Sueño cumplido: los chicos de Comicó ya tienen una plaza

Habían pedido una plaza para jugar y la Fundación Verte Reír, junto al Club de Leones y el Servicio Penitenciario de Roca, lo hicieron realidad.



Con alegría y emoción, los chicos de Comicó festejaron la inauguración de una placita, que fue construido en el paraje por manos solidarias.
El lunes, en el marco de una acción conjunta entre Verte Reír, integrantes del Club de Leones de Roca y del Servicio Penitenciario de la misma localidad, dejaron instalados los juegos para los niños que, sin perder tiempo, comenzaron a disfrutar.


Temprano llegaron a este paraje ubicado a unos 60 kilómetros al sureste de Los Menucos, donde viven cerca de medio centenar de familiar. Allí funciona la Escuela Primaria Nº 209, a la que asisten los 25 alumnos que impulsaron este proyecto.
El frío de la mañana no fue impedimento para que las manos solidarias construyeran el nuevo espacio público cuyo color amarillo sobresale entre el gris amarronado, típico de la meseta.


La nueva plaza comenzó a gestarse en mayo, cuando Verte Reír, integrado por Martín Mosiewicki, Maia Wiernik y Sebastián Kahansky, visitó el paraje con un fin solidario. Luego de compartir una jornada de integración, los niños les plantearon la necesidad de tener una plaza.


Y entonces, comenzaron a tenderse los hilos para concretar el sueño de los más pequeños .
En ese camino, tuvieron la suerte de contactarse con Pedro Entraigas, jefe del área de Trabajo del establecimiento penal Ex Maruchito, y con referentes del Club de Leones.

“Nos enteramos que los internos de la Penitenciaría construían juegos para escuelas, nos contactamos con su director y rápidamente se ofreció a darnos una mano. Lo mismo pasó con la Fundación Club de Leones de Roca. Entre todos pudimos concretar el sueño de los niños de Comicó. A todos, porque compartimos el mismo sentimiento, nos colmo de felicidad poder hacer feliz a los niños

Martín Mosiewicki, (Verte Reír)


En pocos días, Verte Reír logró recaudar los fondos necesarios para comprar materiales, que se complementaron con otros elementos aportados por el Club de Leones y luego los internos de la Penitenciaría pusieron su imaginación y trabajo para construir un tobogán, un subibaja y una hamaca utilizando caños, cadenas, tambores de 200 litros y cubiertas.

El comisionado de fomento del lugar, Elvio Goicoechea, quien se puso a disposición brindado un gran apoyo, resaltó la importancia del nuevo espacio para los niños y les agradeció el gesto de poder darle una mano a este pequeño paraje de la Región Sur rionegrina.


Comentarios


Sueño cumplido: los chicos de Comicó ya tienen una plaza