Rousseff criticó la “burocracia” a la que se enfrentan exportadores brasileños

Las declaraciones de la presidenta de Brasil abren una semana en la que se esperan definiciones sobre el conflicto comercial relacionado con las licencias no automáticas para la importación de automotores y autopartes. Si bien esa medida es general y comprende a todos los países, la Argentina es el principal perjudicado ya que casi la mitad de su producción automotriz se exporta a Brasil.



Conflicto comercial Brasil-Argentina

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, añadió hoy un elemento de presión en el conflicto comercial con la Argentina, al criticar la “burocracia” que las empresas de su país “enfrentan en otros países” y a su juicio representan una traba a las exportaciones.

En tanto, su ministro de Desarrollo, Fernando Pimentel, reiteró que las licencias no automáticas aplicadas en el mercado automotor no implican una “guerra” comercial con la Argentina.

Las declaraciones de Rousseff y Pimentel abren una semana en la que se esperan definiciones acerca de una posible reunión entre el funcionario brasileño y su par de Industria de la Argentina, Débora Giorgi, para que se resuelva el conflicto comercial derivado de la aplicación por parte del país vecino de licencias no automáticas para la importación de automotores y autopartes.

Si bien esa medida es general y comprende a todos los países, la Argentina es el principal perjudicado ya que casi la mitad de su producción automotriz se exporta a Brasil.

En declaraciones que reproducen agencias internacionales y portales brasileños, Rousseff aseguró que una de las prioridades de su gobierno es incrementar las exportaciones y que va a “buscar medios para reducir la burocracia que las empresas enfrentan en otros países”.

La presidenta dijo que además serán creados “instrumentos para tornar a Brasil más competitivo a nivel mundial” y que su gobierno pretende “facilitar la vida de quien produce y genera riqueza”.

La Argentina aplicó en febrero licencias no automáticas a la importación de unas seiscientas posiciones arancelarias, lo que dio lugar a reclamos de diferentes países, entre ellos Brasil.

Por su lado, Pimentel reafirmó que las barreras a la importación de vehículos adoptadas por Brasil la semana pasada “no representan una ruptura con la Argentina, o una guerra comercial”.

Pimentel reconoció, en tanto, que las medidas brasileñas “pueden causar problemas de flujo comercial” con la Argentina en un primer momento”.

Por el momento, ni la jefa de Estado del país vecino, ni su funcionario dieron respuesta a la oferta de Giorgi para acordar una reunión en Foz do Iguaçú, para discutir sobre el conflicto.

Brasil pretende que Argentina levante las licencias no automáticas que aplica a las importaciones de sus productos y para ello la semana pasada comenzó a frenar sus compras de autos producidos de este lado de la frontera.

La semana pasada en un intercambio epistolar, Pimentel invitó a Giorgi a negociar en Brasilia, y la argentina le dijo que primero tendrían que levantar las barreras y ofreció la localidad fronteriza para el encuentro.

A todo esto las terminales argentinas ven peligrar inversiones de varios miles de millones de dólares ya realizadas como otras que potencialmente podrían decidirse en los próximos años.

Aníbal Borderes, presidente de Toyota y actual titular de la Asociación de Fábrica de Automotores (ADEFA), alertó sobre “los eventuales efectos que, sobre la producción y el empleo, puede generar la aplicación de estas disposiciones”.

“A mediano plazo también ponen en riesgo los avances que se han registrado en la industria automotriz de ambos países, por un eventual deterioro de las condiciones e imagen que se deben preservar para que la región continúe siendo un polo de atracción de las inversiones que regularmente se deciden en las casas matrices”, aseguró.

Por otro lado, las autopartistas difundieron un informe donde señalan que la balanza comercial del sector es deficitaria en 6.309 millones de dólares y que el 42 por ciento de ese saldo en rojo se genera con Brasil.

DyN.-


Comentarios


Rousseff criticó la “burocracia” a la que se enfrentan exportadores brasileños