Tres comunidades mapuches rechazan el Parque Central en Bariloche

Las comunidades Tambo Báez, Millalonko Ranquehue y Celestino Quijada pidieron una reunión con la gobernadora Arabela Carreras pero aún aguardan una respuesta.





A una semana del pedido de reunión con la gobernadora Arabela Carreras por el proyecto del llamado Parque Central en la zona oeste de Bariloche, las comunidades mapuche Tambo Báez, Millalonko Ranquehue y Celestino Quijada siguen aguardando una respuesta del gobierno provincial.

«Cuando empezamos a escuchar sobre la zona que abarca el proyecto, nos pusimos en alerta porque somos tres comunidades dentro de lo que ellos consideran tierras desperdiciadas, sin uso y sin control«, especificó Marta Ranquehue, huerquen de la comunidad Millalonco Ranquehue.

El proyecto contempla un predio de 3.500 hectáreas en la zona oeste a fin de generar un pulmón verde para la ciudad con áreas intangibles. Abarca desde la Escuela Militar de Montaña hasta el lago Gutiérrez y los faldeos de los cerros Catedral y Bella Vista.

Esta mujer contó que años atrás, cuando Carreras era concejal en Bariloche, los convocó a dos encuentros para presentarles el proyecto del Parque Central. «Nos habló de lo bueno que sería, que es una forma de proteger y cuidar el medio ambiente. Quizás, ella interpretó que el proyecto tenía el visto bueno. Pero le dijimos que nosotros no estábamos de acuerdo y que a nosotros nos dejara afuera«, señaló Ranquehue.

Cuando se le consultó a la huerquen por qué razón no están de acuerdo con la iniciativa, fue contundente: «Es sospechoso porque desde muchos años, con la expansión territorial han ido aparecieron proyectos que no son más que una forma de quedarse con el territorio. Nuestra comunidad tiene siete generaciones en este lugar pertenecientes al pueblo mapuche«.

Cuestionó que el proyecto del Parque Central abarca territorio ancestral de las comunidades y recordó que tienen «derechos adquiridos respaldados por la Constitución Nacional y el Convenio 169, con la figura de consulta libre e informada. Esta figura implica un proceso de trabajo largo entre el estado y las comunidades originarias cuando el primero pretende llevar adelante un proyecto dentro del territorio de las segundas».

En octubre del año pasado, personal de la Escuela Militar de Montaña irrumpió en un predio de la comunidad Millalonko Ranquehue y destruyó un invernadero comunitario en la zona de la ruta provincial 82, entre Virgen de las Nieves y Villa Los Coihues.

«El Ejército nos terminó pidiendo disculpas. Pero aún no nos devuelven la madera porque dicen que no tienen con qué traerla. Con todo lo negativo, igualmente hemos podido trabajar en estos tiempos. Sin violentar el medio ambiente. Y sin agredirnos entre nosotros», concluyó Ranquehue.


Comentarios


Seguí Leyendo

Tres comunidades mapuches rechazan el Parque Central en Bariloche