Recuperación más rápida con la endocirugía infantil

La intervención por video es un método con el cual no se necesitan abrir heridas y se realiza con más comodidad



Cada vez se amplía más el número de trastornos que se pueden operar con endocirugía. “Y aquellas que, hasta el momento, no son posibles realizar, por ejemplo la extracción de tumores malignos, con el tiempo seguro que se logrará su aplicación”, explica el doctor.

En la cirugía pediátrica ya hace 10 años que está en circulación este método. “Si las dudas o las preguntas derivan en pensar en si por ser niños existe alguna limitación, la respuesta es simple y tajante: no”, declara el cirujano. “Al contrario, los niños, en cualquier cirugía, tienen una recuperación mucho más rápida que los adultos. Pero no hay que confundirse, no por ser un método especial se recuperan más rápido. Los pequeños son pacientes con características biológicas superiores a los adultos, por eso logran una recuperación más veloz e intensa”.

La endocirugía es un método quirúrgico que se realiza a través de una cámara de televisión. Uno de sus beneficios es que no es necesario abrir heridas. La operación se realiza a través de trocares o cañitos que se introducen en el cuerpo por pequeños cortes o fisuras para desplazar pinzas y otros instrumentos que se necesitan en la cirugía. Y, para lograr las imágenes se coloca una óptica (también con la ayuda de un trocar) que está conectada a una cámara que brinda la visión por video del lugar afectado. “En realidad, su nombre es cirugía endoscópica por video o video endocirugía”. El método se realiza por zonas corporales. Se operan los trastornos que existen en el cuello, tórax y abdomen. “Cuando el problema se radica en el abdomen, la cirugía se llama laparoscopia -informa el doctor-. Se entra por el ombligo con un trocar para inflar el abdomen del niño con dióxido de carbono. De esta manera permite ampliar el espacio y trabajar con mayor comodidad”.

Aunque el método sigue siendo el mismo tanto en adultos como en niños, “trabajar en un cuerpo tan pequeño tiene sus diferencias. Las posiciones para operar no son las mismas, los espacios en donde se trabaja y la forma de manipular las pinzas tampoco. Definitivamente, hay que adaptar el método y la forma de empleo de los instrumentales a los niños”.

La endocirugía no presenta limitaciones ni contraindicaciones en los niños. Sólo las patologías son las que ponen barrera al avance del método. “Todavía hay algunos trastornos que no podemos abordar con la endocirugía. Y, muchas veces, las imposibilidades de los pacientes también son una traba: por ejemplo, la intolerancia a la anestesia. Pero los adelantos en ésta área ayuda a que aquellos niños que antes no podían ni pensar en operarse, hoy en día sea posible dormirlos con innovadores recursos”. La anestesia es una fuente insospechadamente valiosa para la medicina. Los recursos que provee ayuda a que los profesionales puedan trabajar inclusive con niños prematuros.


Comentarios


Recuperación más rápida con la endocirugía infantil