Un joven piloto de Villalonga murió al caer su avioneta

Era el único ocupante de la máquina, que el martes por la tarde cayó en un campo cercano a la pequeña localidad bonaerense. Experimentado y considerado prudente, Guillermo Igner era hijo de una tradicional familia de la localidad, donde la tragedia golpeó fuerte.



VILLALONGA (AV)- Un jo-ven perdió la vida al caer la avioneta que piloteaba. Por razones que se tratan de establecer la máquina se precipitó a tierra en escasos segundos en la tarde del martes en un campo de Villalonga, a unos 500 metros del pueblo, ubicado a 100 kilómetros de Carmen de Patagones en dirección a Bahía Blanca. El trágico accidente provocó conmoción en los habitantes de esta localidad dedicada a la agricultura y ganadería.

Guillermo Igner de 28 años era un experimentado y prudente piloto. Con frecuencia y para cumplir con las necesarias horas de vuelo piloteaba su avioneta particular. El martes pareció ser un día más. Cuando le faltaban escasos segundos para descender en Villalonga se precipitó a tierra y la aeronave se trasformó en una gran bola de fuego.

Un lugareño que transitaba por un camino vecinal siguió el último instante de la avioneta en el cielo y el trágico final. Sin salir del horror de lo que observaba avisó a la Policía y los Bomberos. Pero nada fue posible.

Según trascendió el ocasional testigo no habría escuchado nin-gún ruido extraño en el motor del avión sino que le habría llamado la atención que volaba a baja altura.

Guillermo Igner era una persona muy conocida, hijo de una familia tradicional de Villalonga. Su hobby era pilotear su avioneta y su trabajo acompañar a su pa-dre en la actividad agrícola ganadera.

Según se supo el joven regresaba de Stroeder, una localidad vecina distante a unos 20 kilómetros de Villalonga. Algunas personas del lugar añadieron que momentos antes del accidente su padre lo había acompañado en el vuelo.

Para Guillermo era habitual trasladarse de Villalonga a Stroeder donde la familia tendría otro campo.

Una multitud lloró ayer el trágico final de este joven y acompañó a sus familiares hasta el cementerio local donde fue sepul- tado apenas la Justicia ordenó la entrega del cadáver.

En la mañana de ayer arribaron al lugar peritos de la Fuerza Aérea para realizar distintos tipos de pericias y tratar de determinar la causa del accidente. El juez interviniente ordenó también la autopsia.

Guillermo Igner dejó a sus padres, una hermana, una novia, amigos y una vida por delante llena de ilusiones y proyectos.


Comentarios


Un joven piloto de Villalonga murió al caer su avioneta