La fábrica textil de Regina que ahora hace batas para hospitales

A tono con las necesidades generadas a partir de la pandemia, la empresa textil Tepuel de Villa Regina reabrió su fábrica para confeccionar ropa descartable para personal de Salud.



En plena emergencia sanitaria, son varias las pequeñas y medianas empresas que tomaron la decisión de reconvertirse para poder dar una mano en una situación difícil que nos involucra a todos.

Uno de los grandes ejemplos está ubicado en nuestra región, más precisamente en Villa Regina. Se trata de la ya reconocida fábrica Tepuel SRL, que tiene como marca emblema su línea de ropa Unelén.

En este contexto, Tepuel apuntará a fabricar ropa descartable para cubrir la demanda en los hospitales de la zona, por lo que generará durante este mes 50.000 batas y camisolines, y 30.000 barbijos de tres capas

Pero, ¿cómo se llegó a este punto? Para empezar, hay que comprender que la empresa, compuesa por 40 empleados y toda la maquinaria, se encontraba paralizada desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Con este panorama, el Gobierno de Río Negro apareció en escena para modificar el proceso productivo, enfocando la fábrica a la confección de la ya mencionada ropa descartable para personal de Salud.

Para encarar esta reconversión, fue fundamental el aporte de la agencia Río Negro Innova, que junto a una red de instituciones del ámbito científico y tecnológico decidieron sumarse para darle un enfoque más solidario a la empresa.

La ropa descartable resulta clave para proteger a los trabajadores y trabajadoras".

Arabela Carreras, gobernadora de Río Negro.


Al aporte de Río Negro Innova se sumaron especialistas del CONICET, el INTI y el polo textil de Chubut, de forma que el trabajo articulado sea mucho más efectivo en momentos que es necesario generar insumos.

Con todo esto, se implementaron modelos de trabajo en conjunto con el Ministerio de Salud de la provincia, que aprobó los diseños y el tipo de tela a utilizar.

La gobernadora Arabela Carreras aseguró que “se trata de reconvertirse para ayudar. 50.000 batas y camisolines, y 30.000 barbijos de tres capas estarán listos y a disposición para todo el personal de Salud. La ropa descartable resulta fundamental para proteger a los trabajadores y trabajadoras que día a día enfrentan al Coronavirus”.

Esta iniciativa, obviamente a mayor escala por una cuestión lógica de disponibilidad de herramientas y maquinaria, se suma a las numerosas propuestas impulsadas en toda la región para dar una mano con los materiales de protección durante la pandemia. Desde grupos de personas que se juntaron a confeccionar barbijos caseros hasta grupos que imprimen máscaras de protección en sus casas.


Respecto al caso de Tepuel, la gobernadora Carreras también aseguró que si bien la empresa textil de Villa Regina “nunca se dedicó a confeccionar este tipo de prendas”, en contexto de la emergencia sanitaria, “lo hicimos posible entre todos: el Gobierno Provincial, los privados e instituciones del ámbito científico y tecnológico”.

Dentro de las propuestas solidarias anteriormente mencionadas, en Cipolletti también se están llevando a cabo una propuesta muy útil. En este caso, se confeccionan camisolines reutilizables para personal del Hospital “Dr. Pedro Moguillansky”.

Ante la necesidad de contar con dichos elementos de trabajo, la licenciada Lucrecia Larocca, que pertenece al servicio de Rehabilitación y Cuidados Paliativos del hospital, se puso en contacto con varios vecinos y emprendedores de la ciudad para confeccionar estos camisolines “hemorrepelentes”.

En Cipolletti se producen camisolines reutilizables para el personal del Hospital Moguillansky.


Larocca explicó que “nos recomendaron hacerlos de polipropileno y ante la dificultad de conseguir el material, lo estamos realizando en polietileno de 100 micrones”.

Así, desde el Ministerio de Salud de Río Negro destacaron este tipo de acciones en conjunto que colaboran y son un gran aporte al trabajo realizado por el personal de salud frente a esta dura situación que nos toca atravesar a todos.


Comentarios


La fábrica textil de Regina que ahora hace batas para hospitales