Un hombre golpeó brutalmente a su expareja con una sartén

El brutal hecho de violencia de género ocurrió en El Cóndor. El hombre tenía prohibido acercarse a la mujer por agresiones previas.

1
#

Carlos Robledo, el agresor, tenía prohibido acercase a la víctima por anteriores hechos de violencia.

2
#

La mujer quedó con severas lesiones en el rostro tras el ataque.

Dos meses en prisión deberá permanecer preventivamente Carlos Robledo, el hombre de 38 años que agredió a su mujer con una sartén de hierro, un palo de amasar y una tabla de picar, provocándole graves heridas en su rostro, cabeza y una fractura en su codo derecho.

Así lo determinó el juez Adrián Dvorzak, tras la audiencia desarrollada ayer en la que además le imputó provisoriamente el delito de homicidio en grado de tentativa doblemente agravado, por la condición de mujer de la víctima y por el vínculo que mantenían.

Además, le achacó desobediencia judicial por no haber respetado la prohibición de acercamiento que pesaba desde principios de noviembre por una causa anterior de violencia de género.

Luisa Lagos, de 40 años, fue agredida con una sartén de hierro, un palo de amasar y una tabla de madera. Se recupera en el hospital Zatti de las graves lesiones provocadas por su ex pareja en el rostro.

El fiscal Guillermo González Sacco había pedido tres meses de cárcel preventiva y el defensor oficial, Pedro Vega lo rechazó o, en su defecto, pidió que se le impusiera no más de 15 días, mientras se labra la investigación.

Sin embargo, el magistrado consideró que por lo alto de la pena posible para la calificación legal otorgada -entre 10 y 15 años- existe una potencialidad mayor de fuga y por la tanto dispuso dos meses de prisión preventiva.

Durante la audiencia de formulación de cargos, desarrollada antes del mediodía, González Sacco y Vega cruzaron argumentos en torno al tipo penal del delito que se le adjudica a Robledo. Para Vega se trató de lesiones graves dolosas agravadas por la relación y la condición de mujer, pero para el fiscal hubo un intento de femicidio, ya que dijo que fueron los efectivos policiales que arribaron tras el aviso de los vecinos que escucharon los gritos y dos de los propios hijos de la mujer que intentaron interponerse, quienes evitaron consecuencias peores para la integridad de la víctima.

El juez coincidió con el fiscal por lo que la imputación se refiere a la tentativa de dar muerte a la mujer mediante la dura golpiza propinada. Vega hizo reserva de impugnación y podrá recurrir el dictamen a instancias judiciales superiores.

El parte médico da cuenta de que Luisa Lagos sufrió politraumatismos en el rostro, hematomas en ambas órbitas oculares, heridas contusocortantes en el cuero cabelludo, una herida profunda en la región frontal y otra cortante en la región molar izquierda, además de la fractura del codo derecho.

Los hijos intentaron parar al agresor

El fiscal Guillermo González Sacco, al momento de pedir que se califique el hecho como homicidio en grado de tentativa doblemente agravado (por su condición de mujer –femicidio– y por el vínculo) contó en la audiencia que pudo mantener un breve diálogo telefónico con la víctima, por intermedio de la médica que la cuidaba en el hospital Artémides Zatti, quien autorizó una breve charla.

“Me ratificó los hechos tal como lo cuentan los testigos”, dijo González Sacco, quien agregó que dos de los hijos de la mujer –que serían una niña y un niño de entre 8 y 9 años– intentaron interponerse para evitar que Lagos continuara recibiendo la brutal golpiza. Uno de ellos también recibió una agresión, aunque leve.

El defensor Pedro Vega dijo que los testimonios iniciales de los policías que constan en el expediente no permiten asegurar que ellos interrumpieron la agresión evitando que Robledo le diera muerte a su expareja. Según dos de los efectivos, Lagos estaba en el piso, sentada y completamente ensangrentada, mientras su agresor permanecía en otro sector del comedor. Por su parte, una tercera agente detalló que cuando ella ingresó, instantes después que sus compañeros, la mujer ya estaba en una silla, intentando reponerse.

En los próximos días, los policías deberán declarar como testigos en la causa, de la misma manera que los médicos que intervinieron inicialmente, la vecina que alertó a la comisaría y también, en cámara Gesell, los dos pequeños hijos de la mujer que fueron testigos directos de la agresión.

El fiscal había pedido tres meses de prisión preventiva y el abogado defensor sostuvo que no debían ser más de 15 días. El juez Dvorzak decidió que sean 60.

Datos

El fiscal había pedido tres meses de prisión preventiva y el abogado defensor sostuvo que no debían ser más de 15 días. El juez Dvorzak decidió que sean 60.

La pesadilla fue a la medianoche de hoy. La ex pareja de una mujer de 38 años la golpeó brutalmente con una sartén hasta desfigurarle el rostro, provocarle serios cortes en el cuero cabello y la frente, lesionarle la mandíbula y fracturarle un brazo, entre otras consecuencias que dejó este nuevo caso de violencia de género.

El hecho sucedió en el balneario El Cóndor durante los últimos minutos del 2 de enero. El hombre, cuyo nombre sería Carlos Robledo, de 38 años, se presentó en la casa que la mujer compartía con sus cuatro hijos y a la que tenía prohibido acercarse por agresiones previas.

En ese contexto y delante de los hijos de ella, el sujeto la sometió a una feroz golpiza que sólo se interrumpió cuando vecinos alertaron a la policía de los gritos que la mujer profería al intentar defenderse de los golpes que Robledo le propinaba con el objeto contundente.

El agresor fue detenido y puesto a disposición de la Justicia. Se prevé que mañana el fiscal Guillermo González Sacco formule cargos y solicite la prisión preventiva.

Mientras tanto, la mujer continúa hospitalizada y por la gravedad de sus lesiones requerirá de varias semanas de reposo y control.

El parte médico da cuenta que Luisa -tal es el nombre de la víctima, que tiene 40 años- sufrió politraumatismos en el rostro, hematomas en ambas órbitas oculares, heridas contusocortantes en el cuero cabelludo, herida profunda en la región frontal y cortante en la región molar izquierda, además de la fractura del codo derecho.

Provisoriamente el hecho fue calificado como lesiones graves dolosas, aunque podría derivar en intento de femicidio si el fiscal considera que Robledo trató de matar a su ex mujer, mediante el uso de la sartén con la que la golpeó ferozmente.

La hija mayor de la mujer, Guada Cichetti, difundió en su Facebook las fotos de su madre internada, con el rostro vendado y las claras marcas de la agresión y también una imagen del hombre acusado. El caso recibió el masivo repudio de otros usuarios de la red, muchos de los cuales exigieron justicia urgente y una fuerte sanción al victimario.

González Sacco confirmó que el hombre permanece detenido y que mañana formulará cargos en su contra, anticipando que por la gravedad de los hechos perdirá que se lo mantenga en prisión preventivamente.

Si sufrís o conocés alguna situación de violencia de género llamá las 24 horas en forma gratuita al 144.

Datos

Si sufrís o conocés alguna situación de violencia de género llamá las 24 horas en forma gratuita al 144.

Comentarios


Brutal golpiza: el hombre podría ser condenado a 15 años de prisión