Sigue la incertidumbre en torno a un dramático caso de violencia de género en Bariloche

Los informes de los especialistas son contradictorios en torno a la salud mental del sospechoso de haber tenido cautiva a una mujer durante 2 días en su casa, donde abusó presuntamente de la víctima.





El juez de garantías Juan Pablo Laurence no resolvió aún si someterá a proceso penal a un hombre sospechado de haber abusado de una mujer a la que supuestamente mantuvo cautiva en su domicilio en Bariloche o si lo exculpará porque es inimputable.

Fuentes judiciales informaron que en la audiencia que se desarrolló el miércoles no hubo definiciones en torno a la salud mental del sospechoso, porque las ampliaciones de los informes requeridos a dos especialistas otra vez fueron contradictorios.

Dijeron que el psiquiatra del departamento de Salud Mental del hospital Ramón Carrillo reiteró en su informe lo que había explicado hace 15 días, cuando advirtió que el paciente podía seguir su vida en forma normal, con medicación.

Mientras que la psiquiatra forense del Poder Judicial Verónica Martínez insistió -en la ampliación de su informe- que se trata de una persona de alto riesgo hacia él y para terceros.

Por eso, como los informes no despejaron la controversia, el fiscal Martín Govetto pidió al juez prorrogar hasta el jueves la internación del hombre sospechado de haber cometido los abusos sexuales contra la víctima y de haberla privado de su libertad en el área de Salud Mental del hospital, con custodia policial.

Además, solicitó que en la próxima audiencia comparezca el director del hospital, Leonardo Gil, con un comité interdisciplinario integrado por un psicólogo, un psiquiatra, un médico clínico y un neurólogo -tal como lo prevé la ley de salud mental- para qué se evalúe el caso y se tome una definición. El defensor oficial Marcos Miguel, que asiste al sospechoso, no se opuso al pedido del fiscal.

El pedido del juez de garantías no cayó muy bien en la conducción del hospital que planteó sus objeciones en una nota que envió el viernes a las partes que intervienen en el caso, revelaron las fuentes.

Desde la dirección expresaron su desacuerdo con la prórroga de la internación del paciente porque el equipo interdisciplinario del hospital no recomendó esa medida. A todo esto, el hombre lleva por lo menos 15 días internado con custodia policial.

El caso

El hombre está sospechado de haber privado supuestamente de su libertad a una mujer desde el 17 hasta el 19 de noviembre pasado. De acuerdo a la información que aportaron fuentes que conocen el caso, el hombre conoció la madrugada del 17 de noviembre a la víctima, de 48 años, y la invitó a su domicilio, ubicado en el barrio Vivero.

En la vivienda tomaron supuestamente bebidas alcohólicas y a la mañana siguiente la mujer intentó irse y el sospechoso la retuvo contra su voluntad. Una vecina avisó a la Policía que había escuchado gritos de una mujer y golpes procedentes de una vivienda.

Por eso, policías se presentaron después del mediodía del 19 de noviembre último, en el domicilio señalado en la denuncia y escucharon a una mujer que pedía auxilio.

Los policías trataron de entrar a la casa, pero la puerta estaba cerrada con llave. En ese momento, un hombre abrió y la mujer salió corriendo de la vivienda hacia el exterior. La víctima denunció que el dueño de la casa la había tenido encerrada durante dos días, que había sufrido golpes y abusos sexuales.

Ante el dramático relato, los policías arrestaron al hombre y trasladaron a la mujer en una ambulancia hasta el hospital Ramón Carrillo de Bariloche, donde activaron el protocolo médico para los casos de abusos e internaron a la víctima.

Al día siguiente, se hizo la audiencia de control de detención del sospechoso, que compareció asistido por la defensora oficial Blanca Alderete.

El fiscal del caso César Lanfranchi pretendía imputar al hombre por varios delitos. Sin embargo, la defensora oficial pidió al juez que el sospechoso sea sometido a pericias para establecer si comprendía la criminalidad de los hechos que se le pretendía atribuir antes de que avanzaran con la audiencia de formulación de cargos. El fiscal no se opuso.

Por eso, el juez autorizó las pericias para determinar su estado de salud mental. Y dispuso que el hombre sea internado en el área de Salud Mental del hospital local, con custodia policial. La víctima estaba en recuperación, afirmaron las fuentes la semana pasada.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Sigue la incertidumbre en torno a un dramático caso de violencia de género en Bariloche