Sólo dos partidos se repartirán las bancas de Neuquén en el Congreso

En la provincia se pondrán en juego cinco escaños, dos de diputados y tres de senadores. El kirchnerismo confía en repetir el primer lugar que conquistó en 2015. Juntos por el Cambio y el MPN también pujan por un buen resultado.



Los candidatos del Frente de Todos se presentaron el sábado en conferencia de prensa. Foto: archivo.

Los candidatos del Frente de Todos se presentaron el sábado en conferencia de prensa. Foto: archivo.

Seis espacios políticos quieren competir por un lugar en el Congreso Nacional, pero sólo dos conquistarán las bancas que se pondrán en juego en las elecciones de este año. Los lugares en el Senado se repartirán entre la mayoría y la minoría, mientras que los de diputados podrían quedar todos las mismas manos, de concretarse un resultado arrasador.

Con las listas formalizadas para disputar la instancia previa, las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), los partidos ya comenzaron a sacar cuentas para medir qué nivel de adhesión necesitarán conseguir en las urnas.

Quien obtenga la mayor cantidad de votos en la elección del 27 de octubre se quedará con dos bancas de senadores y, quien salga en segundo lugar, se llevará la tercera. El reparto de los escaños para diputados nacionales, en cambio, se realizará a través del sistema D’Hont o proporcional.

Si la elección resulta con cierto nivel de paridad entre las dos primeras fuerzas, lo que ocurrirá es que se llevará un cargo cada una. Pero si el ganador obtiene un porcentaje que duplique al partido o alianza que obtenga el segundo lugar, se llevará los dos.

Para buscar el último antecedente donde se renovaron bancas de senadores y diputados nacionales en Neuquén hay que remontarse al 2013. En esos comicios, el Movimiento Popular Neuquino tuvo uno de sus mejores resultados con el senador y ahora candidato a repetir Guillermo Pereyra, quien obtuvo más del 40% (unos 132.200 votos) y conquistó para el partido dos bancas en la Cámara Alta y dos en la Cámara Baja. La segunda fuerza fue el Frente para la Victoria, con la mitad de votos, y terminó ganando un senador y una diputación.

El escenario no es del todo comparable, pues en octubre de este año también se elegirá presidente, lo cual le dará una ventaja inicial a los partidos o alianzas que lleven en su lista candidatos para esa categoría.

El MPN será el único que compita con “boleta corta”, como ha sido tradición en casi todas sus participaciones electorales, y deberá apelar al corte de boleta para no quedar relegado a la tercera fuerza como le ocurrió en el 2015. En esa ocasión, no pudo quedarse con ninguna de las bancas de diputados que se ponían en juego pese a la campaña que intentó “educar” a los votantes repartiendo tijeras junto a las papeletas de su candidato.

En el Frente de Todos confían en que se podrán posicionar en octubre como la primera fuerza y repetir los resultados de ese año, cuando la candidatura a presidente de Daniel Scioli junto a sus postulantes locales se impuso en toda la provincia. La alianza propondrá como candidatos a senadores a Oscar Parrilli y a Silvia Sapag.

Juntos por el Cambio, que acompañará la reelección de Mauricio Macri, tendrá como primer postulante al intendente Horacio Quiroga. Si quedara en primer lugar, sumaría una banca para Lucila Crexell, actual senadora. El MPN secundará a Pereyra con la actual ministra de Turismo, Marisa Focarazzo.

Electores

490.317
personas integraron el padrón de votantes en las PASO del 2017. El número para estos comicios aún no está cerrado.

Comentarios


Sólo dos partidos se repartirán las bancas de Neuquén en el Congreso