Sorpresivo control en calles de Roca

Hubo clausura de cinco negocios que vendían alcohol y 45 multas por exceso de velocidad



ROCA .- Cinco comercios con actas de clausura por el expendio de bebidas alcohólicas sin autorización municipal o a menores, 45 multas por exceso de velocidad e inspecciones a 50 radio-taxis fueron los aspectos salientes de un operativo de control realizado por la Municipalidad de esta ciudad.

Las inspecciones realizadas en la madrugada de ayer son el primer fruto del recientemente conformado Comité de Seguridad, que busca ponerle un límite a la sensación de inseguridad que envolvió a la ciudad en los últimos meses. También se trata de evitar el consumo desmedido de alcohol en la vía pública por parte de mayores y menores, que en muchos de los casos también son conductores.

El personal municipal, dependiente de la Secretaría de Gobierno, salió a la calle acompañado de personal policial y del juez de Faltas subrogante, Hugo Mortada.

Sin previo aviso, y en un día pico como lo es el viernes por la noche, se inspeccionaron lugares que expendían bebidas alcohólicas a altas horas de la madrugada y en muchos casos a menores. Producto de esto fueron las cinco actas de clausura que se labraron en distintos comercios del centro y la prohibición a un autoservicio de una estación de expendio de combustible de que continúe comercializando alcohol ya que no tenía habilitación para tal actividad.

También se controlaron los taxis, y aquí hubo sorpresa en los funcionarios municipales ya que de los 40 a los que se les exigió documentación, sólo uno no estaba en regla. Para la realización de estas inspecciones salió a la calle personal del sector de transporte del municipio.

Los mayores índices de infracciones se registraron en los automovilistas particulares. Esta parte del operativo estuvo a cargo de la Dirección de Tránsito y efectivos de la Comisaría Tercera. Se hicieron alrededor de 100 detenciones de vehículos y casi el 50%, 45 coches, marchaban a exceso de velocidad, y se confeccionaron las multas correspondientes. Además del pedido de la documentación de los conductores y de los autos también se hizo un examen para saber el grado de alcohol consumido por los automovilistas. Hubo un caso en el que se secuestró un auto por la falta de papeles y el completo estado de ebriedad del conductor.

Raúl Sartor, secretario de gobierno del municipio, indicó que "los controles e inspecciones continuarán, no sólo los fines de semana sino también de lunes a viernes". La intención de los funcionarios municipales es tener una presencia más fuerte a la hora de realizar controles. Este tema fue uno de los ejes de las críticas contra la gestión de Miguel Saiz, ya que había normas sancionadas por el Concejo, como las de los locales de juegos electrónicos, la publicidad en la vía pública o la colocación de pasacalles que no eran controladas.

"Es muy difícil controlar el expendio de bebidas alcohólicas porque la demanda es mucha y siempre hay algún comerciante que no se puede resistir a la cantidad de ventas que realiza un fin de semana. La cuestión no pasa sólo por los controles, sino que debe haber un cambio en los hábitos de la gente ", explicó Sartor. El funcionario indicó que es impresionante la cantidad de personas, no sólo menores, que recorren la ciudad en busca de bebidas.


Comentarios


Sorpresivo control en calles de Roca