Un chango que ahorra en el súper

Demian Jahan trabaja en una aplicación que compara precios de los grandes comercios de la ciudad.



El joven quiere cursar la Licenciatura en Ciencias de la Computación.

El joven quiere cursar la Licenciatura en Ciencias de la Computación.

Desde muy pequeño Demian Jahan vio cómo su madre hacía malabares para que le alcancen los 5.000 pesos que ingresaban a la familia por mes. Años después y desarrollada la curiosidad por las nuevas tecnologías, Demian se decidió a encontrar una solución y proyectó Chango Ahorro, una aplicación que permite comparar los precios de los grandes supermercados para que el usuario compre donde le resulte más económico.

“El usuario podrá ingresar su lista de supermercado y la app comparará los precios de todos los productos y le marcará el lugar donde podrá ahorrar comprando todo eso que necesita”, explicó Demian.

Desde los 16 años tengo ganas de emprender algo. Primero intenté con una bici eléctrica, pero no era viable”.

Demian finaliza este año el secundario

El joven comentó que desde los 16 años –ahora tiene 20– está buscando la manera de desarrollar su propia pyme. Quería ser independiente y vivir de su propio trabajo. Los intentos fueron muchos. El primero fue la idea de construir una bicicleta eléctrica. “Pensaba que mucha gente utiliza la bici para ir a trabajar para ahorrar dinero y que muchos prefieren las que tienen motor para trasladarse en menos tiempo. Entonces se me ocurrió una bicicleta eléctrica que además no contamina el ambiente”, contó.

Demian estudia la Tecnicatura en Electromecánica y con ayuda de sus profesores fue indagando más en su proyecto. Se dio cuenta de que el costo que demandaría la bicicleta eléctrica lo convertía en una idea inviable.
Pero no se dio por vencido, siguió pensando, hasta que llegó a Chango Ahorro.

Hoy todo es tecnología, todo pasa por el celular. Tenemos todo lo que necesitamos en el celular. Yyo me quiero subir a esto. Lo de la aplicación lo tenía pensado desde hace mucho pero no le encontraba la forma”, aseguró el joven.

Demian fue a pedir trabajo a la oficina de empleo de la Municipalidad y allí le comentaron de los programas para jóvenes emprendedores. Consultando llegó hasta el crowdworking La Cigüeña y se dio cuenta que era el lugar para desarrollar su proyecto. “Cuando empecé a llenar el formulario de inscripción ahí me di cuenta de lo que me faltaba para mi proyecto y cómo hacerlo. Salí seleccionado y voy a participar de La Cigüeña. Ahora sí va a salir”, dijo feliz.


Comentarios


Un chango que ahorra en el súper