Sodio: cómo descubrir la sal oculta en los alimentos

Gran parte del sodio que se ingiere se hace de manera involuntaria, por eso lo ideal es leer las etiquetas de los productos.



La ingesta diaria de sodio recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 5 gramos, y debe ser propocional a las necesidades energéticas de cada persona. La Asociación Norteamericana del Corazón indica para ello un rango que varía de un máximo de 1.500 a 2.300 miligramos diarios, dependiendo de la edad.

Sebastián Obregón, miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) explica que hay relación directa entre la cantidad de sal que se ingiere, los valores de presión arterial y las alteraciones de la estructura y función del corazón y las arterias. “Debemos estar atentos a la cantidad de sodio que indican las etiquetas de los alimentos y bebidas, ya que esos valores sumados a la sal que se agrega en el momento de comer pueden superar los niveles saludables”, alertó el especialista.

También detalló que, una rodaja de pan de salvado tiene 507 mg de sodio, mientras que una de pan blanco tiene 170 y una galletita sin salvado posee casi la mitad: 283 mg cada 100 gramos”, por lo que es “importante conocer los porcentajes de sodio que poseen alimentos similares”.

Por ejemplo, en 100 gr, la carne contiene 65 mg de sal, mientras que el huevo 122 mg y el pescado 140. Un salamín presenta un promedio de 1.300 mg de sodio cada 100 gr, mientras que una porción de carne del mismo peso, solo 65 mg.

Aunque cada vez más alimentos adoptan leyendas que alertan sobre su bajo o alto contenido en sodio, muchas veces no queda claro cuánta cantidad aportan. Por ello, Obregón precisó que si la etiqueta dice “bajo contenido de sodio” quiere decir que el producto tiene “menos de 140 mg por porción”, mientras que si dice “contenido moderado” tiene entre 140 y 400 mg por porción. Asimismo, los alimentos con la leyenda “alto contenido de sodio” tienen más de 400 mg de sodio por porción.

“Es relevante destacar que tanto la expresión ´Bajo contenido de sodio´ como ´Sin sal´ o ´Sin sal agregada´ en la etiqueta de un alimento no significa que el producto esté libre de sodio.

En nuestro país está vigente la ley 26.905, que regula el sodio en alimentos procesados y su oferta en bares y restaurantes.
Pero a pesar de que la mayor parte de los alimentos evaluados ya cumplen con la primera etapa de descenso de sodio fijada por la norma, “los niveles de sal siguen siendo muy elevados en los grupos de alimentos procesados”, afirmó Obregón.

IG: @Lunessaludable

Receta: Pan de salvado:

200 gramos de Harina
200 gramos de Salvado de trigo.
½ cucharadita de Sal
8 gramos de Levadura
½ cucharadita de Azúcar
30 gramos de Manteca
250 centímetros cúbicos de Agua

Procedimiento:

Mezclar la harina con el salvado y la sal. Desmenuzar la levadura y mezclarla en un bowl pequeño con un poco de agua tibia y azúcar, luego colocar esa preparación en el centro de la mezcla de harina y salvado. Incorporar de a poco el agua y los demás ingredientes y amasar hasta darle forma. Dejar leudar, en un lugar cálido sin corriente de aire, hasta que duplique su volumen. Darle la forma deseada, o ponerlo en un molde. Llevar a horno moderado al menos por 40 minutos.


Comentarios


Sodio: cómo descubrir la sal oculta en los alimentos