Saber trabajar con ética laboral

La convivencia en el ámbito laboral es fundamental para el crecimiento personal y empresarial. Una buena ética en el trabajo no solo permite al empleado disfrutar de sus horas de servicio, sino garantizar la armonía y el éxito en una organización.



Una buena ética laboral es la clave para el éxito en el trabajo (y en la vida). Mucho se ha dicho de la actitud “tengo derecho a…” de los millennials hacia el trabajo, mientras que los empleados adultos a menudo son considerados anticuados porque según ellos, no es en realidad un trabajo a menos que estés sufriendo a la vista del mundo. Lo ideal está probablemente a la mitad, es muy difícil tener una buena ética laboral si se odia el trabajo, pero tampoco hay que esperar que todo venga en bandeja, recomiendan especialistas laborales y de Recursos Humanos.

“En vez de quejarse sobre los nuevos integrantes del trabajo, los empleados antiguos pueden hacer la gran diferencia al enseñar y darles unos tips en cómo mejorar la ética laboral”, agregan los especialistas en una nota aparecida en El País, de España.

Al respecto, la investigadora de la University of Illinois Department of Human And Community Development, Jill Bowers, aconseja: “Los adultos que se quejan de la nueva generación de “flojos” deberían construir relaciones con los estudiantes y universitarios jóvenes, y activamente ser modelo de una buena ética laboral para ellos”.

Incluso para aquellos que se consideran ser los empleados más dedicados en la oficina, aún tienes algo para crecer. De acuerdo con un estudio reciente por la plataforma de investigación de mercado, Qualtrics, “cerca del 11% de los estadounidenses sobrestiman lo productivos que son en relación con sus compatriotas, de acuerdo con una encuesta de más de 6,000 encuestados en 14 regiones”.

Así que todos deben pensar periódicamente sobre de qué consta una buena ética laboral.

Hay cosas que se puede hacer para mejorar la ética laboral y el bienestar en general. Primero, no hay excusas, recomiendan los expertos en esta temática.

La puntualidad y plazos no cumplidos son probablemente dos de los más grandes generadores de excusas en el trabajo. Incluso si se devuelve el tiempo al final del día, llegar tarde de forma regular da una mala impresión a los jefes y colegas. En caso de llegar tarde, no dar excusas; solo hay que disculparse y prometerse que no volverá a pasar.

Dos elementos importantes de una buena ética laboral son la perseverancia e iniciativa. Cuando s se está atorada en un proyecto no hay que rendirse o quejarse. Es conveniente tomar un descanso, pedir opiniones y luego seguir en él hasta encontrar una solución. No hay que esperar a que se asignen nuevas tareas cuando haya tiempo extra: hay que unirse y ofrecer tomar más responsabilidades.

Finalmente, hay que ser muy profesional y lucir profesional. No hay que insultar jamás a diestra y siniestra; no hay que quejarse; no se deben hacer chismes y no hablar con todo aquel que pasa.

Las 7 claves de la ética laboral

Consejos para mantener la ética laboral:

1. Profesionalismo: Esto incluye cada aspecto de la vida laboral, desde la manera en que uno se vistes a cómo se presenta a los demás en una reunión o evento. El profesionalismo es sin dudas un concepto amplio y engloba varios aspectos que hay que tener en cuenta, por lo tanto, no descuidar la imagen.

2. Respeto: Para mantener la ética laboral es necesario que en todo momento ser respetuoso con otras personas. Esto aplica serlo con los demás empleados, proveedores, inversores, socios y demás miembros de la organización laboral. No importa si se está bajo una gran presión o si todo parece que se ha vuelto en contra.

3. Fiabilidad: Es muy importante cumplir siempre con lo prometido. Si se pacta una cita para cierta hora, llegar a horario.

4. Dedicación: Una de las claves para aplicar la ética laboral es entregar todos los trabajos de la mejor manera posible. Esto quiere decir que no hay que conformarte con lo básico; hay que buscar la excelencia. Si algo es lo suficientemente bueno hay que conseguir que sea maravilloso.

5. Determinación: Todo el tiempo aparecen obstáculos en la vida cotidiana, ya sea personal o profesional, pero nunca hay que permitir detenerse. Hay que fijar una meta y no descansar hasta lograrla.

6. Responsabilidad: Esto no significa llegar a horario a la oficina, sino también hacerse cargo cuando las cosas no salen bien. Asumir los errores también es ser responsable. Hay que admitir que uno se equivocó pero no hay que quedarse “llorando sobre la leche derramada”, como dice el refrán popular. Los errores tienen que servir como aprendizaje.

7. Humildad: Como complemento al consejo anterior sería bueno que se trabaje para ser humilde. Reconocer a los demás cuando se lo merecen, dar crédito por sus logros, mostrarse agradecido cuando trabajan arduamente.

Es necesario también que se mantenga abierto a aprender de los otros (aunque seas el ejemplo a seguir de varios). Y siempre hay que conservar el sentido del humor y reirse de uno mismo cuando la ocasión así lo permita.

El trabajo jamás puede ser una pesadilla; para que ello ocurra también hay que trabajar.

Datos

Siempre la excelencia

Datos

de los estadounidenses subestiman lo productivos que son en relación con sus compatriotas.
11 %
empresas fueron consultadas en Latinoamérica para saber si se trabajaba con ética laboral.
6.000
Una de las claves para aplicar la ética laboral en una empresa es entregar todos los trabajos de la mejor manera posible. Esto quiere decir que no se debe conformar con lo básico sino buscar la excelencia.

Comentarios


Saber trabajar con ética laboral