Río Negro Online / Opinión



Sobre el tema que estamos desarrollando olvidamos citar en la nota anterior (“Río Negro” 11/3/03, XII, pág. 11) que los proyectos para tres nuevas provincias patagónicas llamadas Los Lagos, San Martín y Patagonia tendrían como capitales a San Carlos de Bariloche, Esquel y Comodoro Rivadavia, respectivamente. Explicamos entonces que la iniciativa no prosperó en el Congreso Nacional. Hubo casos en que gobernadores territorianos debieron gobernar desde otras jurisdicciones. Y también hubo cambios geográficos de capitales. A continuación una sintética muestra. Río Negro Por ley 954 del 11/10/1878 se creó la gobernación de la Patagonia que llegaba hasta el Cabo de Hornos y cuya capital fue Mercedes de Patagones (hoy Viedma), desprendida así -río Negro de por medio- del Fuerte o establecimiento del Carmen o Carmen de Patagones. La pequeña población al sur del Negro era conocida como barrio y entonces se produjo el primer hecho motivo de la presente nota. El designado primer gobernador del extenso territorio, Cnel. Alvaro Barros (21/10/1878), el 10 de diciembre del mismo año comunicaba al ministro de Guerra su arribo a Carmen de Patagones y desde ese asiento comenzó a ejercer funciones gubernativas, cuya capital se había fijado en terrenos de la margen sur del río de los Sauces. Recién el 2 de febrero de 1879 Alvaro Barros cruzó el río instalándose en la capitalina y territorial gobernación. El 26 de enero de aquel año pudo informar que “con esta fecha quedó definitivamente establecida la Gobernación de la Patagonia en su respectivo territorio”, nombrando al primer juez de Paz, designando a integrantes de la Comisión Municipal y el 2 de febrero siguiente inauguró el asiento de la gobernación en parte del edificio de los salesianos frente a la plaza principal. Por decreto del 4/7/1879 Barros cambió el nombre capitalino de “Mercedes de Patagones” por “Viedma” en homenaje al hispánico fundador. Barros gobernó el territorio rionegrino durante casi dos meses fuera del asiento natural que había impuesto el gobierno nacional. La gravitación del fuerte maragato, la mayor población, el manejo de la “cosa pública”, la economía lugareña y otros factores impedían producir una separación gravitante, efecto que se mantuvo por muchos años. La siguiente mudanza gubernamental fue a la inversa. La desastrosa inundación de 1899 obligó al entonces gobernador territoriano, el jujeño Eugenio Tello, a mudar el asiento de la gobernación en Viedma a Carmen de Patagones. No solamente botes y naves de la Escuadrilla del Río Negro sirvieron para el cruce de elementos y papeles oficiales, sino también del juez letrado Fernando Lamarque, presos y guardias de la cárcel pública, más la mayor parte de los vecinos del caserío sureño. Solamente el colegio salesiano en la bien elegida loma y unas pocas viviendas se salvaron de la furiosa avenida acuática que con la marea cada seis horas complicó la mudanza. Tello firmó la última resolución en Viedma el 15 de julio de 1899 y la inicial en “Patagones·” el 17 del mismo mes (así consignado en forma manuscrita). Pero indudablemente -pese al gran arraigo desde la fundación de maragatos y después viedmenses, casi un mismo pueblo- no cuadraba legalmente que un territorio patagónico fuera gobernado desde la provincia de Buenos Aires, por más que el acontecimiento fuera producto de un imprevisible factor de la naturaleza. Con Viedma inundada y en ruinas Choele Choel fue la elegida. Por decreto del 4 de setiembre de 1899 el PEN dispuso el traslado de la capital al Valle Medio, muy posiblemente por sugerencia de Tello, gran amigo del presidente Roca. El nuevo traslado fue presidido por el secretario Rómulo Sarmiento con 37 presos y custodias y juez letrado. Tello viajó en vapor a Bahía Blanca y desde allí en tren al nuevo destino y el 22 de noviembre de 1899 por resolución declaró “instalada la capital provisoria del Territorio Nacional del Río Negro en este pueblo de Choele Choel”. Luego se hizo presente la elección del lugar para asiento definitivo de la capital. La puja entre Choele Choel, Fuerte General Roca, General Conesa, Puerto San Antonio y Viedma resultó favorable a esta última. Hubo un informe de tres miembros. Vaporcitos y carros intervinieron en la nueva mudanza. La resolución del 2 de diciembre de 1900 alivió el temor viedmense al cambio: “Art. 1º -Declárase nuevamente instalada la Gobernación en el pueblo de