Se disparó el precio de la carne en la región y este viernes vuelve a aumentar

Conseguir asado a menos de 600 pesos el kilo es casi imposible en Río Negro y Neuquén. Desde el sector aseguran que en la escalada se combinan varios factores.





En las carnicerías de Roca informaron que en el último mes hubo subas de hasta 60 pesos.

En las carnicerías de Roca informaron que en el último mes hubo subas de hasta 60 pesos.

El aumento en los precios de la carne no se detiene en la región y para este viernes se espera otra suba de entre 15 y 20 pesos para los cortes tradicionales.

El kilo de asado que rondaba los 400 pesos antes de la cuarentena ahora es muy difícil de encontrar por debajo de los 600 pesos.

Los referentes de la actividad señalan varios motivos para explicar este presente: la escasez de animales que se registra en esta época del año, los costos en alza para alimentar a los terneros y la competencia con los compradores de Chubut y Santa Cruz, que pagan un precio mayor y llevan hacia arriba los valores en los frigoríficos locales.

RÍO NEGRO también habló con comerciantes del rubro sobre la situación, que complica más el bolsillo de los vecinos en medio de la cuarentena por la pandemia de covid-19.

“El kilo de asado lo tenía a $ 550 y ahora está a $ 600. Hace dos semanas subió y se notó bastante el salto”, expresó Armín Bustos, que tiene su carnicería en la calle Palacios, en el barrio Tiro Federal de Roca.

Bustos dijo que este mes tuvo que subir hasta 60 pesos los precios de los cortes.

Sergio tiene su carnicería en el barrio Industrial y el asado lo vende 580 pesos.

El carnicero informó que el kilo de media res lo compraba hace tres meses a 280 pesos y ahora debe pagar 315 pesos.

Y anticipó: “El viernes me dicen que sube 20 pesos seguro”.

“Casi todas las semanas hay sorpresas con la carne de vaca”, contó también Lautaro, dueño de la carnicería El Popu que lleva más de 30 años en el rubro en el barrio Tiro Federal de Roca.

Los motivos

El titular de la Federación de Sociedad Rurales de Río Negro, Baldomero Bassi señaló que el ternero hace un mes atrás valía 100 pesos por kilo en pie, hoy está en 150 pesos.

“El aumento es por la estacionalidad. En esta época hay poco ternero, también muchos productores prefieren engordar a los animales para ganar unos kilos y no hay tanta oferta”, manifestó.

Explicó que este incremento se traslada al engordador, que es otro eslabón de la cadena. Luego el engordador vende los animales al matarife. “Antes se la vendía a 250 pesos el kilo y ahora se lo vende a 290”, dijo.

Finalmente, el matarife le suma los gastos de faena, el traslado y ganancia y llega al carnicero en 320 pesos el kilo de media res. “Después el carnicero lo vende al precio que considera”, explicó.

Agregó que hubo un par de remates donde el ternero llegó a pagarse a 180 pesos. “Eso marcó la tendencia en los valores”, dijo.

Alicia García, presidenta de Sociedad Rural del Alto Valle, apuntó más a los factores climáticos, como las últimas nevadas en la Línea Sur y al aumento de los costos de crianza del ternero, tanto en el forraje como el alimento balanceado.

“Venimos de una sequía estrepitosa a una nevada que no ocurría hace 20 años. En la Línea Sur hubo una mortandad tremenda por el frío y la falta de pastura, ha disminuido la cantidad de carne a ofrecer”, expuso.

Desde las Sociedades Rurales contó que están enviando a pequeños crianceros alimento para salvar a la gente y a los animales.

Finalmente, Rodrigo Jagüel, dueño de un frigorífico y de carnicerías de Roca manifestó que además de la escasez por el frío los compradores de la provincia deben competir con los que vienen de Chubut y Santa Cruz.

“Allá no miran el precio porque es zona petrolera y como tienen escasez de animales vienen a comprar a Valle Medio pero pagan valores por arriba de que se trabaja en la zona, eso levanto el precio nuestro”, dijo.

En los supermercados

$ 550
es el precio promedio del vacío, pero también hay opciones de 420 pesos, aunque con un poco más de grasa.
$ 500
es el precio de la tapa de nalga y la marucha más económica para la parrilla está en 400 pesos.

Otros cortes

$ 500
cuesta el kiloo de cuadril y cuadrada. La bola de lomo está en 470 pesos.
$ 370
es el precio del kilo de cerdo, en un corte como la bondiola.

"Imposible no trasladar", dicen desde Viedma

Los aumentos del último mes y medio son producto de varios factores explicaron a RÍO NEGRO fuentes ligadas al negocio de comercialización de carne.

Estacionalidad, lluvias, poca hacienda en la Patagonia y exceso de demanda en general con gran participación de operadores de Chubut, Santa Cruz que se quedaron literalmente sin hacienda y vinieron a comprar a los campos de Viedma y Patagones, fueron razones mencionadas.

Este fenómeno –de acuerdo a estas apreciaciones- presionaron mucho sobre los precios, y la hacienda en pie en la Patagonia “subió un 25% y sigue en alza”, y ese “25% podría ser una tasa anual, no una suba en tan poco tiempo”.

Se indicó que “esto lógicamente es trasladado por la industria y luego por los carniceros a los precios al público, pero todavía no pudo ser trasladada en su totalidad dada la situación general, o sea operadores frigoríficos y cadenas de supermercados han perdido rentabilidad”, y “en concreto, se trasladó sólo una parte”.

Las fuentes consideraron que “es cierto que el asado está mucho más caro que en el norte, pero la realidad es que los precios de la hacienda regional hoy están no menos de un 30% arriba del norte del río Colorado” y resulta “imposible no trasladar los precios en la cadena agroindustrial cuando la suba de la materia prima (hacienda en pie) es tan grande”.

Esta es la explicación real que brindan los expertos en la materia que sostienen a su vez, que “sería muy injusto poner a los frigoríficos o supermercados o carniceros como culpables del aumento de la carne, y la verdad es que la hacienda subió a niveles exorbitantes y no hay oferta con volumen todavía por lo que por lo menos para agosto el panorama es muy incierto”.

Se advirtió que novillos de exportación prácticamente no existen por lo que no algunos operadores tampoco pueden armar faenas interesantes para vender a otros países, con lo cual   los niveles de faena bajaron, y en consecuencia “la situación es muy compleja y preocupante”.

De acuerdo a algunos trascendidos, la hacienda incide en un 55% sobre el precio de la carne.


Comentarios


Se disparó el precio de la carne en la región y este viernes vuelve a aumentar