Se atenúa la caída económica en la Argentina

Varios economistas consultados coinciden en que los números del segundo trimestre fueron lo peor y que debiera empezar una paulatina mejora en la construcción, el consumo y los precios.





Diversos analistas económicos estimaron que las cifras negativas de determinadas variables económicas de mayo, conocidas en las últimas horas, muestran que el ritmo de caída de la actividad comenzó a atenuarse y se avizora que podría haber una mayor estabilidad a partir de julio.

Dentro de esa apreciación, el economista y consultor, Camilo Tiscornia, resaltó que “era previsible que los datos macroeconómicos de la primera parte del año iban a ser malos, especialmente del segundo trimestre”.

“Por eso estimamos que a partir ahora de julio las cifras negativas se van a ir atenuando y en agosto o a más tardar en septiembre van a ir mejorando en forma paulatina”, expresó Tiscornia.

El consultor resaltó que “era previsible que la primera parte del año iba a ser difícil para la actividad económica, por los efectos de la devaluación, el ajuste de las tarifas y el reordenamiento que había que hacer en la macroeconomía, pero creemos que el momento más complicado está comenzando a quedar atrás”.

Está claro que las últimas cifras fueron pesimistas. En primer término, hace 48 horas se conocieron los números de la actividad de la construcción, la cual mostró una caída del 12,9% en forma interanual, una fuerte retracción que tiene que ver con la paralización de la obra pública y la falta de reinicio de la iniciativa privada, lo que dejó un alto impacto en el empleo.

Sin embargo, la caída de la construcción había sido del 24,1%, con lo cual, en mayo se observó que el retroceso fue la mitad. El Indec también difundió los datos de la industria, la cual registró en mayo una caída interanual del 4,3 %, pero en abril el derrumbe había sido del 7,3%.

De allí es que con los datos de mayo de caída, pero con un ritmo considerablemente menor al de junio, los analistas prevén un panorama mejor para el tercer trimestre y un crecimiento a partir del cuatro trimestre.

“El segundo trimestre tuvo todo el impacto del reacomodamiento de los precios relativos y eso tuvo un efecto muy fuerte en el consumo y en el nivel de la actividad, pero no había otra opción que resolver este tema. Hecho esto que fue doloroso sin dudas, se está viendo que ya en junio los niveles de consumo y de actividad tuvieron bajas mucho menores a los meses de abril y mayo y que a partir de julio comenzarán a estabilizarse”, puntualizó el consultor y economista Raúl Ochoa.

Para Ochoa a partir de agosto se va a empezar a observar una mejora mensual en el ritmo de la construcción, por el reinicio de la obra pública.

“Pero lo más importante es que el accionar de los créditos hipotecarios que se han lanzado más el blanqueo harán que en el último trimestre se observe una mejora más firme de la construcción. Además, la caída de la economía de Brasil ya tocó un piso, con lo cual en forma paulatina va a empezar a recuperar y eso va a generar, de a poco, un panorama más positivo para diversos sectores industriales de nuestro país”, concluyó el economista.

Los expertos apuestan a que los nuevos créditos hipotecarios, un mayor consumo y un Brasil más estable ayudarán al repunte.

Inflación en baja

Datos

Los expertos apuestan a que los nuevos créditos hipotecarios, un mayor consumo y un Brasil más estable ayudarán al repunte.
2,2%
fue la estimación del IPC de junio que hizo la consultora Elypsis, un recorte de casi la mitad respecto de mayo.

Comentarios


Seguí Leyendo

Se atenúa la caída económica en la Argentina