«Tenía miedo que la lastimen», acompañan a las infancias trans para evitar la discriminación

En Neuquén se creó un programa integral que asiste a las familias cuando advierten dificultades en el reconocimiento de la identidad de género de niñas, niños y adolescentes.

Ana fue con las uñas pintadas al jardín. Salita de cinco. Estaba nerviosa. Sofía, su mamá, también. Entonces le dio un consejo.

-Si alguien te dice algo, vos preguntás: «¿de quién son las uñas?, ¿son tuyas, son mías?»

A la salida, Ana contó que un compañero le dijo que ella no podía pintarse porque era un varón.
-¿Y vos qué le respondiste?
-¿De quién son las uñas?
Él contestó: “tuyas”.
-Ah bueno, yo me voy a pintar.

Sofía le había permitido a su hija usar vestidos sólo en la casa. “Tenía miedo que la lastimen con comentarios malos”, afirmó. “No fue de un día para otro, yo a ella de chiquita la vi que no jugaba con pelotas, no jugaba con camiones, le gustaba ponerse mi ropa. Me acuerdo que agarraba sus lápices de colores y jugaba como que eran muñecas y le hacía vestidos”, recordó. El año pasado estaban comiendo las dos y Ana pidió: “yo quiero ser una nena, ¿por qué no puedo?”. “En ese momento no supe que responderle: “no sé, porque no, no se puede”, fue lo que le salió.

La niña le comentó a su seño que tenía pelucas, polleras, vestidos. La maestra la citó a Sofía y le indicó que había un lugar de acompañamiento a infancias diversas. Este mes Ana empezó primer grado. Hoy tiene una hebilla de mariposa en el pelo y esmalte rosado. “Nunca la había visto jugar como juega ahora, ella es feliz, yo me doy cuenta”, señaló su mamá.

“Dejen a sus hijos ser libres, porque ahí se van a dar cuenta lo lindo que es”, aseguró Sofía, la mamá de Ana. Foto Matías Subat.

Según el relevamiento que hizo en 2020 el Observatorio de Derechos Humanos sobre niñeces y adolescencias trans, en Neuquén y Río Negro un 50% de las infancias manifestaron tener una identidad distinta a la que le asignaron al nacer antes de los seis años, y un 33% entre los dos y los tres años. Esto significa que es clave que las personas que cuidan lo adviertan para que esos chicos y chicas puedan expresarse.

Este año el gobierno de Neuquén formalizó el acompañamiento integral a infancias y adolescencias diversas, que ya venía funcionando. Lo creó como programa y le asignó una partida de $12.000.000 en el presupuesto 2023 (ver aparte).

Si bien en la región existen organizaciones como “Nueva Crianza”, que trabajan por los derechos de niños y niñas trans, esta vez es el Estado el que asume el compromiso de que no se les niegue su identidad.

La demanda llega a través de la subsecretaría de Diversidad. Puede ser desde un adolescente no binario cuyo nombre no reconocen en el colegio, o la familia de una niña trans que no va al baño durante toda la jornada escolar porque la directora la obliga a concurrir al de docentes o al de personas con discapacidad, por ejemplo. En esos casos, explicó Beatriz Fernández, psicóloga en el equipo, se comunican con los establecimientos.

A veces ocurre a la inversa, sostuvo Verónica Allaria referenta del programa, “desde las propias escuelas nos están llamando para decir: “la familia no respeta”.

Otras situaciones pueden presentarse en los consultorios médicos, especialmente en la infancia porque los niños y las niñas no suelen hacer el cambio de nombre en su DNI tan tempranamente. Este no es un requisito de todas formas para que se vulnere su identidad.

Allaria planteó que: “todavía hay pediatras que les dicen que no ponen límites, que le saquen ese tipo de ropa, aún viendo sufrimiento emocional del niño. Esa mamá confía plenamente en el pediatra: tanto en la medicación que va a aplicar para una enfermedad, como en pautas de crianza”.

En la provincia funciona el consultorio Identidades, en el hospital Castro Rendón de la capital, para atender específicamente a infancias y adolescencias diversas. Allaria resaltó que suele estar saturado, porque vienen pacientes del interior.

Mariana González, asesora legal de la subsecretaria, aseguró que no hay una experiencia similar de política pública en Argentina que valide el sentir de chicos y chicas, en todo su abanico de diversidad sexual, tal y como establece la ley de identidad de género, vigente hace una década.

En qué consiste la atención y cómo se puede acceder


El 9 de marzo pasado se publicó el decreto 478 que creó el programa provincial de acompañamiento integral a infancias y adolescencias diversas.

En sus fundamentos el Estado considera que la falta de reconocimiento de la identidad, la imposibilidad de ser quien se es y la impotencia de expresarlo “repercute negativamente en la salud física, psíquica y social y puede verse acrecentada en trastornos vinculados al miedo, la angustia, la culpa, entre otros, producto del desconocimiento en relación a los derechos de diversidad sexual o de género”.

Verónica Allaria, referenta del programa, explicó que si no hay un entorno que posibilite condiciones vitales mínimas, tanto las infancias como las adolescencias pasan períodos de profundo sufrimiento. Dijo que han tenido casos de personas de 14 o 15 años que llegan con autolesiones o ideas suicidas.

Para acceder sólo hace falta contactarse con la subsecretaría de Diversidad. Puede hacerlo cualquier integrante de la familia de un niño. También recurren desde las escuelas o centros de salud, incluso se han comunicado defensoras por situaciones en hogares con adolescentes que aguardan ser adoptados. Se coordina una entrevista presencial, por videollamada o Zoom, para quienes están en cualquier lugar de la provincia. El teléfono es: 299-6836309.

No hay tiempo de permanencia: la persona puede recurrir al programa cada vez que lo necesite. Se interviene directamente en caso de que se esté vulnerando un derecho.

Katiana Villagra, directora para la inclusión de las personas trans, acompaña personalmente, por ejemplo, los cambios de DNI en el registro civil. “Como mujer trans adulta te podes imaginar, muchos años viví sin derechos. Nuestra adolescencia fue golpeada, vaciada, lastimada y sin acceso absolutamente a nada y con el trabajo sexual, porque no podías ir a estudiar, no podías llegar a pensar en tener un trabajo. Entonces que hoy en día me toque ser parte de esto para mi es un honor”, agregó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios