Todas las fotos y detalles de la boda celta que maravilló en Bariloche

Darlin Bergue y Lucas Piotti fueron los protagonistas de lo que hasta ahora es “el evento” del verano en nuestra región. La novia compatió todos los detalles con “Río Negro”.



#

Todas las fotos y detalles de la boda celta que maravilló en Bariloche

Darlin Bergue y Lucas Piotti fueron los protagonistas de lo que hasta ahora es “el evento” del verano en nuestra región. La novia compatió todos los detalles con “Río Negro”.

Todas las fotos y detalles de la boda celta que maravilló en Bariloche

Darlin Bergue y Lucas Piotti fueron los protagonistas de lo que hasta ahora es “el evento” del verano en nuestra región. La novia compatió todos los detalles con “Río Negro”.

Fotos: Claudio Miño

Por Valeria Huwyler y Horacio Lara

Fotos: Claudio Miño

Hay un mundo que soñamos.

Y hay otro mundo allá afuera. Como así también otro en la imaginación de las personas. En aquellos que se atreven a soñar y a vivir la historia que imaginaron. Una historia de cuentos, de novela.

Darlin Bergue y Lucas Piotti, acérrimos lectores de Tolkien, se animaron a recrear sus libros para tener una boda al estilo medieval.

Esto fue lo que se vivió el último fin de semana en Bariloche, escenario de una novela de amor en la que los personajes fueron los propios invitados que, vestidos con atuendos acordes, bailaron al son de la música celta, degustaron platos veganos y bebieron cerveza artesanal.

Todo comenzó muy temprano con los preparativos de una boda al aire libre a 22 km del centro de Bariloche, dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, a orillas del Lago Gutiérrez, en un entorno ideal para contextualizar y replicar los escenarios de “El señor de los anillos”.

La novia no se hizo esperar. Llegó escoltada por su padre como en cual boda tradicional pero sus damas de honor .... y los padrinos eran caballeros. De fondo una gaita y un violín fueron la banda sonora de este film.

“¡Qué día hermoso!”, guiñó la novia al entrar a escena.

La ceremonia arrancó con un gaitero y la entrada de la novia con el tema de la película Corazón Valiente tocado por una violinista. Recordemos que ese films narra de modo histórico-dramático la vida de William Wallace, un héroe nacional escocés que participó en la Primera Guerra de Independencia de Escocia.

La unión fue a través del handfasting, el rito del lazo típico celta.

Juan Manuel, amigo de los todavía novios, presidió la ceremonia.

Después vino la ceremonia del árbol que “implica plantar un árbol al que hay que regar y cuidar como nuestro matrimonio y que las raíces del mismo sean tan fuertes como la de la planta a medida que crece”, contó Darlin a “Río Negro”.

El tema de la vestimenta de todo el mundo era de vital importancia para esta boda temática. “La ropa la diseñamos nosotros y la confeccionó mi hermana que es modista de los 15 años. La mayoría de la ropa de los invitados también la hicimos nosotros. Algunos ya la tenían porque pertenecen a grupos de recreacionismo”, comentó la protagonista del gran evento.

La impronta celta estaba en todo, absolutamente todos los detalles. Por ejemplo, de souvenirs entregaron un cofre con hojas de lorien y semillas. “El amor es la semilla de todos, es la esperanza, plantame y verás el amor crecer. Somos amantes de todos los animales y de la naturaleza; por ello quisimos funcionarlo con lo medieval celta que nos apasiona e identifica”, agregó Darlin en otro tramo del casamiento.

¿La comida? 100% vegana. “Con Lucas somos veganos hace casi un año. Por eso quisimos ser coherentes con nuestra forma de pensar y por suerte todos disfrutaron platos ricos y comieron bien probando cosas nuevas”, dijo la flamante esposa.

Para la recepción, canapés con patés de girasol y veganesa con cherry y rúcula.

De entrada, nachos de maíz y nachos de arroz con varios dips: guacamole, mostaza y pepino, mayonesa de zanahoria y humus.

Luego sirvieron pizzas con queso vegano y variedad de verduras arriba. Hongos y cebolla caramelizada.

De postre crepe de harina de arroz con frutos rojos de la zona salsa agridulce y crema chantilly vegetal.

La mesa dulce constaba de lemon pie y cup cake de chocolate y menta. Algunos con crema de palta. Postres en vasos con cremas varias y frutos de la zona. Alfajores con dulce de leche de coco, cascada de chocolate y torta de banana con crema y frambuesas.

También hubo un candy bar vegano para los más chicos.

Al final se bailó con música de Los Montaraces del amor, un grupo de Buenos Aires que le cambia la letras a las canciones con historias de los libros de Tolkien.

En algunos intervalos durante el casamiento, los solteros hicieron tiro al caballero -una especie de combate historico- donde le ponen la armadura a uno de los padrinos de la boda para que le tiren.

“La boda estuvo llena de ritos. También fue hermoso ver a todos ataviados. Todo fue movilizador y emotivo”, contó Darlin ya cerca del anochecer.

¿Quién preparó todo esto? Demás esta decir que los flamantes esposos orquestaron y diseñaron todo, casi hasta la obsesión. Pero de algunos servicios tomamos nota. Las fotos, de Claudio Miño, de Roca. La mesa dulce, de Romina, chef pastelera de Neuquén. Gustavo, maestro pizzero de Berlina hizo el menú. Guillermo, El Pitufo, el DJ. Rodrick en gaita; Reanna en violín y José en guitarra. El grupo Erin Danza Celta bailó e hizo bailar a los invitados. Sabrina Gonzáles Méndez fue la profesora que preparó todos los bailes.

Estos son algunos de los nombres de los responsables de que esta boda celta haya sorprendido tanto a los invitados y que fueron parte del sueño de Darlin y Lucas.


Comentarios


Todas las fotos y detalles de la boda celta que maravilló en Bariloche