Rotundo no al congelamiento de coparticipación

Icare cree que eso agravará la situación de los municipios, al tiempo que Miocevic llevará el tema al foro de intendentes





No cayó bien entre los intendentes rionegrinos la decisión del gobierno provincial de congelar la coparticipación a los municipios, quienes por el contrario, reclamaron el envío de mayores ingresos.

Ayer sólo se conocieron los pronunciamientos del intendente de Bariloche, Alberto Icare y de su par de Regina, Daniel Miocevic, mientras que otros jefes comunales prefirieron mantenerse en silencio. Sin embargo, se supo que el malestar es generalizado, tanto entre los intendentes radicales como entre los de otros partidos.

Icare se mostró preocupado por la intención del gobierno provincial de no coparticipar el Fondo Federal de Desequilibrios y consideró que esa decisión no hará más que "agravar" la situación de los municipios.

"La provincia ya está incumpliendo con el giro de las partidas quincenales", advirtió Icare para graficar los repetidos contratiempos que sufre su gobierno por los incumplimientos de la provincia.

Aunque en las últimas dos semanas envió dos remesas importantes, el gobierno rionegrino le debía hasta ayer a Bariloche no menos de 800 mil pesos de coparticipación.

Según el intendente local, la discusión por el reparto de recursos tributarios con Viedma "no es ni debe ser una puja política ni una cuestión administrativa, porque esto impacta directamente en la gente".

Señaló que cada atraso en el que incurre el gobierno de Verani "significa empleados que no cobran, basura que no se puede levantar u obra pública poster-gada".

Consideró "atendibles" los problemas presupuestarios que pueda tener la provincia, pero observó que "pretender solucionarlos restando recursos al municipio es algo que no tiene futuro".

En opinión de Icare, con las restricciones al flujo de fondos coparticipables "la autonomía municipal termina siendo virtual" y los gobiernos locales terminan siendo "rehénes económicos" de la provincia.

Por su parte, el reginense Daniel Miocevic, consideró que la provincia debe coparticipar todos sus ingresos, tal cual lo establecen las leyes vigentes.

En el mismo sentido adelantó que planteará el análisis del tema en el foro de intendentes que se reunirá en los próximos días para tratar una serie de puntos, y entre los cuales no estaba prevista esta nueva situación.

En el caso de Regina, el incremento de la coparticipación representaría un ingreso mensual de aproximadamente 15 mil pesos, y unos 160 mil pesos anuales.

Miocevic remarcó que "la provincia puede plantear congelarlos, pero hay una ley que dice deben coparticipar, y mientras no se modifique esa ley tiene que cumplirla en los mismos términos".

Insistió que "a Economía le convenga congelarla será una cuestión que deberá discutirse, pero en principio me parece que no es aplicable la posición de la provincia".

El jefe comunal reginense indicó que el tema será planteado en la próxima reunión del Foro de Intendentes, para fijar una posición y elevar la postura al gobierno provincial con el objetivo de que se respete la actual ley de distribución de los fondos coparticipables.

"Como primera medida hay que certificar que este concepto de congelamiento es el que va a aplicar la provincia, pero si va a ocurrir eso se debe hacer un planteo formal. El municipio de Regina no recibió nada al respecto", finalizó. (AB y AVR)

Baja de aranceles tendrá poco impacto en la región

Sólo dos productos regionales están contemplados en el listado que firmó este fin de semana el presidente norteamericano George W. Bush donde se evalúa la baja de aranceles.

Ellos son: los desecados de manzana y el mosto/jugo de uvas.

Sobre los primeros, cabe mencionar que en la actualidad el gobierno de Estados Unidos está aplicando un arancel fijo de 1,1 centavos por kilo de producto que ingresa a este mercado.

Durante la presente temporada sólo una empresa regional exportó desecado de manzana hacia ese destino, colocando unos 700.000 kilos de producto. "El beneficio que se pueda lograr con esta baja de aranceles es insignificante para la industria regional. Teniendo en cuenta lo que se exporta anualmente, están en juego no más de 8.000 dólares por temporada", confió un operador del sector al ser consultado por este diario.

Respecto del mosto y el jugo de uva que se destina al mercado norteamericano, el arancel se ubica hoy en torno de los 67 centavos de dólar por galón. La eliminación del mismo generaría más problemas que beneficios para la región. El mosto de uva se utiliza en la actualidad en el mercado norteamericano para la oferta de "jugos mezclas" por lo que compite en forma directa con el concentrado de pera que tiene este mismo destino.

Si bien la firma del presidente Bush por ahora solo habilita a que se abra el debate para bajar los aranceles sobre este tipo de productos, las posibilidades de disminuir los precios en destino sobre el jugo y mosto de uva, pone un manto de dudas sobre el futuro del concentrado de pera en este mercado.

Cabe destacar, en este sentido, que todos los años la industria de concentrados del valle absorbe cerca de 180.000 toneladas de pera fresca y en su totalidad esta oferta se destina al mercado norteamericano.


Comentarios


Rotundo no al congelamiento de coparticipación