Un día en el que la ciudad estuvo paralizada

AP

BOSTON.- La persecución del segundo sospechoso de los atentados en el maratón de Boston, al que las fuerzas de seguridad buscaron “puerta a puerta”, paralizó ayer a la ciudad, cuyos habitantes se encerraron en sus casas tras declararse un toque de queda. El gobernador del estado de Massachusetts, Deval Patrick, subrayó que se hizo una “operación masiva” para detener al segundo sospechoso de participar en los atentados del pasado lunes, que dejaron tres muertos y más de 180 heridos. Patrick pidió a los habitantes de “toda la ciudad de Boston” que busquen refugio, se encierren en sus casas y no abran la puerta salvo a agentes de seguridad claramente identificados. El gobernador advirtió que se trata de una situación “cambiante” y pidió a los ciudadanos que se tomen “muy seriamente” las recomendaciones de las autoridades. La policía buscaba casa por casa a Dzhokhar A. Tsarnaev, de 19 años, hermano Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, abatido por la policía en el área metropolitana de Boston, particularmente en Watertown. La policía actuó con un gran despliegue de personal y vehículos blindados en la zona de Watertown, además de con mucha cautela, revisando cada una de las casas. (Télam)


Comentarios


Un día en el que la ciudad estuvo paralizada