Terapias al 100% en Roca y Bariloche: por qué todavía no hay alarma

Hospitales públicos y centros privados trabajan con sus UTI a pleno, pero el escenario de cada sector presenta diferencias. En Viedma articulan un trabajo coordinado.

Los centros públicos y privados de Bariloche y de Roca, las dos ciudades más pobladas de Río Negro, quedaron ayer sin capacidad para recibir nuevos pacientes. El nuevo escenario todavía no genera alarma, pero sí mantiene en alerta a las autoridades sanitarias, porque el margen de maniobra se redujo rápidamente.

La situación más preocupante sigue siendo la de Bariloche, que en las últimas horas alcanzó el pico de contagios de covid-19 que registró en enero, con 1.526 casos activos. En sólo una semana, hubo 966 diagnósticos positivos. Con el aumento estrepitoso de la curva, la ciudad cordillerana volvió a registrar un 100% de ocupación de las camas de terapia intensiva.

Si bien los dos centros privados (Hospital Privado Regional y el Sanatorio San Carlos) no tienen disponibilidad de camas desde las últimas semanas, el hospital Ramón Carrillo solía tener de una a cinco unidades disponibles, número que se iba modificando a diario. El escenario cambió ayer cuando se informó sobre una ocupación plena. “De todos modos, esto cambia día a día y mañana (por hoy) podría liberarse alguna”, dijeron en el hospital.

El 90% de los pacientes internados en terapia del Ramón Carrillo son casos de covid-19. Respecto a las edades de internación, si bien en un principio, promediaba los 60 y 70 años, en este momento ronda los 50 años.

“El promedio ha bajado llamativamente. Está yendo hacia los 40 y 50 años. Hemos tenido un paciente de 23 años. No sabemos por qué. No se puede hacer un análisis simplista de un hecho biológico”, manifestó el médico terapista Juan Pablo Sottile. 

Días atrás, la secretaria de Políticas Públicas del Ministerio de Salud de Río Negro, Mercedes Iberó, no se mostró alarmada ante el nuevo escenario y aseguró que “por ahora, no colapsa el sistema sanitario de Río Negro, como sucede en Buenos Aires u otras provincias”. 

Sottile advirtió que si bien la ocupación alcanzó el 100%, cuentan con “camas que no fueron desarrolladas para terapia intensiva pero permitirían dar respuesta sanitaria”.

“La terapia intensiva es de 9 camas pero con el desarrollo de la pandemia, empezamos a armar otro sector para dar respuesta a lo que se venía. Por eso, armamos una estrategia de terapia b, con 6 camas más, hasta que se nos acaben los recursos”, dijo. 

Manifestó que “a diferencia de los privados, el hospital público constantemente busca camas y siempre da respuesta”. 


El margen de maniobra en cada sector


En Roca, el hospital y los dos centros privados de internación estaban ayer por la tarde con ocupación plena, a partir de los casos de coronavirus y de otras afecciones que demandan atención permanente.

En el Sanatorio Juan XXIII los internados en terapia eran 15, con cinco de esas personas cursando la enfermedad por coronavirus. “El recurso humano está al tope de la cantidad de camas que pueden cubrir”, explicó una fuente de esa institución.

Por su parte, desde Clínica Roca informaron que su servicio de UTI también tenía ocupación plena, con un 35% de las unidades con pacientes covid.

Esa incidencia todavía minoritaria del coronavirus en las terapias del sector privado es la que ofrece una oportunidad para actuar ante la crisis, porque bajando el ritmo o suspendiendo las cirugías programadas surgirían más espacios para el eventual aumento de casos graves de covid-19.

Sobre la UTI del hospital, las fuentes consultadas por RÍO NEGRO indicaron que había 10 personas con covid-19 y tres internados más por otras cuestiones no vinculadas directamente a esa enfermedad.

El escenario del sector público es muy diferente al que existía hace apenas tres semanas, cuando la terapia del hospital tenía siete espacios libres y entre los seis ocupados, sólo tres eran personas con coronavirus.

De manera similar que en Bariloche, el López Lima tiene activas 13 camas de terapia y las autoridades de Salud aseguraron semanas atrás que existe un plan de ampliación ya definido, que se implementaría en caso de que aumenten en forma significativa los cuadros graves de covid-19.

De todas maneras, trabajadores del nosocomio advierten que el número de camas puede incrementarse, pero las carencias pasan por los recursos humanos.


La UTI del Zatti, con el 25% de pacientes covid


La situación sanitaria en Viedma no es alarmante por el momento, pero la capital rionegrina se prepara para un eventual aumento considerable de casos por coronavirus y se articula con el sector privado, como ocurrió el año pasado.

A fines de octubre y principio de noviembre del año pasado, cuando los casos activos superaron los 700, “tuvimos un alto porcentaje de ocupación con covid dentro del hospital, pero estamos muy lejos de ese panorama”, afirmó el director del hospital Zatti José Pacayút.

Explicó que la ocupación de camas a nivel general se encuentra en un 50% aproximadamente, aunque en terapia intensiva el número es mayor producto de otras patologías.

“En terapia intensiva de las 8 unidades tenemos 7 ocupadas con la posibilidad durante la tarde de que se libere una cama. De esas 6, sólo 2 son por covid, un paciente de Valcheta y el restante de Río Colorado, las restantes son por otras patologías”, detalló el director del nosocomio.

El dato es que durante el último tiempo, Viedma no superó el 30% de internación en terapia intensiva por coronavirus, aunque Pacayút aclaró que “a medida que sigan apareciendo más casos activos, de a poco aparecen más internaciones graves pero no estamos por afuera de las estadísticas generales”.

Para evitar un posible colapso por aumento de casos, el director del hospital confirmó que están trabajando para articular entre el sector público y privado “para solventar cualquier situación”. En este sentido se detalló que se reunió con las autoridades de la Clínica Viedma y Sanatorio Austral para implementar el mismo procedimiento que el año pasado.

“El hospital Zatti y la Clínica Viedma quedarían para internaciones de covid, mientras que el Sanatorio quedará como un área limpia de covid”, aseguró Pacayút.

Los datos sobre los casos en Viedma, por ahora indican un amesetamiento tras un leve repunte en comparación al verano. En la actualidad, hay más de 170 casos activos y desde Salud piden “no relajarse y continuar con las medidas preventivas” para evitar el alto porcentaje de ocupación de camas.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Terapias al 100% en Roca y Bariloche: por qué todavía no hay alarma