Redes sociales y la nueva libertad

El 4/5/2010 en estas páginas nos referimos a “ Facebook y el derecho a la intimidad “ , expresando nuestra preocupación por las restricciones a la intimidad y a la comercialización de la información privada de las personas . En estos diez años esas limitaciones se han profundizado tanto que hoy WhatsApp advierte a los usuarios que a partir del mes de febrero próximo quien no acepte como condición compartir sus datos con Facebook , no podrá seguir utilizando la aplicación.


La información privada involucrada en esa transferencia de datos va mucho más allá de nombres, imágenes de perfil, números de teléfono, libreta de direcciones, actualizaciones, datos detallados sobre el tipo de teléfono que utiliza el usuario. Se extiende también a quien haga negocios con la aplicación: informa direcciones de envió, compras, cantidad de dinero gastado y transferido a otras cuentas.


Veremos aquí que no se trata solo de paquetes de información comercial, crediticia o perfiles de consumidores. No es solo un cumulo de datos personales para utilizarlos comercialmente luego de su procesamiento mediante algoritmos de inteligencia artificial.


Se trata además de una nueva fase de modelación del concepto de libertad personal para occidente , a la cual aludimos desde estas páginas en “libertad y libertad económica “el 12/10/2020.


Recientemente y luego de suspensiones temporales por parte de Facebook y Twitter a las cuentas del Presidente de los EEUU – etiquetando sus opiniones como sin fundamento - este emitió una orden ejecutiva (decreto) para regular la ley de decencia de las comunicaciones (sección 230) que exime a las redes sociales de responsabilidad por los contenidos publicados. La orden ejecutiva limita la posibilidad de Twitter, Facebook (dueño de Instagram y WhatsApp), Youtube y Google (estos últimos integrantes del mismo grupo económico) moderen los contenidos publicados en sus plataformas. El decreto del mes de Mayo 2020 se denomina “Prevención de la censura en línea “, y vale la pena señalar algunos de sus párrafos, que en su sección 1 indica: “Twitter, Facebook, Instagram y YouTube ejercen un poder inmenso, si no sin precedentes, para dar forma a la interpretación de los eventos públicos; censurar, borrar o desaparecer información; y controlar lo que la gente ve o no ve. Como presidente, he dejado claro mi compromiso con el debate libre y abierto en Internet.

El control de las opiniones en la etapa actual del acelerado proceso de acumulación económica tiene como principales destinatarios a la mayoría de nosotros.


Este debate es tan importante en línea como lo es en nuestras universidades, nuestros ayuntamientos y nuestros hogares. Es esencial para sostener nuestra democracia. Las plataformas en línea están participando en una censura selectiva que está dañando nuestro discurso nacional”. A partir de ese momento Twitter impulso el etiquetado de las opiniones del Presidente (con 88 millones de seguidores) hasta que, luego de la toma del Congreso de los EE.UU.por partidarios del actual mandatario, dicha plataforma como Facebook suspendieron definitivamente las cuentas de aquel en tanto a través de ellas se promovía la violencia.

El ex analista de inteligencia de los EEUU Edward Snowden - asilado en Rusia por denunciar el espionaje de su País sobre computadoras y teléfonos de los estadounidenses y líderes mundiales – ha dicho que se trata de un punto de inflexión en la batalla por el control del discurso digital, que va a perdurar más allá de Trump . El portavoz principal de la canciller alemana Ángela Merkel declaro (11/1/2021 Bloomberg.com ) que derechos como la libertad de expresión pueden ser interferidos por ley y dentro del marco definido por la legislatura, no de acuerdo con una decisión corporativa .El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire manifestó que el Estado debería ser responsable de las regulaciones, no la oligarquía digital y agregó que la gran tecnología es una de las amenazas de la democracia. El presidente de México afirmo: “Esto que hicieron hace unos días en Estados Unidos es una mala señal, es un mal presagio, que decidan empresas particulares silenciar, censurar, eso va en contra de la libertad” (elpais,com/mexico/2021).


Twitter anuncio (blog.twitter.com) la suspensión de 70.000 cuentas en el marco de sus políticas contra la violencia en línea a raíz de los sucesos en el Congreso de los EEUU. La primera enmienda adoptada en 1791 por la Constitución de aquel País establece que ninguna ley podrá limitar la libertad de expresión, pero está claro que las corporaciones globales de internet pueden hacerlo, aun fuera de la regulación legal del Estado. Las corporaciones tecno-mediáticas han podido censurar al Presidente de la que fuera la primera potencia mundial en retroceso , o acumular una facturación anual superior a 15 Países de África (Amazon) .


Y es que el control de nuestras opiniones en la etapa actual del acelerado proceso de acumulación económica tiene como principales destinatarios a la mayoría de nosotros , avisados o no de la situación que atravesamos , interesados o no de sus consecuencias , pero controlados. La libertad de opinión que conocimos en Occidente se va debilitando y los políticos profesionales están cada vez más preocupados, dado que los Estados Nación resultan impotentes para controlar a las corporaciones globales.

* Abogado. Docente de la Facultad de Economía de la UNCo


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Redes sociales y la nueva libertad