Sweetie, la niña virtual que consiguió atrapar y condenar a pedófilo

Se trata de un hombre australiano que se contactó con la intención de abusar de ella. El pedófilo nunca supo que era un personaje ficticio.



JUSTICIA

Un pederasta australiano atrapado gracias a una niña virtual creada por una ONG para descubrir a delincuentes sexuales que actúan por internet se ha convertido en el primer condenado gracias a esta iniciativa.

El grupo holandés de defensa de los derechos humanos “Terre des Hommes” ya desveló en noviembre del año pasado el uso de esta pequeña creada por ordenador, de origen filipino y llamada “Sweetie”, para atrapar a pederastas en chats por internet.

En un período de diez semanas, más de 20.000 personas de 71 países han contactado a esta niña virtual de 10 años pidiéndole sexo a través de la cámara web, y más de 1.000 han sido identificados, en países como Australia, Polonia y Estados Unidos.

El primer condenado gracias a esta iniciativa, Scott Robert Hansen, de 38 años, ha sido condenado a dos años de prisión, explicó a la AFP un portavoz del tribunal, aunque el tiempo de prisión fue anulado por los 260 días que el detenido llevaba bajo custodia policial.

Con esta iniciativa, la ONG pretende poner de manifiesto el turismo sexual virtual, una forma de explotación infantil que afecta a decenas de miles de niños en Filipinas, Camboya o Tailandia.

Durante una operación en 2013, cuatro investigadores trabajaron durante 10 semanas haciéndose pasar por niñas filipinas en salas de chat.

Se contactaron con 10 mil personas, de las cuales mil le pidieron a Sweetie que realizara actos sexuales ante una cámara web a cambio de dinero.

Uno de ellos es Scott Robert Hansen (de Brisbane, Australia), quien se acaba de declarar culpable de tres cargos.

Admitió haberle enviado fotos obscenas de sí mismo a Sweetie, poseer imágenes de abuso sexual infantil en su computadora y de no cumplir con el mandato judicial para agresores sexuales.

Cómo fue la comunicación

La BBC pudo acceder al chat que mantuvo el agresor sexual con Sweetie. Hansen empezó preguntando: “Hola, ¿de verdad tienes 9 años?”.

El operador que se hacía pasar por Sweetie contestó que sí, a lo que Hansen respondió: “Quieres chatear o poner la cámara con alguien mayor?”.

Después dijo: “Me gustan las niñas asiáticas, ¿quieres… acción?”.

Y sus comentarios se volvieron más explícitos: “Estoy desnudo, ¿has visto a un tipo desnudo?”.

Después encendió la cámara y realizó un acto sexual delante de Sweetie, que él creía era una niña de 9 años.

El canal de noticias británico también habló en exclusiva con uno de los operadores detrás de Sweetie, quien pidió mantenerse en el anonimato.

En referencia a Hansen, indicó: “Fue muy directo, en un momento nos pidió que involucráramos a nuestra hermana ficticia de 8 años. Era muy difícil dormir por la noche después de interactuar con gente como Hansen”.

Según dijo la jueza del caso, Judge Ryrie, durante la sentencia, Hansen tenía un extenso interés en aproximarse a los niños de diferentes maneras.

Según Ryrie, el hecho de que Sweetie no fuera alguien real es irrelevante. “Si tú crees que esa es una niña de 9 años, para la ley eso es suficiente”, dijo.

Agencias


Comentarios


Sweetie, la niña virtual que consiguió atrapar y condenar a pedófilo