Ocho años y se repite la misma pregunta: ¿quiénes lo asesinaron?

Hoy habrá una marcha en Viedma al cumplirse ocho años del asesinato de Atahualpa. Un hecho que sigue impune.



1
#

Julieta Vinaya, la mamá de Atahualpa, sigue luchando para que se haga justicia.(Foto: Marcelo Ochoa )

2
#

“Atahualpa vive en la lucha. Tus sueños son los nuestros”. Bajo esta consigna familiares, amigos e integrantes de distintas organizaciones marcharán hoy al cumplirse ocho años del homicidio de este joven viedmense, hecho que aún está impune.

Educación autorizó a los alumnos del nivel secundario de esta capital a participar de la movilización que partirá a las 10 del CEM 18, en el que Atahualpa cursaba el último año.

Como todos los años partirá desde allí para luego recorrer las calles de la ciudad y finalizar frente a la sede del Superior Tribunal de Justicia, lugar donde se levanta una gigantografía de Atahualpa.

La última foto de Ata.

Familiares y organizaciones han convocado a todos los sectores a acompañar para evitar que hechos de extrema gravedad como éstos vuelvan a suceder. “Si sos de un gremio, de un partido político, de la iglesia evangélica, cristiana, estudiante, mamá, papá, hermano/a, abuela/o, primo o tío te esperamos”, señaló la convocatoria.

“Ata dando sus primeros pasos en el cumple de su hermana. Hermoso!!”, escribió Julieta.

ATA TUS SUEÑOS SON LOS NUESTROS!

Jóvenes que acompañan el pedido de justicia por Ata.

8 años del asesinato de Atahualpa, 8 años de impunidad, de mentiras y tristezas. 8 años en los que hemos intentado con todas nuestras fuerzas no bajar los brazos y creer en una justicia fría, que maneja tiempos eternos y desgastante.

8 años en los que vimos la mirada esperanzadora y soñadora del Ata, en muchos jóvenes a los cuales vimos organizarse, defender sus derechos y denunciar los diferentes abusos de poder que existen en nuestra provincia.

8 años que, además, dejó tantos casos impunes en el camino, tantas injusticias.

8 años conviviendo con una sociedad que camina una historia de indiferencias y olvidos, donde piden memoria y continúan justificando la violencia con una frase tan cruel como “algo habrán hecho”.

Se cubren los ojos y se tapan los oídos sino les resulta cercano, pero no callan su boca para juzgar sin saber nada de lo que esta pasando.

Sabemos quién fue Atahualpa y aún así soportamos comentarios hirientes, discriminadores y falsos.

Sabemos quiénes son nuestros jóvenes, sabemos que se encuentran vulnerables a situaciones generadas por la falta de interés y compromiso de muchos gobernantes, créannos!!. Qué la solución, no esta en discriminarlos, violentarlos y aislarlos; quienes perciben un sueldo para protegerlos, quienes tienen los recursos y el “poder” para hacerlo, buscan “prevenir” dejando siempre abierta la puerta de la desigualdad.

Persiguen al pibe morocho, sin plata y de los barrios más vulnerables y sin embargo le dan beneficios a un juez corrupto, cubren a su policía violenta y nos roban la vida.

Se previenen de los jóvenes pobres. ¿Quién nos previene a nosotros de los grandes poderosos?.

Sabemos que necesitamos como sociedad y no se trata de seguir dividiéndonos. Quizás no seremos mayoría los que soñamos un mundo sin discriminación, pero somos fuertes porque sabemos lo que queremos y lo que repudiamos.

Sabemos que se trata de respetar y amar la vida.


JUSTICIA

El homicidio de Atahualpa Martínez tendrá un nuevo juicio. El Superior Tribunal de Justicia anuló la sentencia dictada el 23 de octubre de 2014 en la que fueron absueltos Melisa Barrientos, Carlos Morales Toledo y Felipe Carrasco, quienes permanecieron detenidos un par de años hasta ese día que fue leído el fallo que los liberó.

El Fiscal de Cámara, Fabricio Brogna, elevó al STJ un recurso de casación contra esa sentencia solicitando la nulidad y la realización de un nuevo juicio. El máximo cuerpo judicial de Río Negro ayer le hizo lugar. Anuló y ordenó el reenvío de la causa a la Cámara en lo Criminal para que con la integración de un nuevo Tribunal se realice un segundo juicio.

Los camaristas Juan Bernardi, Eduardo Roumec y Rolando Gaitán integraron el anterior que firmó la sentencia absolutoria.

La lectura se realizó ayer en la sala de acuerdos del STJ, razón por la cual no pudieron ingresar la totalidad de las personas que se congregaron frente a Tribunales sino familiares directos y un representante por cada agrupación que acompañó.

No obstante, la autorización del ingreso se logró luego que a viva voz y desde el hall de entrada al edificio familiares le reclamaran a la presidenta, Liliana Piccinini.

La familia se manifestó conforme con la resolución del STJ que según lo escuchado “es más de lo que esperábamos después de ocho años de investigación. Es empezar de cero pero una puerta porque vamos a poder ser nuevamente querellantes, condición que habíamos perdido, los imputados que fueron absueltos podrán ser considerados nuevamente como posibles responsables y la campera analizada como debió ser en un principio”.

En la audiencia estuvieron presentes los imputados absueltos Carrasco y Morales Toledo, mientras que llamó la atención de los familiares la ausencia del Fiscal de Cámara Brogna, quien presentó el recurso de casación.

El fallo del STJ dio validez al allanamiento donde fue secuestrada la campera con manchas de sangre de Atahualpa en la casa de uno de los imputados, operativo que había sido anulado en la sentencia absolutoria con “fundamentos desacertados” para el máximo Tribunal.

Para los jueces de este órgano superior quedaron demostradas contradicciones en la sentencia absolutoria, así como “la omisión de todo análisis en lo vinculado con Felipe Carrasco al ponderar el informe de laboratorio; la falta de valoración del vínculo entre el hallazgo de manchas de sangre con el tipo de agresión investigada; la ausencia de análisis de los indicios de mendacidad resultantes de las contradicciones de lo declarado por los imputados con el resto de la prueba mencionada, y la omisión de merituar acabadamente la capacidad de representación del testimonio de M.L.O. (identidad reservada), siendo este relevante”.

Para el STJ la sentencia absolutoria derivó de “una actividad jurisdiccional insatisfactoria que comienza por una equivocada anulación del allanamiento en el domicilio de uno de los imputados y de los actos que de ese registro se derivaron (levantamiento de muestras hemáticas y secuestro de la campera que las contenía, más el peritaje de ADN), para luego realizar de manera insuficiente el examen de los elementos arrimados al proceso -entre ellos, la pericial forense realizada sobre la mancha de sangre y los testimonios capaces de sumar indicios

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


Ocho años y se repite la misma pregunta: ¿quiénes lo asesinaron?