Renovables: por qué invertir en Argentina

A fin de año las energías limpias deberían sumar 4.000 MW. Neuquén, la provincia caracterizada por los hidrocarburos de Vaca Muerta, tiene 1.000 MW en proyectos para aportar.





Por José Brillo (*)

¿Por qué invertir en energías renovables en Argentina? Las razones son varias:
1.- Porque existe un marco legal y político sustentable.
Las leyes 26190 y 27191, sancionadas para llevar a cabo una verdadera reconversión de la matriz energética Argentina, tiende en 8 añosa pasar del 0,7% (demanda energética en fuentes renovables) al 20% en 2025.
Se conformaron estructuras de ejecución de estas políticas en el orden nacional, provincial y también en la faz privada, incorporando personal directivo, profesional y técnico de alta especialización. La estructura técnica y política de la Energía Renovable en la Argentina es de una probada jerarquía.

Adicionalmente se generó un programa de licitaciones que ayudaron a dar el marco jurídico-legal-económico y financiero, que gracias a una estructuración de 4 garantías de repago del contrato de abastecimiento, lograron que estos proyectos -con estructuración de deuda del tipo Project Finance- sean desarrollados con los más altos estándares internacionales.
La mejor muestra de ello es la reducción abrupta en menos de 2 años, de las tarifas que pasaron de unos 150 USD a 43 USD, promedio.

2.- Porque las condiciones para el desarrollo de la actividad son propicias.
Tanto en territorio nacional como en cada provincia se trabajó concienzudamente identificando proyectos y estudiando cada una de las tecnologías incorporadas en programas, y creando condiciones para la iniciativa.
De los proyectos que se llevaron a cabo (aproximadamente 5.000 MW presentados y delineados bajo estrictas normativas de nivel internacional en Renovar y Mater) muy pocos quedaron descalificados técnicamente.
La legislación nacional prevé facilidades que tienen impactos positivos sobre la competitividad de cada proyecto, destinados tanto a bienes de capital para la generación como a obras de infraestructura eléctrica.
Prevén: devolución anticipada del IVA;amortización acelerada del Impuesto a las Ganancias; exenciones de Impuestos sobre la distribución de utilidades; certificados fiscales para promover la utilización de componentes nacionales; la creación del Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (FODER).
Neuquén adhirió a las leyes nacionales, otorgando beneficios impositivos: La desgravación de Impuestos Inmobiliarios; la desgravación de Impuestos de Sellos; y del Impuesto a los Ingresos Brutos.

3.- Porque existen metas y objetivos claros con un marco estricto de obligaciones.
Más allá de la presión -a nivel mundial- que nos alcanza por tener una importante participación de energías renovables en la matriz energética nacional, en Argentina nos hemos propuesto metas tangibles en el corto plazo:
• Al 2018, deberíamos haber cumplimentado el 8% de energías renovables en la matriz energética nacional.
• Al 2019 debemos certificar el 12%.
• Al 2021, debemos llegar al 16%; en el 2023: al 18% y en el 2025: al 20%.
Metas medibles para grandes usuarios y grandes demandas (de más de 300 KW) y existe un marco de sanciones para los que no cumplen con esta legislación.
Existe la obligación impuesta por la ley, que de no cumplirse implica severas penas, por lo que la penetración de las renovables en la matriz eléctrica es imposible de detener, no solo por la tendencia a la baja de los precios, sino por la necesidad de generación eléctrica independiente de un comoditie como son el gas, el carbón o el fuel oil.

4.- Porque es mucho lo que resta realizar (y revisar) para alcanzar las metas propuestas.
Mas, como en todo proceso, hay que generar acciones correctivas. Desde que comenzó la ejecución de esta política en energías renovables, se presentaron en las distintas rondas de RenovAr 125 proyectos por 3.833,2 MW y en las rondas MATer 49 proyectos por 1.164,4 MW. En total son 174 proyectos por 4.997,6 MW.
Para diciembre 2019 deberíamos registrar 4.000 MW -según legislación- certificando el 12% y Cammesa hoy reconoce una capacidad instalada de 888 MW sobre una demanda de 15.000 MW (el 5,9 %).
Tenemos mucho por hacer, por lo pronto:
• Revisar el cumplimiento de las obligaciones de proyectos presentados y adjudicados. Sabemos que tenemos que identificar cuestiones estructurales y establecer ponderaciones, y plazos, que permitan otras propuestas.
• Deben resolverse los nodos del mercado nacional, que no están precisamente en nuestra región y que restringen la interconexión eléctrica. Identifiquemos soluciones, desarrollemos proyectos sobre líneas y estaciones transformadoras.
• Planteemos como inversiones incorporadas al Presupuesto Nacional, las obras y las garantías soberanas que nos permitan avanzar. En el Presupuesto Nacional 2019 Neuquén incorporó entre avales y garantías soberanas destinadas infraestructura eléctrica u$s 550 millones.
• Analicemos el sistema de interconexión chileno para determinar la factibilidad de acceder al mercado trasandino. Con 700 kilómetros de frontera y siete pasos cordilleranos resulta más cerca el mercado chileno para algunos emprendimientos en la zona.
• Seamos inflexibles con Grandes Usuarios y Grandes Demandas, conforme lo dictamina la ley. El mercado de privados (incluso el público: escuelas, hospitales, juzgados) puede fortalecer esta política dando sustento a pequeños aprovechamientos.

5.- Procuremos los proyectos, las inversiones, el financiamiento y las garantías que nos hacen falta.
Neuquén puede aportar lo suyo. Actualmente tenemos en construcción dos parques eólicos: “Los Meandros” con 125 MW y u$s 180 millones, a cargo del grupo chino Envision proveniente del programa RenvAr, y “Vientos Neuquinos” con 100 MW y u$s 140 millones, a cargo de la americana AES Corp. proveniente de MATer.
Estamos licitando además una minicentral hidroeléctrica en Nahueve, en el norte neuquino, de 4,6 MW con una inversión de u$s 25 millones, con un monto proveniente de un crédito de Fondo Arabe y de Irena.
La ADI-NQN, Agencia de Promoción y Desarrollo de Inversiones del Gobierno provincial, cuenta además con siete proyectos ejecutivos de parques eólicos; tres de micro centrales hidroeléctricas, dos geotérmicos y un proyecto fotovoltaico.
El aporte de Neuquén al país en energías renovables, podrá ser de 1.000 MW, algo así como “un Chocón”, con una inversión que supera los u$s 1.500 millones. No es menor en una región caracterizada por los hidrocarburos fósiles y la formación geológica Vaca Muerta, una de las más importantes del mundo en hidrocarburos no convencionales.

(*)El autor es actualmente el presidente de la Agencia de Promocón y Desarrollo de Inversiones de Neuquén, ADI-NQN.


Comentarios


Renovables: por qué invertir en Argentina