Traverso festejó en medio de la polémica

El "Gurí" Martínez fue segundo, pero lo excluyeron por recibir ayuda externa en la serie.





TRELEW (Especial) – La definición llegó por la vía menos deseada y no esperada, como fue la exclusión. Pero ahora eso poco importa, porque Omar Martínez, consciente o inconscientemente, quebró los reglamentos y en un escritorio perdió lo que había ganado en la pista. Ese error le permitió al interminable Juan María Traverso coronarse campeón argentino del Turismo de Carretera por sexta oportunidad, y festejar, aunque quizá no de la mejor manera.

«Al finalizar la carrera hicimos una reunión entre las autoridades deportivas de la prueba y alguien confirmó que el 'Gurí' Martínez había levantado la trompa de su auto, en ese preciso momento decidimos no esperar hasta el martes y procedimos a excluirlo de la clasificación», afirmó Manuel Aguirre director de la carrera.

Esa escueta explicación sirvió para simplificar la frustración de Martínez y la alegría de Traverso, y la caótica definición de un certamen que hasta minutos antes prometía trasladarse al autódromo porteño «Oscar Alfredo Gálvez» dentro de catorce días.

La historia comenzó momentos antes de largarsela segunda serie clasificatoria, cuando el equipo del «Flaco» Traverso recibió la noticia de que mecánicos de Martínez habían decidido -en la grilla de partida- cambiar la trompa del Ford Falcon.

«(Christian) Avila (preparador del auto de Traverso) estaba en la grilla junto al auto de Olmi y vio cuando levantaban loa trompa del auto de Martínez. El me avisó y yo se lo comuniqué al 'Flaco'. Me dio la orden, y yo hice la denuncia», comentó Ricardo Iglesias, el director deportivo del equipo del Traverso.

La noticia produjo una gran conmoción y el lapso que fue entre la última serie clasificatoria y la final, aparecieran uno y mil rumores acerca de lo que sucedería, y una y mil desmentidas.

Uno de esos rumores señalaba que Petrucelli, el jefe de largadores de la ACTC, fue el encargado de informar lo que había sucedido con el auto del «Gurí». Por supuesto, nadie quiso confirmarlo.

«Yo no tuve ninguna confirmación, si la hubiese tenido lo habría excluido (a Martínez) inmediatamente. Incluso se anda diciendo por ahí que un colaborador de la ACTC me confirmó ese hecho, pero no es cierto», se defendió Raúl Marielli, comisario deportivo.

De un lado, el de Martínez, se expresó que la denuncia no prosperaría, del otro, el de Traverso, crecía el nerviosismo en la medida que se acercaba la final y no se tenían novedades.

«Primero me comentaron que a las autoridades se le había informado lo que hizo la gente de Martínez y después me informaron que no les avisaron nada», manifestó «Caito» Iglesias.

La hora de la final llegó irremediablemente y la solución no apareció. La carrera tuvo el desarrollo que todos esperaban. Martínez picó en punta, pero su auto no le permitió aguantar la posición y tuvo que cederle la posición a Acuña, mientras que Traverso penó en pista durante poco más de media hora.

La bandera a cuadros encontró al «Gurí» en la segunda posición y logró lo que vino a buscar: definir el título en Buenos Aires. Traverso terminó duodécimo y, por supuesto, no pudo buscar la coronación anticipada.

«Con el auto que tenemos, el campeonato esta perdido», aseguró Traverso.

«Espero no cometer algún error en Buenos Aires», comentó Martínez.

Pero ya era tarde el error había sido cometido en Trelew y ya no existía la posibilidad llegar a Buenos Aires para definir un campeonato que, unos meses, atrás ni pensaba ganar.

Así, entre el error y las lágrimas del «Gurí» Martínez, y la felicidad de Traverso, otra temporada del TC pasó a la historia.

El «Flaco» explicó su posición

Juan María Traverso no se mostró arrepentido por haber obtenido ayer el título del TC como consecuencia de una denuncia efectuada por su equipo contra Omar Martínez, que terminó con la exclusión del mismo de la competencia, y expresó que «también hay que ganar reglamentariamente».

Traverso manifestó que «todos comentamos lo mismo, que queremos ganar en la pista, pero el equipo de Martínez se equivocó y hay que ganar también reglamentariamente y como corresponde».

Y el «Flaco» agregó: «Cuando uno se equivoca, se equivoca, como por ejemplo cuando yo me equivoqué el año anterior donde no llevé el auto al parque cerrado y perdí el campeonato y no me gustó, pero reglamentariamente es así».

Ante una consulta acerca de su relación con Omar Martínez, el piloto de Ramallo respondió que «nos tenemos mucho respeto», pese a que «tuvimos una serie de cortocircuitos» y «hoy en día tenemos una muy buena relación».

Mas adelante, comentó que «él no va a pensar que este campeonato lo gané mal; seguramente dirá ¡Qué lastima que no lo peleamos en la pista!. Pero bueno, tampoco lo pudimos pelear el año pasado y los resultados salieron como salieron».

Traverso sostuvo que «las determinaciones que se tomaron hacen más grande al deporte, porque se respeta el reglamento; sino, no habría automovilismo».

También sostuvo que «en la medida que los reglamentos se hicieron para cumplir, el TC fue teniendo el éxito que tiene y por eso estamos, por eso estoy yo acá a pesar que el año último perdí un campeonato porque no llevé el auto al parque cerrado».

Admitió que «ganar de esta forma el campeonato no es la ideal, pero es parte de todo esto, del TC, donde hay que cumplir los reglamentos».

Finalmente, Traverso adelantó que en «Buenos Aires también voy a luchar por el primer puesto en base a un auto que tendrá que ser mucho más competitivo».

Por otra parte, Omar Martínez optó por no hacer declaraciones después de ser notificado de su exclusión por el comisariato deportivo y casi llorando se encaminó al término de la carrera a su «búnker».

Por su parte, Alberto Canapino, el preparador del auto del «Gurí» Martínez, expresó que «nunca me hubiera imaginado que Traverso ganara un certamen por una denuncia, pero lo hizo».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Traverso festejó en medio de la polémica