Un abuso, no puede ser que el ciudadano sea siempre el perjudicado

ZAPALA

El 11 de enero concurrí a la Municipalidad local para cumplir con el pago del retributivo y patentamiento de mi vehículo.


Había una gran aglomeración de personas que también aguardaban pacientemente para efectuar sus pagos. Aglomeraciones que se originan porque la Municipalidad no cumple con su obligación de distribuir las boletas y hay que ir a solicitarlas. ¿Por qué? El deber del tributante es pagar, y lo hace; el cuidar que las boletas lleguen a su destinatario es responsabilidad municipal y no lo hace.


Pero la sorpresa de todos fue al ver el importe de las boletas por demás abusivo, con un aumento desmedido, lo que originó la indignación y protesta generalizada de los presentes.


Si la Municipalidad tiene déficit por mala administración, no puede ser que la solución más cómoda sea afectar –y de qué forma– el bolsillo de la gente. En administraciones municipales anteriores no ocurría.

Con el patentamiento vehicular veo otra anormalidad, pues mientras el vehículo va ganando antigüedad le aumentan el importe mensual; al menos a mí me lo han subido dos veces. ¿Cuál es el justificativo? ¿Cómo voy a pagar $ 2.058,49 por mes? Esto es una estafa, el vehículo ya tiene tres años de antigüedad. Sirva como ejemplo: un automóvil apenas dos años más antiguo que el mío paga $ 850, y el mío es utilitario.


Alguien tendría que hacer algo al respecto, ya sea el gobernador o quien corresponda. No puede ser que siempre el perjudicado sea el ciudadano común.

Jorge Temi
DNI 7.567.867


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Un abuso, no puede ser que el ciudadano sea siempre el perjudicado