Sueños Compartidos: Oyarbide apunta a Miceli

El juez indagará a exministra y asesora de Madres en la causa por desvío de fondos.

#

BUENOS AIRES (DyN).- El juez federal Norberto Oyarbide dispuso ayer la indagatoria de la exministra kirchnerista Felisa Miceli y citó a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, para que declare como testigo por el desvío de fondos públicos que recibió la entidad destinados a construir viviendas.

Por esa causa, los hermanos Pablo y Sergio Schoklender continuaban ayer detenidos en la cárcel de Ezeiza junto al contador Alejandro Gotkin, ya que el fiscal Jorge Di Lello rechazó ayer los pedidos de excarcelación formulados por las defensa.

Es que –para el fiscal– la gravedad de las pruebas, la probabilidad de que obstruyan la causa o se fuguen y la inminencia de un pronto juicio oral obligan a que los Schoklender y Gotkin sigan presos, como presuntos responsables de una asociación ilícita que defraudó al Estado, administró el dinero fraudulentamente y cometió evasiones tributarias, según el fallo de más de 1500 fojas firmadas el jueves por Oyarbide.

La causa avanza ahora hacia Miceli, la ex ministra de Economía que fue condenada el último diciembre a cuatro años de cárcel por encubrir el origen del dinero que apareció en una baño de su despacho en el Palacio de Hacienda.

Convocada para el próximo 4 de abril, Miceli es la responsable contable de la Fundación de las Madres y está sospechada de tener conocimiento sobre maniobras del dinero.

También fueron citados Rubén “Pocho” Brizuela, un puntero de la zona sur convertido en jefe de seguridad de Schoklender; y de Javier Berois, un empleado de la Fundación sospechado de haber robado documentación (para el 9 y el 11 de abril respectivamente).

Aunque los Schoklender y Gotkin son los únicos presos en este caso, el juez Oyarbide dictó el jueves otros 41 procesamientos sin prisión preventiva, mientras que dispuso la “falta de mérito” de 22 imputados –entre ellos Alejandra Bonafini, hija de Hebe–.

Ahora, Hebe Bonafini deberá presentarse por primera vez en esta causa, el próximo 26 de febrero, para ser interrogada por el juez Oyarbide bajo juramento de decir verdad sobre cómo se manejaban los dineros recibidos por el programa “Misión Sueños Compartidos”, para construir viviendas sociales.

Durante los dos años que lleva la tramitación de esta causa, los Schoklender insistieron en apuntar hacia Hebe de Bonafini por entender que no fue ajena a los desmanejos de dinero, pero ni la fiscalía ni el juez la consideraron sospechosa.

“Cuando hice el pedido de indagatoria expliqué por qué no (incluía) a Hebe y punto. Me gustaría dejar a todo el mundo contento, pero también ser alto, rubio y de ojos celestes”, dijo el fiscal Di Lello. Para el fiscal, “no hay ningún elemento que vincule a Hebe con la causa; no hay una alteración en su modo de vida, no hay una exteriorización patrimonial, no hay ninguna otra conducta extraña” y ni tampoco “alguna evidencia” para deducir que “ella se benefició, participó u organizó” la maniobra.

El juez Oyarbide dio detalles sobre la causa en una improvisada conferencia de prensa frente a su domicilio.


Comentarios


Sueños Compartidos: Oyarbide apunta a Miceli