Solo el 30% de los productores paga para mantener los canales de riego

Las finanzas de los consorcios de riego enfrentan serias dificultades. La recaudación es cada vez menor y el sistema centenario demanda obras. 



Limpiar canales requiere maquinaria, no todos tienen la propia.

En dos semanas se cerrará el paso de agua en el Canal Principal de Riego y deberán iniciar con las tareas de mantenimiento del sistema. Sólo en Roca y Cervantes hay unos 150 kilómetros de canales que requerirán limpieza, y esa cantidad se multiplica entre las 60 mil hectáreas bajo riego del Alto Valle. Desde los consorcios ya anticipan inconvenientes para enfrentar el pago de los trabajos: sólo el 40% de los productores paga el canon.

“Los consorcios están como está la fruticultura”, respondió a “Río Negro” Eduardo Artero, miembro del Consorcio de Segundo Grado que tiene jurisdicción en el Canal Principal de Riego.

“Es grave la falta de recursos. De las 60 mil ha bajo riego, habrá 20 mil en producción. Más la baja en la recaudación. Algunos cobran sólo al 30% o 20% de los productores. El sistema en general en problema”, apuntó el referente. El pago alcanza los 2.000 pesos por hectárea al año.

“Muchos usan el canal. Generan electricidad, sacan agua para potabilizar, pero nadie aporta”, cuestionó.

Según coincidieron desde distintos consorcios, es un clásico que en cada cierre de temporada el índice de pago descienda. Este año se complicó más porque en plena temporada el pago alcanzó al 60% de los que reciben agua en sus chacras. En la última factura la recaudación bajó al 30% y para la próxima se estima que descenderá aún más.

Cero obras

Mientras permanezcan secos los canales no se realizarán obras de magnitud. “No te da para más que cumplir con lo más indispensable. No se hacen obras y se hace hasta donde se llega”, indicó.

Quienes se encuentran mejor son los consorcios que cuentan con maquinarias propias, aunque no son todos. Algunos cuentan con bienes de capital obsoletos y otras ciudades como Cinco Saltos o Allen, directamente no tienen.

“Estuvo la promesa del plan Castello, pero hasta ahora no se ha recibido”, recordó Artero.

Los lugares que se encuentren más complicados y requieran trabajos específicos de reacondicionamiento quedarán a la vista en cuanto se corte el paso de agua. “El sistema tiene 100 años, hay canales que se filtran, o están sobredimensionados. La inversión que necesita no la podemos hacer nosotros”, agregó Carlos Natalini desde el Consorcio de Roca.

Otro problema, según señalaron, es el crecimiento urbano hacia zonas productivas. “La situación de los consorcios es bastante compleja. Las ciudades están avanzando y destruyendo el sistema”.

Con el cierre de las compuertas inician las tareas de limpieza.

“¿Por qué no nos incluyeron en la emergencia frutícola?”

El consorcio de Cervantes es uno de los que se encuentra en estado más crítico.

“Tenemos hasta las cuentas embargadas porque no da ni para pagar AFIP”, puntualizó el presidente del organismo, Rubén Galán.

Tal como ocurre en otros consorcios de la zona, el índice de cobrabilidad en los usuarios del sistema de riego no supera el 30% de pago. “Ésta boleta el pago cayó. Paga el canon una baja parte del padrón”, informó Galán en una recorrida por el sector rural de la localidad.

El pago alcanza los 2.000 pesos por hectárea al año.

“Ese presupuesto lo hicimos n función del pago de la totalidad de los beneficiarios, no solo una parte. Y alcanza solo para hacer el mantenimiento del sistema, no para desarrollar obras”, explicó y mencionó los inconvenientes que enfrentan “cuando los canales pasan por los pueblos sacamos heladeras, colchones, de todo. Y en los desagües es mucho peor”.

En Cervantes hay 50 kilómetros de canales y 50 de desagües. “Disponemos de tres máquinas viejísimas pero que todavía andan”, explicó.

Roca: “Hace años que la Provincia no pone un peso al sistema”

“El productor gasta el poco dinero que tiene en pagar la cosecha. Cuando no ve el agua trata de podar y hacer otras cosas en la chacra y la recaudación venía en un 60% en temporada, ahora va a bajar”, indicó Carlos Natalini, expresidente y miembro del Consorcio de Riego con sede en Roca.

“Hace años que la provincia no pone un peso al sistema. No podemos endeudarnos. Limpieza y una obra menor haremos, dentro de nuestras posibilidades”, anticipó Natalini.

En Roca hay más de 120 kilómetros de canales principales de riego y desagües.

“A donde hacen un barrio no se riega más, y para adelante sigue habiendo chacras. Eso le trae muchos problemas al sistema de riego. Las chacras abandonadas lo mismo”, añadió.

Análisis: Con este contexto no habrá mejoras

Es impensable que en un contexto de fruticultura en crisis, los consorcios de riego funcionen bien. Ni siquiera en mejores épocas pudieron lograr recaudaciones razonables.

Es que pagar el servicio de riego nunca fue prioridad para muchos componentes de la cadena productiva, desde chacareros a empresas.

Y para colmo, los loteos de decenas chacras jamás dieron de baja el servicio, pero tampoco lo pagaron.

Es decir, para que los consorcios recauden es necesario cambiar actitudes y escenarios.


Comentarios


Solo el 30% de los productores paga para mantener los canales de riego