Viedma, capital definitiva del Territorio del Río Negro”. Neuquén El mendocino coronel Manuel José Olascoaga, con 49 años, había sido nombrado gobernador del territorio nacional del Neuquén (25/11/1884) y de inmediato hizo notar las necesidades para su mejor gobierno: división política del territorio, telégrafo, caminos, puentes, edificios, personal, etc.; designación de Campana Mahuida como capital y radicar una colonia alemana. Años antes, había explorado el Neuquén y tenía un concepto -incluso escrito- de cómo afrontar su gobierno. El operativo lo inició en Carmen de Patagones, donde su secretario Arias el 26/5/1885 (nota 48) hacía notar que “faltan firmas de algunos empleados” y otra del 8/6/1885 (Nº 51) de Olascoaga, también desde Patagones, dirigida a Lorenzo Vintter, comandante de la 2da. División informándole haber “nombrado juez de Paz y comisario del cuarto departamento de la Gobernación a mi cargo con residencia en Junín de los Andes al señor Aníbal A. Pace”. El libro copiador sigue señalando a Patagones como capital provisoria del Neuquén. El primer gobernador neuquino mostraba espíritu colonizador, de poblamiento, pero los 60 alemanes se cansaron de esperar. El 13/1/1886 la proyectada colonia alemana se disolvió y sus integrantes emprendieron el regreso. Olascoaga tuvo inconvenientes con la necesaria caravana de carros y otros elementos y provisión de fondos, por eso su larga estadía en Patagones. Llegó a tener cuenta corriente en la sucursal del Banco de la Provincia de Buenos Aires. El 20 de marzo de aquel año, por fin, estuvieron “campando a una legua de Patagones”. Olascoaga, buscando un lugar para la capital, llegó a Codihue, casi primer asiento. Más tarde la elección capitalina de Campana Mahuida no resultó. Lo esperaba la designada Campana Mahuida, pero las crecientes del Agrio fueron impedimento y siguieron con igual propósito al paraje Ñorquín -asiento de uniformados-, mas el olfato geográfico del ayudante y amigo de Roca lo desechó para, finalmente, desembarcar en Chos Malal, asiento del Fuerte 4ta. División, elección que respaldó el decreto del PEN fechado el 14/5/1888, donde ejerció las dos primeras gobernaciones. Finalmente la lejanía capitalina de la Confluencia, zona a la que había llegado el Ferro Carril Sud, la gravitante figura del gobernador Carlos Bouquet Roldán y de un grupo de influyentes propietarios de tierras entre los ríos Neuquén y Limay produjeron el traslado de la capital al lugar actual y el 12 de setiembre de 1904 el gobernador Bouquet Roldán, con la presencia del ministro del Interior Joaquín V. González, inauguraban el asiento de la nueva capital. El 30 del mismo mes se designó a Neuquén capital del territorio. Chubut Aunque la colonia galesa en Chubut existía desde 1865, el primer gobernador del territorio Luis Jorge Fontana instaló la gobernación el 30 de mayo de 1885 en Rawson. Por no existir edificio para la sede administrativa funcionó en la chacra del poblador Gregorio Mayo, a orillas del río Chubut. Caso similar al de Viedma, la inundación de 1899 arrasó a Rawson, perdiéndose la mayor parte de la documentación oficial. El 29 de setiembre de aquel año la sede gubernamental se trasladó a Trelew, a un edificio de dos plantas. También se mudaron el Juzgado Letrado y la sucursal del Banco Nación. Hubo propósito para que la capital quedara en el “Pueblo de Luis”, pero el 14 de mayo del año siguiente el presidente de la Nación dispuso volverla a Rawson. En Trelew permaneció la sucursal bancaria nacional. Santa Cruz El presidente Roca y ministro del Interior Bernardo de Irigoyen firmaron un decreto el 18/12/1884 por el cual se designó “como capital del territorio la población actual de Santa Cruz” en el territorio del mismo nombre, ello a sugerencia del primer gobernador Carlos María Moyano, buen conocedor de la región por sus numerosas exploraciones. Pero el segundo gobernador y también consumado explorador patagónico, Ramón Lista, trasladó la capital a Río Gallegos en enero de 1888. “Se ignora si se dictó alguna disposición al respecto, que no ha sido hallada”, dice en un escrito el renombrado periodista e historiador (Lenzi, 1980) y agrega: “El día 4 (1888) aparecen firmados dos decretos en Santa Cruz y uno en Río Gallegos”. Y así Río Gallegos se convirtió en capital del territorio y luego de la provincia de Santa Cruz, la más extensa de la región patagónica.


Comentarios


Río Negro Online / Opinión