ampliamente, acompañó al Presidente en sus posturas, las que quedaron graficadas el 23 de octubre, no son la foto que publica la tapa de La Nación”.

Finalmente, al volver sobre el conflicto suscitado entre la senadora Cristina Fernández y el titular de la cámara alta, Daniel Scioli, por el intento de desplazar al socialista Rubén Giustiniani de la comisión de Asuntos Penales, Fernández negó que se pueda ver afectada la institucionalidad. En tal sentido, aclaró que él no tiene “problemas personales” con el vicepresidente, pero reiteró que “cuando surgen del seno de una cámara de estas características expresiones que no son las correctas y deja en mala posición a un miembro, debe ser el propio cuerpo el que tiene que poner orden para evitar males mayores”. Como eso no ocurrió, fue necesario, según dijo, “llamarle la atención al Presidente” del cuerpo.

Según dijo, la relación entre Kirchner y Scioli es “la que tiene que ser entre el Presidente y el vice” y aclaró que “nunca vi una actitud descomedida entre los dos”, aunque advirtió que eso “no significa que uno tenga que callarse la boca cuando hay cosas que a lo mejor no respetan la representatividad de la mayoría de los bonaerenses” en la persona de Cristina Fernánez.

Notas asociadas: Siguen los cruces y el proyecto avanza


Comentarios


"Quieren poner palos en la rueda"