Sobisch acordó una propuesta con la oposición y Zapala la rechazó

Destinan, a través del Iadep, 16 millones para la zona centro y otras tres regiones.



NEUQUEN y ZAPALA (AN/AZ).- Anoche el gobernador Jorge Sobisch lanzó una propuesta consensuada con la oposición para desactivar la crisis de Zapala, con la asignación de hasta cuatro millones de dólares para este año a esa zona: distribuirá los fondos anuales del Iadep -16 millones de dólares- por partes iguales en las zonas centro, sur, norte y Confluencia mediante un sistema de adjudicación que será gerenciado por los intendentes, el directorio del instituto y el apoyo técnico de la provincia. En los piquetes de Zapala la noticia cayó como un baldazo y generó una reacción instantánea de rechazo a compartir el resultado de la protesta con las otras regiones que “no nos apoyaron y anticiparon que no iban a invertir un peso más en esta ciudad” . Además, al cierre de esta edición discutían la organización de una movilización sobre la capital.

Mientras tanto, el vicejefe de gabinete, Marcelo Fernández Dotzel, el ministro de Desarrollo Social, Jorge Lara y el presidente del Banco Provincia, Luis Manganaro constituirán la avanzada del Ejecutivo para recibir los proyectos y acelerar el reparto del dinero disponible.

La “troika” designada por Sobisch estará “a disposición de la gente de Zapala”, dijo el gobernador, y ofrecerá como salvataje inmediato una línea de créditos de entre 1.000 y 5.000 dólares desde el BPN a tasa subsidiada -de la línea que financia el Iadep-.

La discusión de la oferta -que supone modificar la ley de constitución del Iadep- puede hacerse en la capital o en Zapala, según decidan las autoridades y la gente, indicó el mandatario. La oferta, anunciada por Sobisch en su despacho, consiste en zonificar la provincia en cuatro y adjudicar fondos de hasta cuatro millones de dólares anuales a cada uno de acuerdo con los ingresos actuales del organismo de desarrollo. El proyecto -que el MPN presentó ayer en la Cámara- fue aceptado por los tres jefes de bloque y tres diputados por Zapala que se reunieron previamente con Sobisch en su domicilio particular. La reunión comenzó una hora antes del partido Argentina-Brasil cuando arribaron Federico Brollo, Julio Falleti y Julio Vázquez -MPN-; Raúl Radonich y Eduardo Fuentes (Alianza) y Gabriel Romero e Iris Laurín (PJ).

Aunque Sobisch anunció las dos alternativas -recibir a los zapalinos o enviar a la comisión-, a poco de enterarse de la propuesta, los piquetes ratificaron que continuarán en las rutas. El mandatario dijo que la oferta es superior al reclamo, ya que “se les otorgan -si se aprueba la modificación del Iadep- cuatro millones de dólares por año indefinidamente”, sobre el petitorio básico de cinco millones.

Durante la jornada se resistieron a abandonar los piquetes que interrumpen el tránsito vehicular. El fracaso del acercamiento registrado durante el día consolidó la protesta que definitivamente sumó a un altísimo porcentaje de la población de la ciudad. Las clases se suspendieron en todos sus niveles y los gremios estatales anunciaron paro por tiempo indeterminado. El comercio adhirió con más fuerza y los agentes viales se plegaron decididamente.

Ya nadie discutía ayer el fenómeno masivo de esta protesta. Cientos de estatales, desocupados, estudiantes y comerciantes enarbolan por igual el pedido de reivindicación hacia la provincia aunque ninguno de ellos puede garantizar a ciencia cierta cuando terminará el conflicto que comienza a jaquear sus reservas físicas. El combustible del apoyo popular es el principal argumento que sostienen, a esta altura, a los manifestantes.

Ayer el escenario de esta ciudad era de una quietud absoluta que sólo se quebraba al paso de los vehículos de apoyo a los piquetes. El comercio bajó las persianas en forma mayoritaria y las empresas de taxi se adhirieron suspendiendo sus recorridos. La actividad bancaria se redujo a partir del cierre del Banco Provincia y la suspensión de las clases minimizó la presencia de vecinos en la veredas.

El sexto día de bloqueo transcurrió con tranquilidad en cada uno de los diez piquetes que mantienen sitiada a Zapala. Los dirigentes no recibieron, al menos oficialmente, una nueva propuesta de la provincia para poner fin al reclamo. Sin embargo el apoyo popular a la medida es cada vez mayor y por ende se multiplica la asistencia en víveres y abrigo para los piqueteros.

El martes por la noche, ante la absoluta carencia de combustible, se permitió el acceso a varios camiones que abastecieron a las cuatro estaciones de servicio de la ciudad. Con esta medida los manifestantes garantizaron la provisión para varios días aunque dejaron en claro que la flexibilidad solo beneficiará a Zapala por cuanto los tanques no podrán continuar hacia otros lugares.

