Sobisch recibió el Ruca Malén en medio de críticas a sus opositores

Calificó de “idiotas útiles” a los felipistas que llevaron a la Justicia la causa por la compra de la hostería sobre el Correntoso.

NEUQUEN (AN).- Ruca Malén, la hostería enclavada en plena ruta de los Siete Lagos por cuya compra estuvo preso el diputado Osvaldo Ferreyra, pasó finalmente ayer a manos del Instituto de Seguridad Social de Neuquén (ISSN). En el acto, el gobernador Jorge Sobisch aprovechó para llamar “idiotas útiles” a los felipistas que entre 1995 y 1999 promovieron una acción judicial contra los que habían realizado la operación inmobiliaria durante la gestión anterior del actual mandatario.

El instituto que maneja la obra social y la caja de jubilaciones de la provincia compró a mediados de la década del 90 y bajo la administración de Ferreyra esta hostería que lleva el sello inconfundible del arquitecto Ezequiel Bustillo.

La operación fue fraudulenta porque quien la vendió no era la dueña. Pero finalmente, la auténtica propietaria realizó la venta.

Ferreyra y otros directivos del ISSN de aquel entonces, ya bajo la administración de Felipe Sapag, fueron procesados por la operación y el hoy diputado provincial estuvo tres días preso. Eso se encargó ayer de recordar el gobernador.

La causa terminó con condenas pero no contra los funcionarios de aquel entonces.

El acto de traspaso se realizó por la mañana en Bahía Mansa, donde Sobisch y el secretario de Turismo de la Nación, Hernán Lombardi, inauguraron el nuevo muelle Modesta Victoria.

También estaba ahí el vicegobernador de Río Negro, Bautista Mendioroz.

La hostería, cuyo estado no es bueno, está ubicada a orillas del lago Correntoso, en un lugar de ensueño distante 30 kilómetros de Villa La Angostura.

La escrituración de Ruca Malén a favor de la provincia “es una suerte de reparación histórica que vive la zona, las provincias de Río Negro y Neuquén”.

“Para nosotros es una doble fiesta porque hace muchos años, casi ocho, emprendimos junto al vicegobernador Jorge Sapag los trámites para recuperar la hostería”, dijo el mandatario.

Sobisch recordó que se pagaron “más de 400.000 pesos para recuperar esta obra de (Ezequiel) Bustillo para la sociedad, pero vino el cambio de gobierno y la mayor preocupación de algunos idiotas útiles fue, en lugar de recuperar Ruca Malén, meternos presos a nosotros”.

El gobernador del MPN reavivó así la interna de su partido, el MPN, delante de funcionarios nacionales y rionegrinos.

Y continuó: “había una obsesión por meternos presos y Ruca Malén fue una de las cuestiones emblemáticas para poder hacerlo. Metieron preso a un funcionario mío durante tres días (por Osvaldo Ferreyra), no sabemos bien por qué pero en realidad a quien querían meter preso era a mí”.

Con estas palabras, el gobernador también incluyó en la pelea interna del partido provincial al juez que tomó aquella decisión, Juan Gago.

A Lombardi le agradeció la transferencia y luego añadió que su gobierno cambió la obsesión de encarcelar a sus opositores por la recuperación del patrimonio histórico de la provincia.


Comentarios


Sobisch recibió el Ruca Malén en medio de críticas a sus opositores