Se borró, sufrió la ley del ex y quedó complicado

Boca jugó un ST para el olvido y Atlas le ganó 3-1. Marioni hizo dos y obligó al "Xeneize" a usar la calculadora.



#

En la edición 2007 vivió una experiencia similar y zafó, pero si repite el segundo tiempo de anoche, será difícil que Boca se meta en los octavos de final de la Copa Libertadores. Se olvidó de jugar y Atlas lo aprovechó a la perfección. Le ganó 3-1 y complicó la clasificación del campeón.

El año pasado, Bruno Marioni fue clave cuando aportó dos goles para el 7-0 sobre Bolívar. Anoche volvió a facturar por dos, pero con la camiseta contraria. Y el equipo de Carlos Ischia dependerá de otros resultados para pasar.Boca jugó un buen primer tiempo porque funcionó el juego colectivo entre Gracián, Dátolo y Palacio. A ellos se les sumaron Vargas y Battaglia, quienes fueron patrones de la zona media.

El equipo argentino recuperó continuamente la pelota y sus ataques fueron reiterados, aunque falló en la definición y no fue sólido en su última línea.

Por su parte, Atlas fue un equipo tímido que mostró dificultades defensivas. Pero, en su segundo avance abrió el marcador. A los 21, Centurión recibió un córner corto en la izquierda y remató al arco. La pelota le cayó a Flores, quien le cambió la trayectoria y le dio más violencia al balón. La pelota tocó en el paraguayo Cáceres se metió.

Boca no se achicó y fue al frente. Morel Rodríguez envió un buscapié al área y Battaglia llegó en el segundo palo para definir al fondo de la red.

El xeneize mantuvo su tónica de ser protagonista e increíblemente, a los 45, Martín Palermo desaprovechó una inmejorable chance para pasar al frente.

En el segundo, Boca bajó su rendimiento y pagó por el desgaste que hizo en la primera parte. A los 8, Jonatan Maidana falló en un cruce ante Marioni y le dejó servida la pelota al delantero para que definiera. El ex Independiente fusiló a Mauricio Caranta y puso el 2-1.

Tras esa desventaja Boca sintió el golpe y casi no llegó. Atlas lo definió a los 30, con un remate cruzado de Marioni, ante la lenta marca de Cáceres.

Los mexicanos ganaron bien porque fueron efectivos y sacaron a relucir los inconvenientes físicos y futbolísticos de Boca, que se complicó y deberá seguir de cerca los otros partidos para conocer su futuro.


Comentarios


Se borró, sufrió la ley del ex y quedó complicado