Regata del Río Negro: Javier Correa y Abelardo Sztrum ganaron el primer parcial de la travesía

Sólo un segundo separó a los representantes olímpicos de Néstor Pinta y Martín Mozzicaffredo, con quienes pelearon mano a mano en todo el recorrido. En singles se impusieron Adrián Vega, en mayores; y Carlos Vita, en maxi. Los 91 participantes cumplieron el exigente tramo.

La dupla formada por los olímpicos Javier Correa y Abelardo Sztrum se quedó con el primer tramo de la Regata del Río Negro, tras una espectacular definición con el binomio formado por Néstor Pinta y Martín Mozzicaffredo.

Los representantes del NáuticoLa Ribera establecieron un registro de 2 horas 9 minutos y 57 segundos y sólo un segundo detrás entraron los representantes del Piedrabuena.

En juniors sorprendieron Juan Antonini y Germán Rodríguez del club Regatas Concordia y en veteranos la victoria fue para Hugo Aguilar y Rubén Maglioni.

En singles se impusieron Adrián Vega, en mayores; y Andrés Busnadiego, en maxi.

Desde el arranque en el balneario neuquino el ritmo fue espectacular, que sumado al mayor caudal de agua, permitió que se bajara en 8 minutos el tiempo del año pasado.

Hasta Allen, casi mitad del recorrido, los botes que quienes definieron el parcial fueron acompañados por los de Pedro Brissio-Rodrigo Figueroa, terceros a 4 minutos; Edgardo Casas-Diego Dell y el de los húngaros András Faludy-Krisztian Szigetti.

Pero a partir de ese lugar la lucha fue mano a mano entre los mejores velocistas y maratonistas del país. El arribo a Paso Córdoba fue espectacular.

No se dieron tregua. Fue palo a palo y con una mínima ventaja para los representantes olímpicos.

Otro cierre vibrante fue en K-1 donde la lucha fue entre Vega, Gastón Pérez y Hugo Ortega, quienes hicieron un buen trabajo en equipo para despegar al neuquino Matías Alac.

Hoy es hasta Regina

A las 9.30 comenzará el segundo parcial que unirá el balneario de Paso Córdoba con la Isla 58 de Villa Regina.

Serán casi 70 kilómetros de recorrido y un tiempo estimado de 2 horas y 50 minutos para los punteros.

La jornada se iniciará muy temprano para los palistas y acompañantes ya que anoche permanecían en el campamento base en Neuquén.

Luego del desayuno la caravana iniciará el recorrido hasta las proximidades de esta ciudad para la largada del exigente tramo..

Una vez finalizo el tramo las casi 300 personas que se mueven con la travesía se instalarán en el cámping municipal de la Regina.

Carlos Cabezas, un canto al coraje

Las muestras de coraje son sinónimos de la Regata del Río Negro.

En el primer tramo lo demostró Carlos David Andrés Cabezas del club Ceppron. Cuando sólo llevaba media hora de marcha rompió una de las palas de su remo y eso no lo amilanó.

Con mucho amor propio continúa en competencia. Primero con la parte del remo que le quedaba, más tarde improvisó la pala faltante con un remo de madera que le facilitaron desde uno de los botes de la Prefectura Naval.

Al paso por Allen, mensajes mediante, alguien le acercó un remo del club náutico de esa ciudad que le permitió completar la etapa.

Perdió mucho tiempo por la contingencia y eso lo privó de luchar por los puestos de privilegio.

Con mucha bronca se bajó del bote en Paso Córdoba, donde recibió todo el apoyo de sus compañeros de equipos.

Tumbos I: También fue complicado el andar del conesino Claudio Pinchulef. Se dio vuelta en la largada y recibió el apoyo de la gente para sacar el agua que había entrado al bote y pudo volver a embarcarse.

Pero en el afán por no perder tiempo los colaboradores lo empujaron y el remero de San Lorenzo volvió al agua.

Perdió el ritmo de sus rivales en los primeros kilómetros, pero después recuperó posiciones y terminó duodécimo.

Históricos: Varios experimentados palistas acompañaron el desarrollo del parcial desde la costa.

Algunos cumplen funciones de entrenadores como Mauricio Vergauven y Ariel Basualto, que no pudo competir para defender sus tres triunfos consecutivos en K-1. También estuvo Daniel Martinovic, actual orientador del equipo nacional junior.

Otros que se acercaron a las costas fueron Gustavo Cirillo y Juan Labrín, el más ganador de la prueba.

Orgullo: “Este año tengo un pollo que va a andar muy bien”.

La frase pertenece a Oscar Roza uno de los primeros ganadores en 1965, en referencia a la presencia de Oscar Focarazzo su compañero en aquella oportunidad y que ahora está en competencia con Rubén Preissler.

El veterano palista regional cumplió sin mayores dificultades el parcial de ayer.

Tumbos II: Los viedmenses y debutantes, Gabriel Ramírez y Héctor Longo no la pasaron bien.

Tuvieron que esquivar una lancha que quedó en un pedrero y tumbaron.

Perdieron algunos elementos, como cantimploras, gorras y anteojos, además la correntada los arrastró varios metros, aunque se repusieron y cumplieron el recorrido.

“Ya está, es nuestra primera experiencia” dijo resignado Ramírez, sin que el accidente les reste motivación para cumplir con el objetivo de llegar a Viedma.

Regreso: El español Albert Coromines Bertran es uno de los extranjeros que regreso a la competencia.

“En mi país no hay competencias de este tipo y no se encuentra un río como este” destacó el representante del club Natació Banyoles.

“Este año tengo que participar en K-1 pero tengo expectativas de cumplir una buena tarea” indicó en los momentos previos a la largada.Los protagonistas mantienen cautela

Javier Correa valoró el triunfo inicial, pero se mostró cauto porque sabe que el esfuerzo recién comienza.

Apenas culminado el parcial sostuvo que “llegamos enteros y fue como pensábamos. Hubo una diferencia con el resto por la experiencia y por el conocimiento que tienen del río. (Néstor) Pinta y la gente de Neuquén eso lo manejan realmente muy bien”.

Agregó que “pudimos ir con ellos en buena parte de la etapa, probar variantes y en algunas partes estuvimos adelante, pero siempre viendo que pasaba”.

Señaló que “hasta Allen venimos con otras embarcaciones y después fue una lucha mano a mano con el bote de Pinta y Mozzicaffredo”.

Ayer Abelardo Sztrum estuvo en la proa de la embarcación y Correa en la popa, cuando se esperaban posiciones distintas. “El bote anda muy bien, no importa la formación y seguro que vamos a cambiar en las próximas etapas” sentenció.

Para Néstor Pinta “el balance es bueno, en una llegada junto a ellos (por Correa y Sztrum) esperábamos un final así. Se puede mejorar un poco más en la velocidad final”, indicó el representante de Piedrabuena.

Comentó además que “hubo partes en que nos manejamos más tranquilos, pero en otras levantamos el ritmo y después de Allen se quedaron varios chicos”.

Otro que se mostró felíz fue Adrián Vega, ganador en singles. “Para nosotros fue dura, aunque trabajamos en equipo (con Hugo Ortega y Gastón Pérez) y lo definimos en los últimos metros”, dijo.


Comentarios


Regata del Río Negro: Javier Correa y Abelardo Sztrum ganaron el primer parcial de la travesía