Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Rossi dijo que las fuerzas armadas mejoraron su imagen pública durante la crisis

El ministro de Defensa estuvo ayer en Bariloche y valoró el trabajo del Ejército en la ciudad junto al comité de emergencia local.



El ministro de Defensa Agustín Rossi dijo que ate la pandemia se realizó el "mayor despliegue militar desde la guerra de Malvinas". Foto: Alfredo Leiva

El ministro de Defensa Agustín Rossi dijo que ate la pandemia se realizó el "mayor despliegue militar desde la guerra de Malvinas". Foto: Alfredo Leiva

El ministro de Defensa de la Nación Agustín Rossi destacó ayer en Bariloche que las acciones de “apoyo comunitario” desarrolladas por las fuerzas armadas en todo el país con motivo de la pandemia les permitieron cosechar “un enorme consenso”, que les servirá a futuro para “rejerarquizarlas” en su rol.

Dijo que desde el comienzo de la crisis realizaron operativos de “distribución de bolsones de comida, elaboración de comida,montaje de hospitales y carpas sanitarias, armado de centros de aislamiento” y otras tareas que tuvieron “la mejor receptividad”.

Ante una consulta de este diario, valoró puntualmente que la llegada de los grupos del Ejército o de otras fuerzas en plan de asistencia a distintos barrios del conurbano (por ejemplo) “es recibida y despedida con aplausos”.

Dijo que ese trabajo de ayuda en emergencias es una misión “subsidiaria” de las fuerzas armadas, por detrás de la principal que es “la defensa de la soberanía nacional”, pero consideró que esa función en adelante será “rejerquizada” y también servirá para “abordar el debate sobre la política de Defensa y el reequipamiento” militar, que considera una pesada cuenta pendiente.

Rossi aseguró que 60 mil de los 80 mil efectivos que tienen en conjunto el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea fueron asignados a distintas tareas de asistencia por la crisis del coronavirus. Lo definió como “el despliegue militar más importante en la Argentina desde la Guerra de Malvinas”.

Dijo que en materia sanitaria las fuerzas a su cargo administran 17 hospitales fijos en todo el país y dos “reubicables” que fueron montados en Campo de Mayo y en Pompeya. Afirmó que esas unidades cuentan con sus propias camas de terapia intensiva, en un número que aumentó de 90 a 145 desde el inicio de la crisis.

“De todo esto vamos a sacar muchísimas experiencias que nos quedarán hacia el futuro”, afirmó el ministro,

Plan de inversión

Rossi reconoció que una de sus preocupaciones es el atraso que arrastran las fuerzas armadas en materia de equipamiento. Dijo que en diciembre pasado, antes de dejar el Congreso, logró que Diputados apruebe un proyecto suyo que crea un fondo para resolver ese déficit. Espera que pronto sea tratado por el Senado.

Explicó que el plan consiste en asignar a ese fondo de reequipamiento el 0,35% “de los recursos totales de la administración central” y llegar luego en forma progresiva al 0,8%. Señaló a modo de comparación que “el fondo para escuelas técnicas tiene asegurado el 0,2%”.

Dijo que hablaba en concreto de aviones, buques, radares y armamento. Según Rossi, ese reequipamiento de las fuerzas armadas tendría “tres escalones”, de los cuales el primero será recuperar el material hoy existente para ponerlo operativo, el segundo apuntar a los equipos que se puedan producir en el país y recién el tercero proyectar compras en el exterior “con transferencia de tecnología”.

Agustín Rossi con la prensa, en la Escuela Militar de Montaña de Bariloche. Foto: Alfredo Leiva

Admitió que la Argentina “no puede aspirar a tener ejércitos como los de Brasil o Colombia”, a los que ubicó como los más poderosos del continente. Pero subrayó que tampoco debería dejarse estar, sin “una política de Defensa que sea política de Estado”.

A sabiendas de que no hay forma de aumentar el presupuesto castrense sin hipótesis de conflicto, Rossi subrayó que “pensar en un mundo libre de tensiones es una ingenuidad”. Citó como fundamento las acciones como las de Estados Unidos cuando mató con un drone a un alto militar iraní, la importancia de “protegher los recursos naturales” y la irrupción del Covid “que ha puesto el mundo patas arriba en algún sentido”.


80.000 efectivos, "no es un mal número"


Aunque abogó por mejorar el equipamiento de las fuerzas armadas, Rossi no considera necesario ampliar el número de uniformados. Dijo que son 80 mil, entre las tres armas y opinó que “no es un mal número”. Señaló que de ese total alrededor de 25 mil son soldados voluntarios, que se incorporan luego de intensos procesos de selección y “hay una gran cantidad de aspirantes que quedan afuera”.

Se manifestó en contra de volver al servicio militar obligatorio, que fue derogado en los años 90. El ministro reconoció que “cada dos por tres a alguien se le ocurre” reflotar esa idea, pero a su juicio “es un debate que atrasa 30 años”. Dijo que hay detrás un error conceptual porque “no lo proponen para mejorar las políticas de Defensa sino como un mecanismo para sustituir funciones que corresponden a otras áreas del Estado”.

Rossi dijo que hoy en materia operativa no tienen problemas de presupuesto, y que en la emergencia en curso recibieron las partidas necesarias del Tesoro, reforzadas con “donaciones” entre las que enumeró aportes del gobierno chino, de la embajada de Estados Unidos y hasta de “una empresa minera”. En la conferencia de prensa no dio otra precisión, pero en una entrevista posterior dijo que se referia a “la Barrick”.


Comentarios


Rossi dijo que las fuerzas armadas mejoraron su imagen pública durante la crisis