Logo Rio Negro

Tenía tobillera por amenazar de muerte a su expareja y lo volvió a hacer

Ocurrió en Cutral Co, la víctima la primera vez logró escaparse por la ventana y avisar a la policía. Ahora la amenazó por teléfono.





Un hombre llamó a su expareja para conversar, la encerró, la golpeó y amenazó de muerte, días después volvió a amenazarla por teléfono. El acusado, que tiene tobillera electrónica, fue imputado nuevamente por romper la prohibición de contacto con la mujer. La jueza de Garantías, Laura Barbé volvió a imponerle medidas de restricción.

La jueza Laura Barbé acusó a un hombre de Cutral Co identificado como D.F.V por romper las medidas que debía respetar para no molestar ni perturbar a la integridad de su expareja, quien fue víctima de violencia de género cuando él la encerró, golpeó y amenazó de muerte.

La causa se inició cuando el pasado 2 de septiembre la víctima recibió un mensaje de texto de su expareja para que pudieran charlar. A la noche, la mujer fue hasta la casa del hombre, quien aprovechó la oportunidad para encerrarla. Después de insultarla, la golpeó y la amenazó de muerte.

Ese momento, la mujer aprovechó que su agresor se durmió para escaparse por la ventana. La víctima no quiso volver a su casa, por miedo a que el hombre fuera a buscarla y por eso dio vueltas en su auto. Finalmente cuando resolvió regresar a su vivienda observó que el acusado estaba estacionado frente a su puerta. En ese momento, la víctima llamó a la policía y lo demoraron.

En aquel entonces se le formularon cargos y dispusieron que no podía acercarse a la víctima ni mantener contacto. Sin embargo, el 25 de septiembre a las 14, el hombre volvió a llamar a la mujer y la amenazó. Así fue que desobedeció la prohibición de intimidación, perturbación, acercamiento, amenazas, violencia física o verbal que había sido dispuesta por el juzgado de Familia, según explicó desde fiscalía, Lucas Rodeiro.

El pedido fiscal fue que como el imputado tiene una tobillera electrónica y que aún siguen vigentes la medidas cautelares impuestas por el Juzgado de Familia, se imponga la prohibición de acercamiento, y o perturbación, contacto por sí o por terceros, a la víctima por el plazo de cuatro meses que es lo que durará la investigación.

La jueza Barbé tuvo por formalizada la acusación e hizo lugar a las medidas de coerción solicitadas por la fiscalía en todos sus términos. Se le hizo saber al imputado que en caso de no cumplir, desde la fiscalía podrían solicitar una medida más gravosas.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Tenía tobillera por amenazar de muerte a su expareja y lo volvió a hacer