Mientras, el Distrito Educativo local resolvió suspender las clases en todos los niveles hasta tanto se resuelva el conflicto. La determinación se tomó en virtud de que la mayoría de los docentes se retiraba antes del horario habitual para sumarse a los cortes de ruta. La misma medida se adoptó en Vialidad donde la Unión Neuquina de Agentes Viales Provinciales dictó un paro por tiempo indeterminado en apoyo al pedido de la localidad.

Brillo: “Hay que sentarse a negociar”

NEUQUEN (AN).- El jefe de Gabinete, José Brillo, instó ayer a los líderes de la protesta de Zapala a sentarse a una mesa de negociaciones y explicó porqué la provincia no puede transferir los recursos que reclama esa comunidad del centro de la provincia.

Brillo rechazó, en declaraciones a radio LU 5, el reclamo de la comunidad zapalina, consistente en la creación de un fondo de reparación histórica de 25 millones de pesos a ser transferido al municipio en el curso de cinco años.

El jefe de los ministros neuquinos sostuvo que el pedido constituye “un condicionamiento muy fuerte para la provincia”, porque “no corresponde” concederlo y además porque no existe ningún sustento legal para hacerlo.

Brillo sostuvo que aún contando con la disponibilidad de fondos, es difícil llevar adelante un programa de desarrollo.

Recordó la experiencia de las comunidades de Cutral Co y Plaza Huincul, a las que el gobierno provincial de Felipe Sapag cedió en su momento el yacimiento de gas El Mangrullo, en carácter de reparación histórica luego de las dos puebladas.

“La gente de Cutral Co y Plaza Huincul, hace seis o siete años, logró que le transfirieran al municipio el yacimiento El Mangrullo, hizo una licitación, se lo entregó a una empresa privada y logró 25 millones de pesos que están depositados en una cuenta, tranquilamente, generando intereses, y no lograron financiar todavía un solo proyecto”, comentó Brillo.

Siguen las complicaciones

ZAPALA (AZ).- La región sigue sufriendo los efectos del corte de rutas que mantiene bloqueados los accesos desde esta ciudad hacia el Norte. En Loncopué quedaban algunas reservas de combustible aunque comenzaban a escasear algunos productos básicos de la canasta familiar. En tanto, Las Lajas sufría problemas con la falta de docentes en la rama primaria. Mientras, el hospital de Bajada del Agrio debía minimizar el consumo de gas y presentaba déficit en insumos de enfermería.

“Entendemos la lógica del reclamo pero del mismo modo podemos interpretar que la mayoría de las ciudades del interior están en una situación similar o peor a la de Zapala” indicó el titular de la Cámara de Comercio de Loncopué, Henry Villalba.

La medida de protesta desnudó crudamente la grave crisis socioeconómica que aqueja a la localidad. “Para colmo Caviahue estaba absorbiendo una cantidad importante de empleados y con este paro lamentablemente los empresarios se están viendo obligados a cesantearlos” explicó. La parálisis que afecta a Loncopué derivó también en la carencia de una serie de productos en los supermercados. Las Lajas evidenciaba inconvenientes en el sector educativo por la imposibilidad de los docentes zapalinos para trasladarse hasta allí.

Otro tanto se vivía en Bajada del Agrio donde en el hospital las guardias de enfermería estaban recargadas porque parte del personal se quedó varado en esta ciudad. Además las reservas de gas sólo alcanzaban para una semana por lo cual se redujo el consumo de los calefactores. También, se debieron aplazar las interconsultas con profesionales del hospital Zapala.

“Esta es una pueblada genuina”

ZAPALA (AZ).- “Esta es una pueblada genuina donde está representada toda la comunidad sin distinción de banderías” aseguró Eduardo Rubio, uno de los impulsores de la protesta zapalina. A la hora de definir el fenómeno social que provocó la masiva adhesión de la población hacia los cortes de ruta no duda en señalar a la legitimidad del pedido como el eje central. “Todos saben que agotamos las vías pacíficas para lograr el resarcimiento y el gobierno de la provincia ni siquiera se dignó a escucharnos” señaló.

Recordó que el movimiento se inició con los cabildos abiertos que en Abril del año pasado paralizaron por primera vez a la ciudad y encendieron la alarma de las autoridades de la provincia. A comienzos de este año hubo un nuevo pedido a través de las asambleas públicas que en Febrero respaldaron en forma contundente el proyecto de ley del diputado aliancista Oscar González para propiciar que la comuna administre las áreas hidrocarburíferas del departamento.

“Todo fue inútil y ni siquiera la Caravana por la Dignidad a Neuquén le sirvió al gobierno para interpretar que el nuestro era el pedido de toda una comunidad postergada en forma permanente”, dijo. Al momento de explicar el alto grado de apoyo, recordó que “se trata de una sumatoria de hechos que terminaron por hartar a la gente”.

Descartó de plano la alternativa planteada por un funcionario provincial de entregarle al Frente de Trabajadores y Estudiantes 5 millones que serían descontados de la coparticipación municipal. “En principio nos negamos porque se trata de una medida ilegal y porque además entendemos que la provincia cuenta con recursos genuinos para atenderlos requerimientos del pueblo de Zapala” replicó.


Comentarios


Sobisch acordó una propuesta con la oposición y Zapala la rechazó