Arañas: en Río Negro y Neuquén una especie ‘hogareña’ es de picadura peligrosa, aprendé a identificarla

Se trata de la Loxosceles (también conocida como araña violinista o de los rincones). En la nota te contamos como distinguirla. "En el mundo hay más de 40.000 especies de arácnidos" aseguró una experta

En La Patagonia las arañas están en la trama de muchas historias, que giran en torno a su habilidad para crear telas. Pero los que saben aseguran que las condiciones climáticas de la región hacen que abunden especies que tienen otras habilidades más desarrolladas. Es que la fuerza del viento provoca que, para sobrevivir, existan en mayor cantidad las que se adaptan a entornos domésticos, o las del tipo «corredoras».


«Todas tienen la capacidad de tejer, ésa es una de las cosas que define a los arácnidos como ‘clase’, además del hecho de no tener ni alas ni antenas y de sus 8 patas articuladas. Pero de las más de 40.000 especies que existen en el mundo abundan unas u otras, de acuerdo a las condiciones naturales del lugar en el que habitemos» informó la bióloga Mirta Carbajal, que se formó en morfología y sistemática de arañas, y, por años, trabajó en el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, que funciona en Buenos Aires.


«Teniendo en cuenta las características de nuestros ambientes en estos sitios de climas secos es muy común encontrar dos especies, una de entornos domésticos que es la Loxosceles (también conocida como araña violinista o de los rincones). Y otra llamada Sicarius (araña arenera) que está en playas o montes, porque su particularidad es que se entierra, y así ‘despista’ a sus presas» comentó la experta.

«Hay que sacudir las prendas si quedaron en el suelo, y no descuidarse. Hay sueros para la picadura de Loxosceles, pero son efectivos sólo durante un lapso posterior»


«Es importante saber que el 99,7% de las especies tienen veneno. Pero en la mayoría de los casos éste sólo afecta a los insectos que buscan para alimentarse. Hay algunas que sí pueden afectarnos, pero es clave comprender que las arañas no van a atacarnos, si llegan a picarnos es porque activaron su mecanismo de defensa al sentirse afectadas, generalmente cuándo las aplastamos con alguna parte de nuestro cuerpo» aseguró.


«Ése el caso de la araña Loxosceles. No es muy llamativa, suele ser de tamaño mediano y amarronada. Puede tener ocho ojos o seis distribuídos en pares, pero esto es algo que sólo un entendido puede apreciar. Viven en lugares oscuros, cercanos al suelo, aunque también pueden aparecer dentro de un placard. Generalmente son ‘rincones’ (de ahí su nombre vulgar) o sitios que uno no despeja seguido. Detrás de muebles, de la heladera, de un cuadro, etc. Por eso hay que tener cuidado al mover algo que no solemos tocar. Si aparece, hay que dejarla ir. Sólo nos picará si la aplastamos. En mi caso, muchas veces me encontré con alguna y, como no me asustan, dejé que caminaran por mi mano y se fueron sin atacarme» relató la mujer.


Si llegan a picarnos hay que tener cuidado. «A veces no te das cuenta, pero lo notás cuando empezás a tener una mancha y se empieza a necrosar (el tejido se muere). Porque justamente su veneno es necrótico. Se hace una «placa marmórea» en la piel afectada. Puede ser algo muy serio, y hay que estar muy atentos. Porque hay sueros que se aplican para revertir el efecto, pero son útiles hasta 36 horas después de la picadura» detalló la bióloga.


Con respecto a la araña Sicarius se sabe que es casi es inofensiva para los humanos, porque se encuentra en entornos naturales y tiene un comportamiento evasivo.


«Es una araña lobo, que son especies corredoras. Abundan en zonas semi desérticas donde hay suelos sueltos, arenosos, porque suelen cubrirse (enterrarse) para no ser ser descubierta por sus presas. Cuando un insecto pasa caminando le salta encima, y lo atrapa. Están en playas o montes. Son muy rápidas para enterrarse, así que no es fácil verlas, y son tímidas, no buscarán mostrarse. Su veneno es poderoso para sus objetivos, pero no se conocen casos de importancia médica que se hayan reportado por picaduras a seres humanos» detalló Carbajal.

La Sicarius suele estar en playas o montes. Se entierra, y salta sobre sus presas para alimentarse


Por último despejó dudas sobre la peligrosidad de las que habitualmente encontramos en jardines o entornos cercanos a nuestras viviendas. «Ninguna de las arañas que hacen telas redondas son peligrosas para las personas» apuntó. Si es así, habrá que habituarse a mirarlas con menos desconfianza…


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora